Los gibraltareños con casa aquí y ejecutivos de empresas on line escapan al fisco español

Filardo arria bandera 2 (640x480)
Picardo arria la bandera de la UP en el peñón.
Resulta insólito que, según todas las perspectivas, Gibraltar vaya a disfrutar, debido a las cesiones de España, de una situación todavía más ventajosa que cuando su metrópoli colonial estaba dentro de la UE y del Tratado de Schengen.
Los gibraltareños con casa aquí y ejecutivos de empresas on line escapan al fisco español

Luego de que el premier de la colonia de Gibraltar, Picardo, y el ministro de Exteriores del Reino Unido, Raab, dejaran en evidencia a la ministra de Exteriores de España, González Laya, en cuanto al papel de nuestro país en el control de las ventajas otorgadas inicialmente a Gibraltar para permanecer dentro del espacio de Schengen, el negociador del Brexit con la Unión Europea, Michel Barnier, acaba de echar otro jarro de agua fría al frívolo optimismo del Gobierno de Pedro Sánchez, al afirmar que con respecto a Gibraltar quedan “cuestiones sensibles o sea, delicadas, por negociar. Y mientras del lado español se pretende quitar la verja que marca el límite del espacio usurpado por el Reino Unido al margen del Tratado de Utrecht, desde la colonia aparecen voces que auguran que a medio plazo su objetivo es convertirse en una nación independiente. De suyo, desde que en tiempos de Zapatero lograron que el gobierno de la colonia fuera reconocido como interlocutor junto con la potencia colonial frente a España ya gozó de un estatus de facto, que el Gobierno de Pedro Sánchez ha confirmado, sentado a negociar a la ministra de Exteriores Laya con el propio primer ministro de Gibraltar.

jura-d14 (1) (640x480)

Si retira la verja,¿también arriará la bandera el Gobierno de Sánchez?

Resulta insólito que, según todas las perspectivas, Gibraltar vaya a disfrutar, debido a las cesiones de España, de una situación todavía más ventajosa que cuando su metrópoli colonial estaba dentro de la UE y del Tratado de Schengen. Es como si después de darse de baja en un club y de dejar de pagar la cuota, un ex socio siguiera disfrutando de todos los servicios, ventajas y privilegios de dicho club al que ya no se pertenece.

Según los datos de la propia “Hoja Informativa” del Gobierno de la colonia, hay 32.000 gibraltareños registrados. La población activa es de 29.995 habitantes, la mitad de los cuales cruza la frontera diariamente. 9.726 de los 15.275 viajeros diarios son españoles. Este dato es relevante, ya que sólo el 60 por ciento de los que entran a trabajar a Gibraltar desde la Línea son españoles. O sea, que no son 15.000 nacionales, como se dice para justificar las cesiones de España para su interés.

Triquiñuelas gibraltareñas para no pagar impuestos

En este sentido, hay un aspecto especialmente llamativo, el hecho de que los gibraltareños con casa en España, donde residen buena parte del año, eludan, mediante diversas triquiñuelas ---como el que sus viviendas son propiedad no personal, sino de sociedades que residen en la colonia--- el pago de impuestos diversos, entre otros, el de circulación de vehículos, tanto en La Línea como en otros lugares del Campo de Algeciras y otros de las provincias de Cádiz y Málaga principalmente. Hay una foto bien expresiva de ello, en la que se ve a un “llanito” jugando al golf en el campo de Sotogrande, con la roca al fondo. La expansión de facto de la colonia sobre España mediante adquisiciones de bienes raíces en el entorno de Gibraltar preocupó tanto a la II República que el Gobierno prohibió que los extranjeros pudieran adquirir fincas en dicha zona, medida especialmente orientada hacia los llanitos. En España, la compra de una vivienda nueva supone el pago del IVA y el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados o el impuesto de Transmisiones Patrimoniales si es usada.

fixedw_large_4x (640x480)

El espacio usurpado al margen del Tratado de Utrecht

Los habitantes de la colonia, adecuadamente asesorados, se las saben todas para disfrutar de casa en España y eludir el pago de impuestos y tasas ordinarias. Saben manejar perfectamente manejar las lagunas fiscales que los benefician los conceptos equívocos y su reflejo jurídico, en tanto que el régimen fiscal, a la hora de pagar impuestos nada tiene nada que ver con el permiso de residencia para vivir legalmente en el país. Esto significa que pueden haber o no haber obtenido un permiso de residencia formal. Es considerado un residente fiscal quien viva en España más de 183 días por año y como los días no tienen que ser consecutivos para que cuenten como efectivos, los llanitos lo tienen fácil. Otro requisito sería tener intereses económicos en el país, lo que significa que realizar una actividad profesional en España, ya sea trabajando para una empresa o que trabajando por cuenta propia. Los ejecutivos de las empresas de juego on line que viven y trabajan telemáticamente desde las urbanizaciones de lujo escapan por la falta de control.

