En Madrid hay disputas por los fondos europeos pero su verdadero control está en Bruselas

Edificio Berlaymont, sede de la Comisión Europea en Bruselas.
Edificio Berlaymont, sede de la Comisión Europea en Bruselas.
Bruselas tiene en su mano el control de los proyectos españoles del plan Next Generation EU, cuya condicionalidad podría desbaratar las iniciativas que Iglesias quiere imponerle a Sánchez. Además, exigirá reformas estructurales en el mercado laboral, las pensiones y la unidad de mercado.
En Madrid hay disputas por los fondos europeos pero su verdadero control está en Bruselas

A mediados de octubre, la Comisión Europea –el ejecutivo de la UE– avisó al Gobierno de España de que la reforma del Poder Judicial prevista podría vulnerar las normas comunitarias. Bruselas –coincidiendo con las quejas del PP– reclamó a Pedro Sánchez que consultase con todas las partes implicadas. Ahora, el ejecutivo europeo vuelve a advertir al Gobierno español de que debe consultar a todas las partes “relevantes” para reformar el Consejo General del Poder Judicial. La Comisión Europea afirma que espera recibir más información sobre el proyecto de ley del ejecutivo de coalición del PSOE y Unidas Podemos. En las últimas horas también ha trascendido que Bruselas apremia a España a emprender reformas estructurales en materias como el mercado laboral, las pensiones y una mayor unidad de mercado que evite la fragmentación de las regulaciones autonómicas.

Son advertencias importantes a España y a la vez la antesala de lo que está por venir: la condicionalidad de las ayudas de la Unión Europea será un obstáculo difícil de salvar para Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, que se han convertido en dos políticos a vigilar por los gestores de Next Generation EU. Peor aún, el Gobierno de España –un país tradicionalmente afín a la centralidad política europea– ha emprendido una deriva hasta ahora desconocida tanto con gobiernos del PSOE como del PP. 

Nadia Calviño, una garantía

La presencia de Nadia Calviño en el Gobierno sigue siendo una garantía para España pero los recelos de Bruselas son crecientes. De hecho, se aceleraron no solo debido a ciertas políticas y anuncios del Gobierno de coalición, sino también de la reunión que mantuvo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, con Pedro Sánchez y todos los presidentes autonómicos. La imagen de división que dio España en esa cita –poco o nada preparada desde la Moncloa– encendió las alarmas en Bruselas.

Es verdad que la Comisión Europea avaló el borrador de Presupuestos Generales del Estado remitido por el Gobierno pero no lo es menos que advirtió de los “riesgos” para la sostenibilidad de sus finanzas públicas que entraña su elevada deuda pública, camino del 120% del PIB este año. Bruselas le dijo que sí a Pedro Sánchez –más bien a Nadia Calviño– pero le puso tantos reparos que va a ser que no. En realidad, Bruselas tampoco dijo cosas muy distintas de las ya observadas por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), el Banco de España, diversos organismos internacionales, el mundo académico e influyentes medios de comunicación, dentro y fuera de España.

¿Un espejismo en pleno invierno?

La aprobación de los felices Presupuestos de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias podría derivar en un mero espejismo en pleno invierno. No será necesario llegar a las horas más calurosas del verano para que la imagen de los cielos conquistados por Pablo Iglesias parezca venir del asfalto de una carretera caliente, a la vez que esta parece mojada o encharcada para el observador de Bruselas. Como en los mejores espejismos del desierto, la macroeconomía española podría flotar en la atmósfera, siguiendo la trayectoria de inesperados rayos luminosos de los que los técnicos de Ursula von der Leyen tendrían el mando a distancia. Atentos.

Contagiado por Pablo Iglesias, del que parece ser un subordinado, en vez del jefe, a Pedro Sánchez puede pasarle como a Nicolás Maduro con ese otro gran espejismo de las elecciones parlamentarias del pasado domingo en Venezuela. Algunos aprendices monclovitas pretenden confundir la propaganda con la realidad, olvidándose de que una de las diferencias entre el chavismo venezolano y el populismo español está en que aquí existe la Unión Europea. @J_L_Gomez

AL ALZA: EE UU 
Se va el republicano Donald Trump y llega –al fin– el demócrata Joe Biden. Se hunde el populismo de derechas y rebrota el ambiente del New Deal. Con Janet Yellen a la cabeza –será secretaria del Tesoro–, el equipo económico de Biden estará dominado por mujeres, dispuestas a impulsar la recuperación en la primera potencia mundial. Su programa incluye medidas para afrontar la emergencia y un plan orientado a la creación de empleo y la inversión en manufacturas, tecnología y renovables. @mundiario
A LA BAJA: VENEZUELA 
El chavista Nicolás Maduro tiene el triste mérito de haber arruinado a un país rico como Venezuela, que al menos con Hugo Chávez, su antecesor, había sobrevivido gracias al alto precio del petróleo en su época. Un país de cierta tradición democrática y relativo bienestar social no solo ha hundido su PIB y ha disparado la hiperinflación, sino que es el protagonista de graves denuncias de violaciones de derechos humanos por parte de prestigiosas organizaciones, empezando por la ONU. @mundiario

 

––––––– PROTAGONISTAS –––––––

> Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.- Su política de cesiones a los independentistas a cambio de apoyo a los Presupuestos Generales del Estado también llevó consigo un importante giro a la izquierda de su política económica. El PNV y Nadia Calviño son ahora los únicos contrapesos.

> Nadia Calviño, vicepresidenta del Gobierno.- Es el objetivo a batir por Pablo Iglesias, también vicepresidente del Gobierno. Respaldado por todos los ministros de Unidas Podemos, acomete su plan de desgaste con la ayuda de algunos ministros socialistas, entre los que no podía faltar Ábalos.   

> María Jesús Montero, ministra de Hacienda.- Las autonomías no solo contaron con los recursos previstos antes de la Covid-19 sino que se les dio una holgura adicional de 16.000 millones para actuar sobre las demandas más inmediatas. Pero todo parece indicar que sufrirán ajustes de 2022 a 2024.

> Alejandra Olcese, periodista.- Un gráfico publicado esta semana por la periodista económica Alejandra Olcese refleja la intensa caída de la recaudación tributaria en España en 2020, aunque inferior a 2008, de momento. Ya veremos lo que pasa cuando se cierre este ejercicio. @mundiario

En Madrid hay disputas por los fondos europeos pero su verdadero control está en Bruselas
Comentarios