Nicolás Maduro se mete en líos tras prometer limpiar PDVSA a toda costa

Nelson Martínez (izq.) y Eulogio del Pino (der.). / Twitter
Nelson Martínez (izq.) y Eulogio del Pino (der.). / Twitter

El presidente de Venezuela ha dado su palabra de sacar a los corruptos de la petrolera y ha empezado cargándose a hombres de confianza de Hugo Chávez.

Nicolás Maduro se mete en líos tras prometer limpiar PDVSA a toda costa

El régimen chavista ha orquestado y capturado con éxito a dos de los exministros locales de Petróleo, Eulogio del Pino y Nelson Martínez, por su supuesta participación en una red de corrupción. Ambos fungieron como jefes de Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA) hasta el domingo recién pasado, cuando Nicolás Maduro mismo confirmó su destitución y avisó que pediría al Ministerio Público, ahora en manos de uno de los suyos como Tarek William Saab, que continuara limpiando a la petrolera estatal de corruptos.

Y el relevo de ambos no tardó en llegar. El Palacio de Miraflores eligió a Manuel Quevedo para semejante puesto. "Presidente Nicolás Maduro, agradezco su confianza y su respaldo en estos meses que me asignó la responsabilidad de asumir las riendas de la estatal petrolera. ¡Cuente siempre con mi compromiso revolucionario!”, celebró Quevedo, general de la Guardia Nacional, en su cuenta de Twitter. Del Pino y Martínez han sido enviados a la Dirección de Contrainteligencia Militar de Caracas. El primero ha sido acusado de participar en una trama corrupta de la empresa mixta Petrozamora y de haber dirigido deliberadamente sabotajes dentro de la empresa. De acuerdo a Saab, estos delitos hicieron que PDVSA perdiera nada menos que 15 millones de barriles de crudo y daños patrimoniales de hasta 500 millones de dólares, al igual que la alteración de las cifras de producción, explica El País.

De acuerdo al nuevo fiscal general, ambos empresarios habían empeñado a Citgo, filial de la petrolera en los Estados Unidos, en la negociación de una serie de contratos que el Palacio de Miraflores nunca autorizó. "Lo más grave es que se ofrecía a la propia empresa, a su patrimonio, como garantía”, aseguró el fiscal.

Hace casi una semana, José Ángel Pereira, a la sazón presidente de la filial mencionado, junto con otros cinco gerentes de la refinería fueron capturados en la capital de Venezuela, Caracas, pues se les achacan los delitos de concierto de funcionario con contratista, legitimación de capitales y asociación para delinquir.

Guerra contra las mafias

Entre todo este escándalo, el presidente no podía dejar pasar la oportunidad de hacer lo que tanto le gusta: culpar al Gobierno de los Estados Unidos por este bochorno. De acuerdo a Maduro, Washington D.C. incrustó mafias en la empresa a fin de llevar a cabo lo que calificó como un "paro silencioso". "Estoy muy indignado, he acumulado indignación por dentro al descubrir estas cosas. Yo no voy a taparear
(término venezolano para "proteger") a nadie. El que se metió a corrupto tiene que pagar y devolver al país los recursos que se robó", dijo en la víspera de las capturas de los exdirectivos.

Como sea, todo esto colabora a la de por sí situación preocupante de PDVSA. La empresa está hundida en la miseria financiera a raíz de la falta de inversión, las distorsiones cambiaras y los serios fallos de quienes la dirigen.

Y en ese panorama tan pesimista, nada hace pensar que venga un rescate salvo que sea milagroso. En octubre, la petrolera produjo un promedio de 1.955.000 barriles por día, un número realmente pequeño, según explicó la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Para dar una idea de la situación, esa cifra es la más pequeña en Venezuela desde los años 80'. Venezuela vive de esta producción, pues hasta un 96% de las divisas se originan a raíz de la exportación de hidrocarburos.

Esta campaña inquisidora inició hace exactamente tres meses y hasta 65 gerentes distintos han sido ya capturados. Saab avisó que todavía hay pendientes unas 16 órdenes de detención contra altos cargos conectados a corrupción dentro de PDVSA. De esos 16 la mayor parte son hombres de confianza del exministro de Petróleo y expresidente de la empresa durante el mandato del fallecido comandante Hugo Chávez, Rafael Ramírez.

Lo relevante de este caso, más allá de lo obvio, es que parece que Maduro ha volteado la cara a los hijos de su comandante. Ese distanciamiento de los principios chavistas y de quienes fueron sus ahijados políticos ya le costó varias críticas y hasta alguna deserción en el pasado reciente, como la de Luisa Ortega Díaz, exfiscal general, quien encabezaba ese séquito de personajes del régimen que creían que el presidente estaba faltando a los principios de la revolución bolivariana. @mundiario

Nicolás Maduro se mete en líos tras prometer limpiar PDVSA a toda costa
Comentarios