Buscar

MUNDIARIO

Líderes mundiales acuerdan un alto el fuego permanente en Libia

Esta cumbre, de extraordinaria relevancia a nivel mundial, ha finalizado con el compromiso de Rusia, Turquía, Alemania, Italia y Francia, entre otros países implicados en el conflicto libio, de emprender un diálogo político. Al encuentro no acudieron los dirigentes libios rivales.
Líderes mundiales acuerdan un alto el fuego permanente en Libia
Merkel, Putin y otros líderes mundiales en la cumbre sobre Libia. / TW
Merkel, Putin y otros líderes mundiales en la cumbre sobre Libia. / TW

Redacción

Análisis de @mundiario

Desde el levantamiento en 2011 que culminó con el derrocamiento de Muamar Gadafi, quien gobernó el país por más de 40 años, Libia ha sido un territorio en el que se han vivido violentas luchas de poder, milicias que combaten entre sí, gobiernos rivales y cada vez más naciones extranjeras involucradas en el conflicto.

Ahora parece, y solo parece, que el conflicto armado ha llegado a su fin a tenor de las conclusiones alcanzadas en la conferencia para Libia, reunida este domingo en Berlín y organizada por el Gobierno alemán y la ONU. Allí se llegó a un acuerdo sobre un documento conjunto en el que los aliados internacionales del Gobierno libio, respaldado por la ONU, y las fuerzas rebeldes de Jalifa Hafter se avienen a hacer efectivos tanto el alto el fuego iniciado hace una semana como el embargo de armas decretado por Naciones Unidas. El acuerdo fue firmado tanto por el presidente del Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) de Libia, Fayed al Serraj, apoyado por Turquía, como por el jefe del Ejército Nacional Libio (LNA), Jalifa Hafter, respaldado por Rusia. Al encuentro acudieron el presidente francés, Emmanuel Macron; el ruso, Vladímir Putin; el turco, Recep Tayyip Erdogan; el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, y el británico, Boris Johnson, así como el secretario de Estado de EE UU, Mike Pompeo, y el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi.

Los asistentes aspiran a haber puesto la primera piedra de un proceso pacificador, que pasa, como hemos indicado, en primer lugar por un alto el fuego permanente y un embargo de armas verificable.

El impacto de este acuerdo y el cumplimiento del alto el fuego dependerá en buena medida de la voluntad de los dirigentes libios rivales que no se sentaron a la mesa de negociación.

Los expertos ya advirtieron que el país, que tiene enormes reservas petroleras, pronto podría convertirse en escenario de un conflicto regional o incluso en "una segunda Siria". Para hacer frente a este oscuro futuro, la conferencia para Libia ha procurado el acuerdo de manera unitaria, pero el impacto de este acuerdo y el cumplimiento del alto el fuego dependerá en buena medida de la voluntad de los dirigentes libios rivales que no se sentaron a la mesa de negociación auspiciada por la ONU en Berlín.

“Todos los participantes se han comprometido a no suministrar apoyo militar ni armas y a respetar el embargo de armas y la tregua”, ha asegurado la canciller alemana, Angela Merkel, en conferencia de prensa al término del encuentro.

“Todos los participantes se han comprometido a renunciar a las injerencias en el conflicto armado y los asuntos internos de Libia”, ha indicado el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres.

En definitiva, el documento final, que incluye un compromiso para el desarme y desmovilización de las milicias, así como sanciones concretas en caso de incumplimiento del alto el fuego, reúne a los 16 participantes en torno a dos importantes consensos: que no hay una solución militar para el conflicto y que es necesario emprender un diálogo político.

El documento apuesta por una tregua "duradera" y "verificable" e insta a todos los actores a cumplir de forma "unívoca" con el embargo de armas. También se les exige no contribuir a la escalada del conflicto con ningún otro tipo de actividad. Asimismo, defiende que la solución a la crisis sólo puede pasar por un proceso político que debe estar controlado y liderado por los libios, lo que supone implícitamente un paso atrás de Turquía y de Rusia. @mundiario