Sin el menor gesto de arrepentimiento o disculpa, Juan Carlos I regresa

Cinismo Juan Carlos 1 [640x480]
La carta no muestra arrepentimiento por sus actos.
Otra vez, el rey honorífico alude a actos pasados de su vida privada que sólo dice lamentar porque trascendieran a la opinión pública, pero nada más.
Sin el menor gesto de arrepentimiento o disculpa, Juan Carlos I regresa

Aunque la carta fue enviada el pasado día 5 del mes en curso, hasta ayer no trascendió la que el rey honorífico cursó a su hijo Felipe VI, comunicando su propósito de regresar a España, una vez archivadas las diligencias en curso por sus actos irregulares siendo rey en ejercicio y cuando dejó de serlo. La carta, que propone que se haga pública, no sólo no contiene el menor texto de arrepentimiento ni de perdón a los españoles, refugiándose de nuevo en los mismos términos que ya usara en su día para justificar la marcha de España. Toda alusión a lo que la fiscalía consideró irregular conducta, aunque protegida por la inviolabilidad, la escapada al delito fiscal (previo aviso para regular sus deudas) la falta de diligencia en la investigación o la extinción de las responsabilidades por el tiempo, se limita a este párrafo: “Soy consciente de la trascendencia para la opinión pública de los acontecimientos pasados de mi vida privada y que lamento sinceramente, como también siento un legítimo orgullo por mi contribución a la convivencia democrática y a las libertades en España, fruto del esfuerzo y sacrificio colectivo de todos los españoles”.

La carta que ha hecho pública en un comunicado la Casa Real dice literalmente:

1. Su Majestad el Rey don Juan Carlos ha dirigido a Su Majestad el Rey la siguiente carta: “5-III-2022

“Majestad, querido hijo:

En agosto de 2020, guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a España y a todos los españoles, a sus instituciones y a ti como Rey, te comuniqué mi decisión de trasladarme fuera de España, para facilitar el ejercicio de tus funciones. Desde entonces, he residido en Abu Dabi, lugar al que he adaptado mi forma de vida y al cual agradezco enormemente su magnífica hospitalidad.

Conocidos los Decretos de la Fiscalía General del Estado, por los que se archivan las investigaciones de las que he sido objeto, me parece oportuno considerar mi regreso a España, aunque no de forma inmediata. Prefiero, en este momento, por razones que pertenecen a mi ámbito privado y que solo a mí me afectan, continuar residiendo de forma permanente y estable en Abu Dabi, donde he encontrado tranquilidad, especialmente para este período de mi vida. Aunque, como es natural, volveré con frecuencia a España, a la que siempre llevo en el corazón, para visitar a la familia y amigos.

Me gustaría así culminar esta etapa de mi vida desde la serenidad y la perspectiva que ofrece el tiempo transcurrido. Como bien sabes, en 2019 te comuniqué mi voluntad de retirarme de la vida pública, y así lo seguiré haciendo. En este sentido, tanto en mis visitas como si en el futuro volviera a residir en España, es mi propósito organizar mi vida personal y mi lugar de residencia en ámbitos de carácter privado para continuar disfrutando de la mayor privacidad posible.

Soy consciente de la trascendencia para la opinión pública de los acontecimientos pasados de mi vida privada y que lamento sinceramente, como también siento un legítimo orgullo por mi contribución a la convivencia democrática y a las libertades en España, fruto del esfuerzo y sacrificio colectivo de todos los españoles.

Siempre que te parezca bien, es mi deseo que hagas pública esta carta, para conocimiento de todos los españoles y en la fecha que estimes oportuna.

Con mi lealtad, cariño y el orgullo inmenso que siento por ti.

Tu padre”

2. Su Majestad el Rey respeta y comprende la voluntad de Su Majestad el Rey don Juan Carlos expresada en su carta.

Palacio de La Zarzuela, 7 de marzo de 2022

Conclusiones posibles

Entre otras, de la carta y de lo que ha trascendido se puede extraer las siguientes conclusiones:

El regreso del rey honorífico será próximo, pero no inminente. No tendrá, en principio, carácter definitivo, sino que –como siempre hizo antes de que este escándalo se desatara–- piensa alternar sus estancia en España con temporadas en el extranjero, bien en Abu Dabi o quien sabe en otro lugar. Si bien se pretende que su retorno tenga carácter privado, queda por determinar cómo se preparará, donde va a residir, qué medios pondrá la Corona a su servicio, si se le repondrá el sueldo que le fue retirado y/o en todo caso cuáles serán sus medios de vida.

Nada indica que, como ocurriera tras el escándalo de Botswana, comparecerá en público para dar explicaciones y pedir perdón. Lo curioso es que de nuevo se acoge a que su comportamiento, al menos amoral, forma parte de su vida privada, pese a que fueron actos cometidos en forma considerable cuando era jefe de Estado y pregonaba que asumía las demandas de ejemplaridad que requería a otros. @mundiario

Sin el menor gesto de arrepentimiento o disculpa, Juan Carlos I regresa
Comentarios