“Los militantes están asqueados con el ‘caso Bárcenas'”, dice Quiroga ante Rajoy

La presidenta del PP del País Vasco, Arantza Quiroga, con Rajoy.
La presidenta del PP del País Vasco, Arantza Quiroga, con Rajoy.
La presidenta del PP vasco reconoció en Nueva Economía Fórum que el 'caso Bárcenas', que lleva varios meses salpicando al PP, constituye "un problema" para las siglas del partido que gobierna en España.
“Los militantes están asqueados con el ‘caso Bárcenas'”, dice Quiroga ante Rajoy

“Los militantes están asqueados con el 'caso Bárcenas'”. La presidenta del PP del País Vasco, Arantza Quiroga, instó este lunes en el Fórum Europa al presidente del Gobierno y líder de su formación, Mariano Rajoy, a afrontar el "reto" de recuperar la "confianza perdida" por casos de corrupción que han salpicado al partido como los papeles del extesorero Luis Bárcenas. La nueva presidenta del PP vasco, que en mayo sustituyó a Antonio Basagoiti como presidente, reconoció en el citado desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum, que el caso Bárcenas que lleva varios meses salpicando al PP constituye "un problema" para estas siglas. "Estoy convencida de que todos los militantes están asqueados con este tema", remachó.

Quiroga deseó que la Justicia "actúe cuanto antes, con rapidez" para resolver judicialmente el caso Bárcenas y lamentó que el PP tenga que enfrentarse todos los días a "una especie de noria" con informaciones que ponen en tela de juicio el comportamiento ético de la cúpula del PP. La presidenta del PP vasco arremetió duramente contra quienes han tenido comportamientos corruptos dentro de su propio partido, porque ahora se ha puesto de manifiesto que "mientras algunos íbamos con las piernas temblando a los plenos, otros estaban para otras cosas en la política". Quiroga se mostró convencida y "segura" de que los responsables del PP "piensan lo mismo" en esta materia y pidió a Rajoy, que estaba sentado junto a ella en la mesa de los ponentes, a que "cuando se pueda el PP debe afrontar esa recuperación de la confianza perdida por culpa de alguno".

Además de por Rajoy, Quiroga estuvo arropada por destacados dirigentes del PP como la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal; el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz; el vicesecretario general de Estudios y Programas, Esteban González Pons; y el portavoz en el Congreso, Alfonso Alonso.

La dirigente vasca tachó de "injustas" las críticas que en ocasiones se lanzan contra la política antiterrorista del Gobierno de España y negó que "existe algo oscuro en la gestión" del Ministerio del Interior, como algunos intentan hacer ver, en un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum, en el que estuvo presentada por el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y arropada por destacados dirigentes de su formación como la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, entre otros.

"Niego la mayor", sentenció Quiroga bajo la atenta mirada de gran parte de la cúpula del PP y de la dirección del PP vasco. "Yo no necesito decirle al Gobierno cómo tiene que llevar adelante la lucha antiterrorista porque me siento plenamente identificada con ella".

La desaparición de ETA

Quiroga aseveró que "la política antiterrorista de este gobierno es clara" y destacó que los propios dirigentes del PP vasco la están "viendo en primera persona". "Todo el entramado de ETA y Batasuna está en una situación de ansiedad porque se han dado cuenta de que al otro lado de la mesa no hay nadie, no hay nada y el recorrido lo tienen que hacer ellos en solitario". A su juicio, todavía queda "un gran trecho" para que la banda terrorista desaparezca por completo y la libertad se haga plenamente realidad en Euskadi, por lo que indicó que el PP vasco será "exigente" en ese recorrido.

Quiroga lanzó, sin embargo, un mensaje de optimismo. "Tenemos que interiorizar que hemos ganado. La democracia ha ganado la partida a ETA, esto es así. Ahora tenemos los intentos desesperados de todo ese mundo porque no se evidencie que han sido derrotados y por eso se inventan todos los escenarios posibles para tapar esa realidad". En este sentido, arremetió contra el intento del Partido Nacionalista Vasco de acercarse a las posturas batasunas y acusó especialmente al lehendakari, Íñigo Urkullu, de "difuminar" los crímenes de la banda terrorista ETA con su nuevo Plan para la Paz y rechazó que se quiera repartir entre todas las formaciones "las responsabilidades de un pasado terrible". A su juicio, el plan para la convivencia que recientemente ha presentado Urkullu en Euskadi se sustenta sobre una falacia porque darlo por bueno "sería tanto como reconocer que nosotros hemos sido parte de un conflicto generado por una minoría".

"Yo no he colaborado con nadie para matar a nadie. Yo no he sido chivato de nadie. Yo no he hecho nada más que partirme la cara como el resto de mis compañeros y tantos otros en la sociedad vasca. Nosotros no hemos hecho nada", sentenció. Quiroga reconoció que en el País Vasco existe un "problema de paz y convivencia" pero recalcó que no lo ha generado el PP ni las víctimas del terrorismo, dado que la única responsabilidad de lo ocurrido es de ETA y sus terroristas. Por eso, afirmó que el PP piensa trabajar en la comisión creada por Urkullu para elaborar ese Plan de Paz con el fin de "condicionar el contenido final de toda esa inventiva tan dolorosa" y con el propósito de "hacerlo real, para no difuminar responsabilidades, para que sea útil". Asimismo, lamentó que el Ejecutivo vasco de Urkullu se muestre en contra del plan para la Reforma de la Administración que el Consejo de Ministros aprobó el viernes, con el que pretende ahorrar 6.500 millones de euros a lo largo de esta legislatura.

Quiroga adujo que la Reforma de la Administración es "valiente y necesaria" en estos tiempos de crisis económica y tildó de "error" que el lehendakari haya anunciado su oposición por centralizarse algunos organismos y competencias. Indicó que el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha ido "a la vanguardia" con esta reforma y advirtió a Urkullu de que "el que se quede por detrás tiene un problema" porque los ciudadanos están demandando una nueva realidad en las instituciones con menos gasto público y, sobre todo, menos duplicidades.

Quiroga aprovechó también para rechazar el planteamiento de reforma de la Constitución que está haciendo el PSOE y para defender el concierto económico que actualmente tiene el País Vasco, el cual -subrayó- está amparado precisamente por la Carta Magna. Advirtió de que cualquier modificación de la Constitución podría suponer también una amenaza para el concierto vasco, sobre el que rememoró que inicialmente no gustaba al PNV y sólo contaba con el respaldo de las formaciones partidarias de los fueros.

Ratificación en un congreso

Por otra parte, la presidenta del Partido Popular del País Vasco, Arantza Quiroga, se comprometió a convocar un congreso interno "cuando se tenga que celebrar" para ratificar su liderazgo, con el fin de que la militancia ratifique en las urnas la confianza que, por unanimidad, le concedió la Junta Directiva Regional para suceder a Antonio Basagoiti.

Quiroga también pidió al Gobierno de Mariano Rajoy que apruebe una nueva ley del aborto "que derogue la anterior", pero que incluya "matices y situaciones que también tienen que estar recogidas" en favor de la mujer.

“Los militantes están asqueados con el ‘caso Bárcenas'”, dice Quiroga ante Rajoy
Comentarios