Buscar

MUNDIARIO

México reforzará sus oficinales consulares en EE UU y no negociará el NAFTA

La llegada de Donald Trump al poder ha puesto a trabajar a toda prisa a Enrique Peña Nieto y su equipo. El Ejecutivo anuncia sus dos primeras medidas de defensa.

México reforzará sus oficinales consulares en EE UU y no negociará el NAFTA
Enrique Peña Nieto. / noticierostelevisa.esmas.com
Enrique Peña Nieto. / noticierostelevisa.esmas.com

Donald Trump no da muestras de querer recular en ninguna de sus medidas más extremas contra los inmigrantes y los tratados económicos que no le gustan. El presidente electo de los Estados Unidos ha amenazado, y confirmado de hecho, que deportará a más de 3 millones de indocumentados con antecedentes policiales. A la vez, ha asegurado que se replanteará el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés). En México ya sienten la tormenta en las puertas de sus casas.

El Minsterio de Exteriores y el de Economía ya mueven fichas ante el vendaval que supone las intenciones del empresario. Sin querer anticipar mucho, la Administración de Enrique Peña Nieto ha dejado ver que apostará por el diálogo como principal método de defensa. "Sé que el escenario mundial, y particularmente el nuevo capítulo que se abre en la relación México-Estados Unidos, hoy genera una constante de incertidumbre", ha admitido Peña Nieto.

Evidentemente el coco del asunto son las represalias económicas que la administración del neoyorquino pueda (o que va a) tener en las finanzas de su vecino del Sur. El sólo hecho de haber ganado las elecciones hizo que el peso mexicano se devaluará en un 15%. La insistencia de Trump en replantear el NAFTA con México y Cánada ha llevado a Ildefonso Guajardo, ministro de Economía de México, a avisar que su país no está dispuesto a negociar ningún inciso del mismo.

El NAFTA, firmado por los tres países norteamericanos en 1993, ha permitido a México elevar sus exportaciones a los Estados Unidos en un 80%. La industria de la manufactura más allá de las ciudades fronterizas ha permeado a corredores industriales en prácticamente todo el país. Guajardo no ha dejado ver todavía si cuenta con alguna comisión que pueda repeler los efectos de la negociación en caso de que ésta sea inminente.

"No nos podemos perder en la discusión antigua de la política tradicional arancelaria cuando lo que nos está quitando empleos manufactureros es la revolución tecnológica. Es el debate del siglo pasado", ha dicho Guajardo. Las consecuencias de la contumacia de Trump podrían hacer que este asunto termine siendo tema incluso en la Organación Mundial de Comercio (OMC).

En plena agitación de las aguas, los expertos estiman que el Banco de México subirá los tipos este jueves ante la presión de la inflación tras la pérdida de valor del peso. Será la cuarta subida en lo que va de año. Samuel García, economista, estima que la subida puede llegar a un 5.5% a fin de hacer más competitivos los capitales que se han invertido en el país.

García analiza que, con todo y que el enfoque está puesto en las relaciones bilaterales, México debe revisar sí o sí sus finanzas. México tiene una deuda que supera el 50% de su PIB y su recaudación fiscal, en especial la empresarial, podría ponerse en riesgo si Trump cumple con disminuir los impuestos en su país. Eso obligaría a los mexicanos a hacer lo mismo a fin de ser competitivos, lo cual es un lujo que ya no pueden permitirse. "El gobierno mexicano tiene que emprender acciones concretas y debe enviar señales a los mercados de que su nivel de riesgo no está aumentando con la incertidumbre sobre el mandato de Trump", asegura García.

El otro frente abierto: las deportaciones

El otro fuego que se avecina es el de las deportaciones masivas. Para ellas, Peña Nieto reforzará a los 50 consulados con que ya cuenta en Estados Unidos para atender a los migrantes mexicanos. La cartera de Exteriores lanzará este jueves una campaña para esparcir la protección consular y para calmar las aguas de la comunidad mexicana en el norte, atemorizada ante las amenazas recibidas del nuevo presidente. El dispositivo diplomático de México en tierras estadounidenses es el más grande que tiene en cualquier otra parte del mundo.

"Habremos de trabajar con enorme pragmatismo, para acordar lo que útil y conveniente para México y para toda Norteamérica; y siempre en defensa de principios básicos, que no son negociables, como nuestra soberanía, el interés nacional y la protección de nuestros connacionales", se comprometió el presidente.@hmorales_gt