Buscar

MUNDIARIO

Mariano Rajoy bendice al PSOE como socio preferente y margina a Ciudadanos

El partido socialista se ha inmiscuido en las oficinas de La Moncloa y ha relegado a C's a un papel de observadores. Las relaciones entre socialistas y conservadores, en alza.

Mariano Rajoy bendice al PSOE como socio preferente y margina a Ciudadanos
Mariano Rajoy. / RR SS
Mariano Rajoy. / RR SS

Las relaciones entre el Gobierno de Mariano Rajoy y el PSOE son hoy más fluidaz que lo que se llegó a pensar que podían ser tras el alboroto de la abstención. Las habilidades negociadoras de Javier Fernández y su partido han terminado dando un papel relevante a los socialistas en lo que va de legislatura, haciendo a un lado a Ciudadanos, que a estas alturas cumple un papel puramente testimonial. El PSOE y el PP cerraron rápido sus conversaciones respecto al objetivo de déficit de las comunidades autónomas, un hecho que dejó a ambos bandos satisfechos y permitió a los primeros apartarse al tanto de haber puesto la subida del salario mínimo como condición.

"Algo hemos convencido, pero también nos han convencido", aseguró Cristóbal Montoro a su salida del Consejo de Política Fiscal y Financiera, donde se cerró el pacto.

Todo esto ha dejado a Albert Rivera sorprendido y sin reacción. Según aseguran fuentes cercanas al líder naranja, éste ve con buenos ojos que los socialistas y los populares estén haciendo a un lado sus diferencias para cerrar acuerdos de mutuo interés, pero reciente el hecho de que su partido no haya sido invitado a muchos de esos diálogos. En su momento Rivera vendió como un éxito el acuerdo de 150 incisos por el que ordenó a sus diputados permitir el ascenso de Rajoy.

"El apoyo del PSOE siempre va a ser preferible a la búsqueda del voto marginal porque el PP y los socialistas suman con holgura", dijo Montoro el viernes. Sus palabras cayeron como un balde de agua fría en los naranjas. Tanto él como Luis de Guindos e íñigo Méndez de Vigo soltaron una sonrisa tras esas declaraciones pues ahora el PP se sentará a negociar con el resto de grupos parlamentarios con la vista puesta en los presupuestos del año entrante.

José Manuel Villegas, segundo de Rivera, expresa que el pacto firmado con los celestes hace unos meses obliga a su partido a apretar al Ejecutivo para que cumpla con las medidas acordadas. "Es bueno que se sienten en una mesa, negocien y pongan condiciones", dijo consciente de que la alianza entre ambos partidos no suma los escaños suficientes para aprobar leyes sin pasar por el beneplácito de los demás. La protesta del partido naranja se ha debido a la subida de impuestos y el gravamen de las bebidas azucaradas, algo que no ha gustado.

Con todo, Ciudadanos se da por satisfecho con las medidas tomadas por el Consejo de Ministros. El consejo decidió eliminar "duplicidades" en la Administración, un ahorro que el partido venía exigiendo desde hacía tiempo y que ha defendido arduamente junto a la subida del impuesto de Sociedades.

Al mismo tiempo, continuarán exigiendo a Montoro que el Plan de Lucha contra el Fraude proclamado or el Gobierno se comprometa a obligar a los defraudadores que se agarraron a la amnistía fiscal a que cubran hasta el 10% de los bienes que afloraron.

Los altos mandos de C's insisten en que continuarán negociando y calculando hasta qué punto podría llegar el Gobierno para garantizar partidas presupuestarias que protejan las medidas sociales que demandan sin tener que subirle a los impuestos.

Para este lunes la Ejecutiva del partido estudiará la nueva coyuntura y tomará la decisión sobre apoyar o no el techo de gasto que se debatirá en el Legislativo el 13 de diciembre. Será el mismo Rivera quien comparecerá ante los medios para explicar la conclusión.@hmorales_gt