Márketing paralelo y sondeos a medida: muerte de los universos paralelos

dos
dos

Culpables son los grandes  gurús y empresas demoscópicas, que para hacer caja se han inventado un combinado elaborado en base a un márketing partidario y sondeos a medida.

Márketing paralelo y sondeos a medida: muerte de los universos paralelos

Al final se están cumpliendo mis vaticinios…y van cuatro comicios electorales de distinto bicho y pelaje, dicho sea, de paso y con cariño para no herir sensibilidades. Y en todos ocurre lo mismo, las encuestas a medida y los mensajes virtuales han fallado. Antes de seguir, quiero añadir que alguno de estos pronósticos, no tienen que ver con mis gustos, quizá más con mis disgustos, pero el nexo de unión de todos ellos es la herida de muerte del mundo “marketinniano político” construido en los universos paralelos.

No me extraña, pero como sociólogo electoral con una experiencia de más de 20 años a mis espaldas, y comenzando desde abajo que es como se conocen bien las cosas, estoy harta de decir, por activa y por pasiva, por escrito y en oral, que las encuestas no tienen la culpa. Los culpables no son los sondeos, los culpables son los grandes estadistas y empresas demoscópicas, qué para hacer caja, se han inventado un combinado elaborado en base a un marketing partidario (que no político), sondeos a medida, y adornado con la creación de grupos artificiales de adeptos en las redes sociales para paliar la sed de los políticos que contratan sus servicios, y a sabiendas en muchos casos que ese universo “matrix” no existe.

Después viene el fracaso, pero ya se encargarán los que se hacen llamar gurús de la comunicación política, de elaborar una buena dosis de antídoto al veneno excretado por la parte contratante. Y así, regresar a la normalidad en sus constantes vitales en la serenidad que claman a gritos. Sí, señoras y señores, los medios para comunicarnos, para recibir o para emitir información real, son presa de la “ley del salto cualitativo”, esa misma que define al arsénico como un fármaco en pequeñas dosis y como un veneno si nos pasamos de la debida. Y es que, les cuento, porque desde mi experiencia como sociólogo, he de volver a manifestar, que la manera de comunicarnos ha cambiado menos de lo que nos imaginamos.

Al estudiar y observar la sociedad que me rodea, de manera muy reciente en dos ocasiones, especialmente en las últimas elecciones generales de junio y en las pasadas elecciones autonómicas gallegas de septiembre, me he reafirmado en dos cosas que ya venía manteniendo desde hace tiempo. La primera de ellas, es la irrealidad del universo paralelo de las redes sociales, ya que creemos que influyen más de lo que pensamos en las pautas y conductas de la gente; y la segunda de ellas, que esa misma gente, que a veces hasta abusa de las redes sociales, prefiere lo tangible.

Lo tangible no es otra cosa que lo que todos ellos necesitan, absolutamente alejados de unos experimentos “marketinianos” fabricados para la medición de unos resultados previsiblemente ad hoc para así diseñar unos productos electorales a medida que después fallan.  Así nos va.

La verdad, lo que necesitan los ciudadanos es más simple y más barato que todo ese tinglado. La gente lo que necesita es que les escuchen, que les hagan caso, que interactúen con ellos, que les resuelvan sus problemas, y así puedan vivir en paz y concordia con su economía y con su familia.

En el día nueve del mes once, que vaya la coincidencia numerológica con otra fecha fatídica que fue el once del mes nueve, yo auguro la muerte del marketing partidario, de los sondeos a medida y de esa vida de comunicación artificial entre los mismos. En fin, la muerte de los universos paralelos.

Márketing paralelo y sondeos a medida: muerte de los universos paralelos
Comentarios