Estudio sobre la evasión fiscal

En el año, 2012, el técnico de Administración Local Francisco Martín, elaboró un estudio sobre las evasiones fiscales de los gibraltareños con casa en España que fue publicada en medios especializados en temas fiscales, referidos especialmente a los impuestos municipales. Según dicho estudio, referido al año 2012, el 70% de los gibraltareños eran dueños de inmuebles en España, gran parte de ellos eran a viviendas situadas en urbanizaciones repartidas en su mayoría entre La Línea de la Concepción y Sotogrande, según datos del Catastro. “No pagan impuestos de vehículos puesto que sus coches, en número aproximado de 10.000, como algo asiduo y cotidiano, llevan matrícula gibraltareña pero circulan por las calles de La Línea y el Campo de Gibraltar, y no pagan impuestos municipales en la adquisición de sus casas como el de Plus Valía puesto que lo que arguyen es que no compran la casa sino la sociedad que es dueña de la vivienda”., dice el informe.

Esto supone la pérdida de ingresos por parte de los municipios afectados, mientras se usan todos los servicios como los demás residentes. Según el estudio de referencia, “sólo con el Impuesto Municipal de Vehículos de Tracción mecánica el Ayuntamiento está dejando de ingresar un millón de euros anualmente y con el de Plus Valía cincuenta millones de euros (aunque este impuesto no tiene carácter anual, se cobra cuando se lleva a cabo la compra/venta y se basa en los beneficios obtenidos en la transacción) según las previsiones menos optimistas y realizadas a la baja, puesto que en la mayoría de las viviendas se tratan de casas unifamiliares adosadas o chalets independientes de precio elevado. Circunstancias que son soportadas por el resto de contribuyentes linenses o del Campo de Gibraltar”.

Cabe señalar que, como refleja un estudio al respecto, El 18,7% de las operaciones de compraventa de vivienda libre en España tienen como titular a una persona extranjera. Los más activos son los británicos, en proporción elevada dentro de ese conjunto, de ciudadanos de la colonia, que representan casi el 15 por ciento de las compras de vivienda en España.

La expansión de la colonia sobre España

Dadas las renuncias y facilidades españolas es de temer que la colonia de Gibraltar irá a más. Nuestra Hacienda, que tan rigurosa es con los españoles, tiene un amplio campo por explorar en los profesionales, la mayoría extranjeros empleados en las compañías de juego, financieras, y de entretenimiento que existen en Gibraltar y que viven en España. Las autoridades gibraltareñas se dieron cuenta de que España estaba desarmada en ese flanco La Unión Europea es la primera interesada en que se paguen los impuestos señalados dentro de su ámbito y no moverá un dedo por los defraudadores del fisco español. ¿Qué pasará ahora al desaparecer la verja?

alcaidesa-links-golf-resort-32 (640x480)

Sotogrande, donde residen los gibraltareños ricos con el peñón al fondo

Las cesiones de España a Gibraltar, especialmente por el Ayuntamiento de la Línea han sido muy perjudiciales, siempre según los expertos que señalaban ya en 2012 que el Ayuntamiento, según citado informe “en lugar de denunciar estos hechos y pedir al ministerio de Economía y Hacienda una reforma urgente de la Ley General Tributaria, o incluso espabilar con agudeza su precario sistema de Inspección tributaria, se “duerme en los laureles” y propaga medidas demagógicas, como el éxito y la limosna de haber logrado que los trabajadores españoles en Gibraltar (en número real de mil cuatrocientos y en número especulado y disfrazado de diez mil) no paguen el autobús en la colonia, lo que supone anualmente sesenta mil euros. Luego el Ayuntamiento de La Línea logra el éxito fastuoso de evitar para sus ciudadanos el pago de sesenta mil euros y la pérdida de sesenta y un millones”. El citado informe advertía entonces que el ayuntamiento de La Línea renunciaba a los 3€ de la tasa de congestión mientras las autoridades del Peñón mantenían sus tarifas para los españoles. Según el informe de referencia el Ayuntamiento de La Línea renunció a la polémica tasa de congestión o peaje de 3 euros por automóvil, argumentando que “el deseo de la nueva corporación es el de no enfadar a las autoridades gibraltareñas” pese a que suponían ingresos de diez millones de euros anuales, y en cambio, las autoridades gibraltareñas cobran un peaje para los no residentes que desean subir al peñón. Las tarifas para este año son de 10 libras por adulto (unos 12 euros), cinco libras por niños (alrededor de siete euros), 0,50 libras si se accede andando al lugar y dos libras por vehículo que acceda a la zona”.

Y si se quita la verja

La retirada de la verja por la parte española no solamente tiene el aspecto simbólico de reconocer la soberanía británica sobre el espacio usurpado al margen del Tratado de Utrecht. Al desaparecer de facto la frontera, los habitantes de la colonia podrán incrementar, a su comodidad el uso del espacio y los servicios públicos de su entorno más inmediato extendiéndose todavía más hacia Sotogrande –donde el premiar Picardo tuvo una casa— y las zonas costeras de Cádiz y Málaga. Por algo la II República prohibió a los extranjeros la compra de bienes raíces en el Campo de Gibraltar.

La foto lo dice todo: un “llanito” jugando al golf en el campo de Sotogrande, con la roca al fondo.

Los gibraltareños con casa aquí y ejecutivos de empresas on line escapan al fisco español
Comentarios