May reconoce que el Brexit traerá duras consecuencias a Reino Unido

Theresa May, primera ministra británica. / RR SS
Theresa May, primera ministra británica. / RR SS

La primera ministra británica ha admitido por primera vez que el divorcio colocará en jaque tanto a la Unión Europea como a Londres.

May reconoce que el Brexit traerá duras consecuencias a Reino Unido

Theresa May se sincera sobre el Brexit. La primera ministra ha dejado de lado su actitud desafiante para admitir lo que todos sabemos desde hace un tiempo: el divorcio traerá unas duras consecuencias tanto para la Unión Europea como para Londres. El discurso llega en medio de una falta de acuerdo entre el bloque comunitario y Londres respecto a Irlanda del Norte, que ha dejado la separación en la cuerda floja.

En su discurso sobre la relación futura con la UE, la líder de los tories ha detallado los objetivos trazados para su negociación con el grupo de los 25. En ese sentido, May, ha explicado que su hoja de ruta está centrada en el periodo de transición y la relación comercial, sin dejar de lado sus líneas rojas: la salida del mercado único europeo y de la unión aduanera y el fin de la jurisdicción del Tribunal Europeo de Justicia (TEJ) en territorio británico.

Pero más allá de ello, May, ha querido lanzar una dosis de realidad a los ciudadanos británicos. “Quiero ser franca con la gente, porque la realidad es que todos necesitamos enfrentarnos a unas verdades duras. Estamos abandonando el mercado único, la vida va a ser diferente", ha dicho la número uno del Partido Conservador, en una declaración que cierra un ciclo de intervenciones en el que ministros de su Gobierno han tratado de definir el futuro del país fuera de la UE.

Por supuesto, la premier británica no ha querido dejar pasar la oportunidad de criticar la idea de UE respecto a la frontera física en Irlanda. May ha dejado claro que una aduana entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido sería "inaceptable" y que la solución al problema requiere que británicos y comunitarios "trabajen juntos". "El acuerdo deberá ser a medida de las necesidades de nuestra economía"; ha dicho la primera ministra. "Eso es consecuente con cómo ha manejado la UE sus acuerdos comerciales en el pasado", ha añadido, antes de mencionar los acuerdos suscritos por el club con Corea del Sur, Ucrania y Canadá.

Con sus palabras, May, ha reiterado que aceptar el borrador del tratado del Brexit elaborado por la Comisión Europea (CE), el cual prevé que Irlanda del Norte quede dentro de la unión aduanera, respetando la regulación comunitaria y bajo el control del Tribunal de Justicia de la UE, no es una opción para Londres.

“Lo cierto es que cada acuerdo de libre comercio contiene diversas modalidades de acceso al mercado en función de los respectivos intereses de los países implicados. Si eso es escoger lo que nos conviene, entonces todos los acuerdos lo hacen. Lo que si sería escoger solo lo que nos conviene es no aceptar nuestras obligaciones. Y quiero dejar categóricamente claro que eso no es lo que vamos a hacer", añadió.

A juicio de la premier británica, el éxito o fracaso del acuerdo para Reino Unido, dependerá de si cumplen o no cinco requisitos: respeto al resultado del referéndum, una línea que lo haga “perdurar el tiempo”; protección de los empleos y la seguridad de las personas; coherencia con los valores de una democracia abierta y tolerante; y, por último, ser una inyección de fortaleza a la unión de naciones y gentes que conforman Reino Unido.

La apuesta es bastante ambiciosa y el tiempo ahora juega en contra de las negociaciones - para que acuerdo pueda ser aprobado por el Parlamento Europeo deberá estar terminado en octubre de este año-, pero Theresa May prefiere mostrarse optimista. “Creo que eso es factible porque es en nuestro interés y en el de la UE y por nuestro singular punto de partida, por el que en el día uno ambos tenemos las mismas normas”, ha explicado. “Así que en lugar de tener que acercar dos sistemas diferentes, la tarea será gestionar la relación una vez seamos dos sistemas legales separados”, concluyó. @mundiario

 

May reconoce que el Brexit traerá duras consecuencias a Reino Unido
Comentarios