Buscar

MUNDIARIO

Las medidas de 'confinamiento' del Gobierno de España, las que ya aplicó la Comunidad de Madrid

Parece que fue hace mucho, mucho tiempo, que vecinos de barrios concretos de Madrid protestaban por las medidas (mal) llamadas de confinamiento. Trece días después de todo este alboroto, el Gobierno de España ha publicado en el BOE una serie de medidas obligatorias prácticamente iguales a las que implantó Ayuso. ¿Qué está pasando?
Las medidas de 'confinamiento' del Gobierno de España, las que ya aplicó la Comunidad de Madrid
Encuentro en septiembre de 2020 entre Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España, e Isabel Díaz Ayuso, presidente de la Comunidad de Madrid. / TW
Encuentro en septiembre de 2020 entre Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España, e Isabel Díaz Ayuso, presidente de la Comunidad de Madrid. / TW

Judith Muñoz

Periodista.

Parece que fue hace mucho, mucho tiempo, que vecinos de barrios concretos de Madrid protestaban por las medidas, (mal) llamadas de confinamiento, que aplicaba el Gobierno de la Comunidad de Madrid el pasado 18 de septiembre. 13 días han pasado desde que ciudadanos residentes en los distritos de Carabanchel, Usera, Villaverde, Villa de Vallecas, Puente de Vallecas y Ciudad Lineal y en 11 zonas de los municipios de Fuenlabrada, Humanes, Moraleja de Enmedio, Parla, Getafe, San Sebastián de los Reyes y Alcobendas, se vieran afectados por medidas tan laxas que incluían poder salir de tu barrio para ir a trabajar, al médico, al colegio, retorno a la vivienda, asistencia a personas mayores, menores o dependientes, ir al banco, a hacer gestiones administrativas, renovar documentos oficiales, acudir a exámenes o cualquier otra necesidad de fuerza mayor. Es decir, básicamente no podían salir de sus distritos para realizar acciones que tuviesen que ver con el ocio como por ejemplo ir a un restaurante, al cine, al teatro, a un centro comercial… Los más castigados de estas mal llamadas medidas de confinamiento eran, en definitiva, los hosteleros que veían cómo sus negocios debían cerrarse a las 22:00h con un aforo limitado del 50%.

Estas medidas que fueron protestadas por algunos vecinos y ampliamente cubiertas por los medios de comunicación, incluso algunos internautas llegaron a grabar ridículos videos mostrando la “dureza” de la situación. Así, pues, estas medidas incluían la realización de casi un millón de test rápidos de antígenos, unas pruebas rápidas que detectan una proteína del virus para determinar si alguien está infectado en el momento actual. El inicio de la realización de estos test fue en Puente Vallecas. Se convocó a 999 personas de las que acudieron solo 337. Curiosamente, esta zona es la misma donde la semana pasada se protagonizaron fuertes enfrentamientos entre jóvenes del barrio y Policía Nacional al grito de "Ayuso, dimisión" o "menos banderas y más enfermeras". A todo signo, protestas irracionales gestadas en las –a veces– peligrosas redes sociales.

Trece días después de todo este alboroto, el Gobierno de España ha publicado en el BOE el Acuerdo del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud en el que se obliga a los municipios de España con poblaciones de más de 100.000 habitantes que presenten incidencias superiores a los 500 casos por 100.000 habitantes (salvo en los supuestos en que un porcentaje muy significativo de estos casos estén asociados a brotes bien identificados y controlados) a asumir obligatoriamente una serie de medidas que, casualmente, son las mismas que ya implementó la Comunidad de Madrid hace trece días, a saber: se restringirá la entrada y salida de personas de los municipios afectados excepto para ir a trabajar, al médico, al colegio, retorno a la vivienda, asistencia a personas mayores, menores o dependientes, ir al banco, a hacer gestiones administrativas, renovar documentos oficiales, acudir a exámenes o cualquier otra necesidad de fuerza mayor. También se puede circular por carreteras que atraviesen los municipios y pasear por el municipio a cualquier hora. Una de las diferencias con las medidas de la presidenta madrileña Ayuso, quien indicaba que las reuniones privadas debían ser de no mas de 6 personas, es que el Gobierno de Pedro Sánchez obliga ahora a que estas reuniones tampoco podrán ser de más de 6 personas en la vía pública, así que olvídense de protestar en las calles.

A partir de ahora, en Madrid –la primera comunidad afectada por el acuerdo publicado en el BOE– también se aplican limitaciones de aforo en velatorios, iglesias, tiendas y demás establecimientos (en estos últimos del 50% y hora de cierre a las 22:00h).  Bares, restaurantes y casas de apuestas seguirán teniendo un aforo interior del 50% y exterior del 70% y hora de cierre a las 22:00h; nada de consumo en barra.

La pregunta es, ¿por qué se habla de confinamiento, es decir, recluir a alguien dentro de unos límites, cuando la realidad es que estrictamente a ningún madrileño se le está recluyendo en ningún sitio? ¿por qué la presidenta de la Comunidad de Madrid habla de que estas medidas "destrozan Madrid" cuando son prácticamente las mismas que aplicó su Gobierno? ¿Se estará gestando ya en redes sociales una nueva algarada que incluya violencia? Vivimos tiempos oscuros. @opinionadas en @mundiario