Un ultraderechista, trigesimoctavo presidente del país más grande de Latinoamérica

Jair Bolsonaro. / Mundiario
Jair Bolsonaro. / Mundiario

Jair Bolsonaro –con ventaja en los sondeos de campaña y en boca de urna– es un exmilitar nostálgico de la dictadura que no ha dudado en promover un discurso de odio contra mujeres y minorías, las cuales constituyen la mitad de la población. El exmilitar obtuvo el 55,13% de los votos con el 100% escrutado.

Un ultraderechista, trigesimoctavo presidente del país más grande de Latinoamérica

El ultraderechista Jair Bolsonaro ganó las elecciones y será presidente de Brasil, la novena potencia económica del mundo. El exmilitar logró el 55,13% de los votos mientras Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), obtuvo el 44,87%, con el 100% escrutado.

Brasil llegó a la segunda ronda de las elecciones presidenciales con dos candidatos bien diferentes en liza: uno, el ultraderechista Jair Bolsonaro; otro el progresista Fernando Haddad, en la elección más polarizada, tensa y violenta que se recuerda en décadas. A boca de urna, las encuestas ya dieron ganador a Jair Bolsonaro, según El Comercio, periódico que citó un sondeo de Ibope que colocaba a Jair Bolsonaro con el 56% de respaldo, contra el 44% de Fernando Haddad.

El país sudamericano se debatió, pues, entre un candidato radical de derechas y otro de izquierdas en un ambiente polarizado. En breve tomará posesión el trigesimoctavo presidente del país más grande de Latinoamérica, que afronta, entre muchos otros, el reto de recuperar las reglas del juego democrático.

Jair Bolsonaro es un exmilitar nostálgico de la dictadura que, como constata el diario El País, no ha dudado en promover un discurso de odio contra mujeres y minorías, las cuales constituyen la mitad de la población, reabriendo una brecha de corte racial en un país con uno de los índices de violencia más altos de la región, un problema que ha llamado a combatir con más violencia: “Si un bandido tiene una pistola, nosotros tenemos que tener un fusil”, señaló en una de sus intervenciones de campaña.

Fernando Haddad es todo lo contrario: un académico que fue ministro de Educación entre 2005 y 2012, durante las presidencias de Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, y que posteriormente fue alcalde de São Paulo entre 2013 y 2017. Pero los brasileños no han optado por él. @mundiario

Un ultraderechista, trigesimoctavo presidente del país más grande de Latinoamérica
Comentarios