Buscar

MUNDIARIO

Medias verdades del Gobierno de Rajoy sobre las pensiones de los españoles

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, fue protagonista de una comparecencia que no estuvo caracterizada precisamente por el rigor. El desfase entre ingresos y gastos de la Seguridad Social es evidente pero la ministra lo disfrazó al ponerlo en relación al PIB.

Medias verdades del Gobierno de Rajoy sobre las pensiones de los españoles
Fátima Báñez. / Antena 3
Fátima Báñez. / Antena 3

Firma

José Luis Gómez

José Luis Gómez

El autor, JOSÉ LUIS GÓMEZ, periodista, es el fundador de MUNDIARIO. También es comentarista de la TVG, Radio Galega y Radio Coruña (SER), así como analista económico de La Región y coeditor del Anuario del Foro Económico de Galicia. Dirigió Capital, Xornal y La Voz de Galicia y fue director editorial de Grupo Zeta. Es autor, entre otros, del libro Cómo salir de esta. @J_L_Gomez

Debido al rápido envejecimiento de la población, a la precariedad laboral y a un sistema de protección en el que los trabajadores dependen poco de los ingresos que obtuvieron durante su vida laboral, es probable que en el futuro las pensiones caigan y exista una mayor desigualdad en los ingresos de los jubilados españoles. No lo dicen líderes opositores ni sindicales. Tampoco los empresarios. Es la posición razonada de los expertos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

En España se habla mucho del problema de las pensiones pero, mientras el presidente Mariano Rajoy no lo promueva, nada se hace para resolverlo de manera consensuada con los agentes sociales, mediante una actualización del Pacto de Toledo. Y el problema no solo sigue ahí, sino que sube como la espuma, ya que los jóvenes tienen dificultades crecientes para trabajar, los ingresos por cotizaciones disminuyen y las nuevas pensiones son siempre más caras que las anteriores.

Pero peor que la inacción –o indecisión– del presidente del Gobierno es la posición engañosa de la ministra de Empleo. En su última comparecencia, Fátima Báñez contó tres medias verdades que dan que pensar.

> Por un lado, la ministra de Empleo dijo que durante la crisis las pensiones no habían perdido poder adquisitivo, lo cual es cierto si se cuenta desde 2007, pero si se examina el período de su gestión, solo desde 2014 perdieron una décima de poder adquisitivo y más que perderán en cuanto la inflación tome una senda ascendente y las pensiones apenas se revaloricen.

> Por otra parte, Fátima Báñez quiso hacer ver que el déficit de la Seguridad Social había descendido. No es cierto. Para ello, usó el truco de ponerlo en relación al Producto Interior Bruto (PIB) y como el PIB aumentó el saldo le sale favorable, pero el desfase en términos absolutos entre ingresos y gastos de la Seguridad Social creció.

> Por último, la ministra de Empleo habló de pensiones más justas, una vez que se aplique el factor de sostenibilidad. Si son más o menos justas puede responder a un criterio subjetivo, pero hay un dato que es completamente objetivo: la pensión media en España perderá 75 euros durante el año 2019 por el mero efecto de aplicar el factor de sostenibilidad.

A la vista de estas tres medias verdades, ni la ministra fue rigurosa ni la Oposición estuvo atenta para replicarle a fondo. En este caso no se trata de un asunto menor: se supone que es prioritario para el Gobierno y los partidos opositores. De hecho, las pensiones mueven ya más del 10% del PIB español, dos puntos por encima del nivel previo a la crisis, de ahí su importancia para la cohesión social del país.

¿Por dónde irán ahora las cosas? El nuevo Pacto de Toledo deparará probablemente reformas de calado, como la separación de las pensiones contributivas de las que no lo son, la financiación con impuestos además de las cotizaciones y la adaptación de determinadas pensiones -orfandad, viudedad, etcétera- a la realidad de esta época.

Atrás quedan las reformas llevadas a cabo por los gobiernos de Zapatero (2011) y de Rajoy (2013): retraso de la jubilación hasta los 67 años, cambio de la base de cálculo de 15 a 25 años, aplicación del índice de revalorización y el factor de sostenibilidad que entrará en vigor en 2019. Reformas ya superadas por las circunstancias, como advierte la OCDE. @J_L_Gomez

Recuperar el empleo no solo exige rebajar la tasa de paro, sino también crear empleo de calidad

La Seguridad Social se financia básicamente con las cuotas de quienes tienen trabajo, por lo que mientras España no recupere el empleo y la masa salarial previa a la crisis la tormenta sobre los pensionistas puede causar estragos. A estos efectos, recuperar el empleo no significa solo rebajar la tasa de paro, sino también crear empleo de calidad, bien remunerado, ya que sin buenas cotizaciones no habrá buenas pensiones. El empleo, en general, se está recuperando pero la precariedad laboral sigue siendo alta. 

Todo hace temer que los nuevos pensionistas españoles tendrán prestaciones más bajas que los actuales. Tanto, que se estima que en 2030 las pensiones estarán en niveles de 2013. En realidad, está en juego la propia la sostenibilidad del sistema, que tiene problemas estructurales, que se acentuarán a partir de 2020 cuando se jubile masivamente la llamada generación del baby boom y los nuevos trabajadores con salarios devaluados tengan que mantener el sistema de la Seguridad Social.

------- PROTAGONISTAS -------

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno.- Según reitera en sus últimas declaraciones, la propuesta del PSOE de establecer un impuesto a la banca para financiar una parte del sistema de pensiones no es la mejor medida para garantizar su viabilidad. Insiste en que lo más eficaz es crear empleo.

Pedro Sánchez, secretario general del PSOE.- Partidario de pedirle a la banca que contribuya con sus beneficios al rescate del sistema de pensiones, sostiene que España no puede quedar "varada" por "la inacción de Rajoy" y propone costear las pensiones con impuestos a las transacciones financieras.

Pablo Iglesias, líder de Podemos.- Celebra que Sánchez, el líder socialista, proponga la creación de un impuesto a la banca, sobre todo porque, según recuerda, se trata de una medida que ya puso sobre la mesa la formación morada hace años. Anima al PSOE a una iniciativa conjunta.

Albert Rivera, presidente de Ciudadanos.- El pacto que Ciudadanos suscribió con el PSOE en 2016 para la investidura fallida de Sánchez proponía financiar las pensiones con ingresos procedentes de la recaudación de impuestos, si bien no hablaba de crear nuevas tasas al sector financiero.