Merkel y Macron toman las riendas de la lucha mundial contra el cambio climático

Angela Merkel, canciller alemana y Emmanuel Macron, presidente de Francia. Twitter
Angela Merkel, canciller alemana y Emmanuel Macron, presidente de Francia. / Twitter

La canciller alemana y el presidente de Francia han afirmado una vez más que el Acuerdo de París seguirá adelante pese a la salida de Estados Unidos del pacto.

Merkel y Macron toman las riendas de la lucha mundial contra el cambio climático

Angela Merkel y Emmanuel Macron toman las riendas de la lucha contra el cambio climático. Al menos de palabra. Ante la mirada examinadora de las Organizaciones No Gubernamentales que ya habían exigido un compromiso real de los mandatarios respecto a la crisis del clima, el presidente de Francia y la canciller de Alemania han apostando -una vez más- a una usada pero poderosa carta: el Acuerdo de París y su vigencia pese a la salida de Estados Unidos. 

Los dos líderes europeos han aprovechado la Cumbre del Clima (COP23), celebrada en Bonn, Alemania, para hablar abiertamente sobre la retirada de Washington del tratado mundial sobre el clima, al tiempo que han aprovechado la polémica decisión del presidente Donald Trump para plantar cara a los desafíos de sus propios países. En ese sentido, ambos mandatarios han insistido en que confían en que las ciudades, los Estados y las empresas norteamericanas puedan suplir a la Casa Blanca en la lucha contra el calentamiento. 

"A pesar de la decisión de Trump", señaló Merkel, "muchos siguen a favor" de la lucha contra el calentamiento dentro del país. "El sector privado norteamericano y las ciudades", añadió Macron, "compensarán" la retirada de EE UU. Pero la realidad es que dejando de lado el optimismo y la buena voluntad, el gran problema ahora es el dinero. Y Merkel, Macron y los colectivos ambientalistas los saben. 

La retirada de EE UU del Acuerdo de París significa también la retirada de un abultado cheque a la causa. De hecho, Trump, ya ha dado el primer paso y ha decidido eliminar la aportación a un grupo de científicos de la Organización de Naciones Unidas que radiografían el cambio climático en el planeta, el llamado IPCC. La medida ha puesto freno a los avances en materia y por eso el mandatario francés ha utilizado un salvavidas: la Unión Europea. Este miércoles, en su intervención, el líder galo propuso a la comunidad política que asuma la mencionada financiación. 

Merkel, con la soga al cuello 

Mientras Macron ha recordado su compromiso de cerrar todas las térmicas de carbón a partir de 2021, Angela Merkel se ha visto acorralada en un dilema. Pese al liderazgo y compromiso que la líder de la Unión Demócrata Cristiana intenta proyectar en materia de cuidado ambiental, los hechos siguen teniendo más peso en la balanza.

Berlín se encuentra en una encrucijada, ya que la "lucha" por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por el uso del carbón está lejos de convertirse en una realidad. Así lo ha  afirmado este miércoles desde Bonn, Miguel Arias Cañete, el comisario europeo de Acción por el Clima y Energía: "Alemania no está cumpiendo", dijo para resumir. Y la palabra de la propia Merkel llegó para secundarlo. "Nos falta mucho trabajo por delante", reconoció la germana. "No es fácil", remató, al tiempo que dejaba claro que su país está en la senda de incumplir sus objetivos planteados para 2020. @mundiario

Merkel y Macron toman las riendas de la lucha mundial contra el cambio climático
Comentarios