Un “maestro especial” revisará los documentos del registro de Trump

Donald Trump, expresidente de Estados Unidos, durante su discurso previo al asalto al Capitolio el 6 de enero. / Archivo.
Donald Trump, expresidente de Estados Unidos, durante su discurso previo al asalto al Capitolio el 6 de enero. / Archivo.

La orden de la jueza, de conceder la demanda de que un perito independiente filtre la información de lo incautado en Mar-a-Lago, paraliza la investigación del FBI.

Un “maestro especial” revisará los documentos del registro de Trump

Donald Trump ha asestado un duro revés a la investigación que lleva el Departamento de Justicia en su contra, por el manejo de documentos oficiales y secretos que permanecían sin autorización en la mansión privada del expresidente estadounidense. Una jueza federal ha ordenado que un perito independiente revise los materiales incautados en Mar-a-Lago.

La jueza del distrito sur de Florida, Aileen Cannon, ha concedido el recurso que demandó el magnate hace unas semanas, donde su equipo legal pidió expresamente que un “maestro especial” se encargue de revisar los objetos incautados en el registro del 8 de agosto, en Mar-a-Lago, ante las denuncias de que los agentes del FBI se llevaron documentos que escaparían del interés de la investigación penal, y que estarían protegidos bajo el privilegio de cliente-abogado.

Ello significa que un abogado externo al Gobierno, acordado entre las dos partes, será responsable de actuar como una suerte de filtro, como el equipo especializado del FBI, para conocer el contenido de los miles de documentos incautados y separar los que están amparados bajo el principio de confidencialidad de los que son pertenencia del Estado norteamericano.

“En función de la antigua posición del demandante como presidente de EE UU el estigma asociado con la incautación del sujeto está en una liga propia”, ha razonado Cannon. “Una futura incautación, basada en cualquier grado en la propiedad que debería ser devuelta, resultaría en un daño reputacional de un orden de magnitud decididamente diferente”, ha escrito la mandataria.

¿Qué implica este fallo?

A partir de ahora el FBI dejará de tener acceso a los documentos incautados, al menos mientras la revisión del “maestro especial”, como se le conoce en inglés, esté en marcha, a menos de que una orden judicial adicional lo autorice. Ello demoraría la investigación que lleva a cabo el Departamento de Justicia contra Trump, por presuntamente haber violado la Ley de Espionaje y de haber cometido destrucción de documentos y obstrucción.

No obstante, los funcionarios del buró federal de investigaciones ya se habían puesto manos a la obra, adelantando la revisión de los documentos lo más que han podido hasta el dictamen de la jueza, según se entiende del auto en el cual la magistrada explica su fallo.

Pese a ello, esta decisión no afecta de ninguna manera la evaluación que lleva la CIA acerca del caso. La sentencia “no impedirá la revisión de clasificación y/o la evaluación de inteligencia por parte de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional”, reza el texto. Ello hace referencia a la evaluación que lleva la oficina para determinar si la divulgación de los documentos incautados en Mar-a-Lago habrían podido comprometer la seguridad nacional.

La jueza ha dejado en el aire bastantes incógnitas, por lo que ahora es labor de la Fiscalía y de la defensa de Trump proponer candidatos para el trabajo de perito, cuáles serán sus obligaciones y limitaciones, con qué ritmo deberá llevar la revisión y cómo y cuánto se le pagará. Cannon ha abierto el plazo de “consultas” hasta el viernes, una vez que se tengan las propuestas de cada bando, la titular de la corte será quien decida la mecánica del proceso.

El FBI pudo tener acceso a información médica y fiscal de Trump

Es probable que los fiscales federales puedan apelar la decisión, pero esas actuaciones quedarán en manos de la Corte de Apelaciones del 11º Circuito, con cuatro magistrados progresistas y siete conservadores, seis de ellos designados por Trump durante su mandato.

La Fiscalía se ha opuesto firmemente a que sea un tercero el encargado de revisar los documentos, tachándolo de un “paso innecesario”, debido a que el FBI ya había armado un equipo que filtraría la información. Pero el equipo legal del exmandatario insistió en designar a un perito independiente para la tarea, al no confiar en que el Departamento de Justicia identifique “de manera justa” los materiales confidenciales que deben separarse de la investigación.

De acuerdo con CNN, el FBI señaló que “que su propio ‘equipo de filtro’ ya terminó de revisar los documentos de Mar-a-Lago y encontró un pequeño conjunto de registros confidenciales protegidos bajo el privilegio de abogado-cliente”, citando los detalles que adelantó Cannon acerca del informe de revisión de los agentes, que permanece sellado, pero del cual se desglosan documentos médicos y “correspondencia relacionada a impuestos”. @mundiario

Un “maestro especial” revisará los documentos del registro de Trump
Comentarios