Buscar

MUNDIARIO

Los líderes de los partidos políticos se parecen cuando luchan por su control

Congresos y asambleas son un paso necesario para establecer las normas que permitan a sus líderes afianzar el poder de cara a las próximas elecciones locales o generales.

Los líderes de los partidos políticos se parecen cuando luchan por su control
Congreso de los Diputados.
Congreso de los Diputados.

Raúl Saavedra

Articulista e ingeniero industrial (+).

Hemos enlazado elecciones europeas con las locales y autonómicas, para seguir con las nacionales y nacionales bis, de tal forma que casi no queda tiempo para preparar las siguientes citas. Así, como un componente más de campaña, todos los partidos se han lanzado a remover normas, idearios, y estrategias para afianzar el poder de sus líderes y renovar sus Ejecutivas adaptándose a los estudios de opinión en un intento de recuperar votos. Como en España no hay temor a un crecimiento de la extrema derecha al estilo de Francia, Austria, y en casi todos los países donde temen al populismo, a los inmigrantes, los refugiados o a la pérdida de sus valores, se centran más en los nacionalismos pero no para combatirlo y derrotarlo, sino para coquetear con él y arañar votos de esa tendencia. Eso es algo que preocupa mucho menos en las demás naciones porque en sus Constituciones ya especifican claramente que está prohibida la secesión, con la unica particularidad del Reino Unido donde no hay texto escrito como tampoco Academia de la lengua.

El espectáculo al que estamos asistiendo es triste porque no se ve ánimo de consenso y se dejan fuera a muchas tendencias o corrientes de opinión, lo que implica dejar fuera al sentir de una parte de las bases, y sobre todo porque si no son capaces de alcanzar acuerdos en los partidos para que todos sus seguidores se sientan representados ¿como van a lograrlo en el Parlamento?

Analizando los Congresos previstos, por cierto en las mismas fechas menos los socialistas, podemos ver sus estrategias. El PP es, junto con Ciudadanos, el que tiene menos dudas sobre el liderazgo. Rajoy carece de rival porque es caballo ganador en la últimas tres convocatorias. Su único deseo es salir reforzado para introducir un rejuvenecimiento de los líderes locales, aquellos que se presentarán a las próximas elecciones y que deberán estar límpios de pasado, por algo sus rivales están todos en esa linea juvenil, pero también para ser aclamado como para presentarse a nuevas elecciones dentro de cuatro años o ahora, a pesar de los acuerdos con Albert Rivera que pretende reinterpretar.

El caso del PSOE es diferente aunque el objetivo sea el mismo. Su problema es encontrar alguien con capacidad de liderazgo, alguien que sepa aunar la tendencia de parte de la militancia para instalarse en el no es no de Pedro Sanchez, y los deseos de esos 6 millones de votos que desde la época de Zapatero se han ido a otras formaciones. ¿como recuperar a las dos partes? No es sencillo y por eso se han dado hasta Mayo. Los militantes sostienen que lo importante son las bases pero los barones de más peso sostienen que sin votantes no hay partido.

Podemos por su parte quiere dominar la izquierda, pero tantas "confluencias" localistas hacen que se hayan perdido los valores de la Internacional que aun añoran muchos izquierdistas de corazón. Hay dos tendencias claramente definidas, la de Pablo Iglesias que quiere todo el poder por ser el único capaz de ser votado por todos los partidos locales, incluido el futuro partido que Ada Colau está creando para formar una república catalana. La otra tendencia, la de Errejón, pretende limitar ese poder y pasarlo al Consejo Ciudadano, de tal manera que ni la Ejecutiva podrá gobernar por su cuenta, ni acudir al voto militante para saltarse los órganos de dirección. De momento es Iglesias quien está consiguiendo la eliminación de los rivales y Bascansa quien pide paz.

Por ultimo queda Ciudadanos que pese a las criticas internas de Carolina Punset y su grupo, TranC'sparencia, por las normas que rigen la Asamblea, el proceso parece avanzar limpiamente y se debatirán todas las enmiendas. El liderazgo es claro a favor de Albert Rivera y su ejecutiva. Quizás la mayor novedad sea que se pretende aprobar la entrada en gobiernos que sumen mayoría aunque no se haya ganado, y en palabras de Rivera, esto podría ocurrir ya en 2019.

Lo más destacable es que los procesos internos en todas sus variantes, parecen democráticos. Se debate y se vota, y lo que queremos pedir los ciudadanos es que ese espíritu se lleve al Parlamento, el debate y el voto, pensando todos como estadistas y olvidando colores. La vuelta al Parlamentarismo es la gran oportunidad de esta legislatura.