La ley de seguridad de Johnson provoca protestas en el Reino Unido

Boris Johnson.
Boris Johnson.
Más de 150 asociaciones por los derechos humanos y 700 académicos y juristas han cuestionado lo impulsado por el primer ministro británico. 
La ley de seguridad de Johnson provoca protestas en el Reino Unido

Una crisis se ha desatado en el Reino Unido. El Gobierno de Boris Johnson enfrenta una serie de manifestaciones en las calles de Londres debido a la iniciativa de seguridad que ha causado polémica en los últimos días. Se trata de Ley de Policía, Delitos, Condenas y Tribunales, cuyo eslogan es Kill The Bill (Mata la ley).

Según El País, más de 150 asociaciones por los derechos humanos y 700 académicos y juristas han cuestionado “el alarmante control que se otorga al Estado sobre el derecho de reunión y protesta” y piden la supresión de amplias partes de la ley.

De hecho, la nueva iniciativa de Johnson permitirá a la policía imponer una hora de inicio o de término a cualquier manifestación; establecer un límite de ruido a partir del cual se considere alterado el orden público; aplicar su mandato incluso a una sola persona que proteste en la calle, e imponer multas de hasta 2.900 euros a los que se nieguen a obedecer.

Sin embargo, de acuerdo a lo señalado por El País, "la medida que invierte de modo absoluto el marco legal es la obligación de los manifestantes de conocer de antemano las posibles restricciones. El principio clásico de que el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento. Hasta ahora, la policía británica estaba obligada a demostrar fehacientemente que había reclamado a los manifestantes que cesaran en su protesta antes de acusarles de actuar ilegalmente".


Quizá te interese leer:

EE UU, Reino Unido y la UE aplican sanciones a funcionarios de China


“Exigimos al Gobierno que abandone esta ley y que se implique con la sociedad civil y los actores más relevantes para estudiar entre todos cómo puede protegerse el derecho a la protesta”, han reclamado profesores de Derecho de las universidades de Oxford, Cambridge, Durham o York.

Como sea, miles de personas protestaron frente al Parlamento al día siguiente, y la tormenta perfecta comenzó a formarse cuando la casualidad reveló que los diputados reunidos en Westminster debatían una mastodóntica ley de seguridad minuciosa en el control del derecho a manifestarse, pero que apenas incluía medidas de protección de las mujeres y niñas frente a la violencia de género. @mundiario

La ley de seguridad de Johnson provoca protestas en el Reino Unido
Comentarios