Le llueven las críticas a Interior por recluir a inmigrantes en la prisión de Archidona

Cárcel de Archidona./ Mundiario
Cárcel de Archidona./ @eldiarioes

La previsión inicial es de 40 días, aunque la ley permite mantenerlo recluidos hasta 60 días mientras se tramita su expulsión.

Le llueven las críticas a Interior por recluir a inmigrantes en la prisión de Archidona

Los 519 inmigrantes argelinos que llegaron este fin de semana en 49 pateras a las costas murcianas, han sido enviados a la futura cárcel de Málaga, ubicada en la localidad de Archidona, como Centro de Internamiento de Inmigrantes (CIE) “provisional”. La prisión se inaugurará en enero y ha cogido al Ministerio del Interior sin la logística necesaria para acogerlos en las condiciones que marca la ley. Interior ha intentado suplir este martes con raciones de comida, agua embotellada y personal sanitario las carencias de la prisión, lo que provocó un aluvión de críticas de ONG, sindicatos y partidos.

La alcaldesa de Archidona ha confirmado que el municipio no está suministrando agua potable al centro, que cuenta con una depuradora en sus instalaciones que no tiene autorización para funcionar, según indica El País. Este martes, Interior también ha destinado al centro a dos médicos y dos técnicos sanitarios para atender a los recluidos. A ellos se sumarán en los próximos días personal de Cruz Roja para apoyarles. Desde Interior se ha insistido en la "temporalidad" de la medida y han negado cualquier irregularidad en la decisión de transformar lo que es oficialmente una cárcel en un CIE.

Interior también tendrá que decidir en los próximos días qué hace con los cerca de 300 funcionarios de prisiones que en las próximas semanas tenían que incorporarse a la cárcel. Según detallan fuentes sindicales, algunos de ellos ya llevaban días trabajando en el centro para recepcionar el material necesario para acoger a los reos. Otros debían acudir a tomar posesión de la plaza en los próximos días. Los sindicatos aseguran que los primeros han sido enviados de vuelta a las prisiones de origen. Interior siempre ha insistido en que en ningún momento coincidirán en la prisión de Archidona reclusos con inmigrantes irregulares y que, por tanto, los funcionarios de prisiones no trabajarán en el centro penitenciario hasta que los segundos lo abandonen.

 

La previsión inicial es de 40 días, aunque la ley permite mantenerlo recluidos hasta 60 días mientras se tramita su expulsión. Sin embargo, la reclusión de los inmigrantes en la cárcel de Archidona se produjo pese a que la normativa española —tanto la Ley de Extranjería como el propio reglamento de los CIE— subraya con insistencia que los centros de internamiento utilizados no pueden tener "un carácter penitenciario". En esa línea se pronunció el Tribunal Constitucional en 1987, cuando recalcó que esta condición era fundamental porque supone una "garantía adicional que trata de evitar que el extranjero sea sometido al tratamiento propio" de las prisiones. "Además, esa sentencia manifiesta la necesidad de que existan diferencias sustanciales en las condiciones físicas entre un CIE y una cárcel, de forma claramente contraria a lo que ocurre en este caso", denuncian casi una treintena de ONG, que han presentado una queja ante el Defensor del Pueblo. Entre ellas, SOS Racismo, Andalucía Acoge, la Asociación ProDerechos Humanos de Andalucía (APDHA) y el Servicio Jesuita de Migrantes.

El Consejo General de la Abogacía también ha "condenado" la decisión de Interior y ha pedido explicaciones: "Exigimos su inmediato traslado a un centro no penitenciario". PSOE y Unidos Podemos han calificado de "ilegal" la reclusión. La Junta de Andalucía ha advertido que una cárcel "no es el lugar adecuado" para mantener a estas personas. Y el defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maetzu, ha destacado su "preocupación y sorpresa" por una actuación "prohibida".

Desde el Gobierno, el delegado en Murcia, Francisco Bernabé, justificaba este lunes el traslado por la falta de capacidad de las instalaciones de la Región, actualmente ocupadas por personas procedentes de otros procesos migratorios y, aunque hay algunas plazas libres, se ha optado por no colapsarlo con esta afluencia masiva, indica La Vanguardia.

El recinto de Archidona, que será inaugurado a principios del año que viene, está construido sobre una superficie que ocupa 102.232 metros cuadrados y cuenta con 1.008 habitaciones distribuidas en 12 módulos residenciales, además de cuatro módulos polivalentes. Además, cuenta con un edificio de enfermería con 10 habitaciones cuádruples para poder atender con las debidas condiciones humanitarias a los inmigrantes. Diversas organizaciones y sindicatos cuestionan a Interior por utilizar la prisión como un Centro de Internamiento de Inmigrantes. @mundiario

Le llueven las críticas a Interior por recluir a inmigrantes en la prisión de Archidona
Comentarios