Buscar

MUNDIARIO

La ley Celaá limita las repeticiones y quita al castellano la condición de lengua vehicular

La LOMLOE potencia la enseñanza pública en España pero la derecha protesta, puesta en pie, al grito de “¡libertad!”. De hecho, su aprobación se produjo en un clima de fuerte choque ideológico en el Congreso de los Diputados.
La ley Celaá limita las repeticiones y quita al castellano la condición de lengua vehicular
La Sexta enfocó así su análisis de la LOMLOE. / La Sexta
La Sexta enfocó así su análisis de la LOMLOE. / La Sexta

Redacción

Análisis de @mundiario

Se acaba la ley Wert. Llega la Ley Orgánica de Modificación de Ley Orgánica de Educación (LOMLOE), que limita las repeticiones, reequilibra las competencias entre el Gobierno central y las comunidades autónomas y quita al castellano la condición de lengua vehicular. En general la LOMLOE potencia la enseñanza pública, pero la derecha protestó, puesta en pie en el Congreso de los Diputados, al grito de “¡libertad!”, contrariada al consumarse que el Congreso aprobaba este jueves la que puede ser la octava ley educativa de la democracia, conocida como ley Celaá.

El Congreso votó, pues, el dictamen del proyecto de ley educativo del Gobierno, así como algunas enmiendas vivas –fuera del proyecto– y otras  enmiendas fruto del acuerdo entre partidos, las llamadas transaccionales. El dictamen salió con 178 votos a favor, 147 en contra y 17 abstenciones. También se votó el conjunto de la ley con el apoyo de la mayoría absoluta, necesaria por el carácter orgánico de la ley. Salió con 177 votos a favor, 148 en contra y 17 abstenciones.

La LOMLOE va camino de desarrollar una mayor descentralización y de situarse más la izquierda con un mayor control de la enseñanza concertada, que no se considera ya como garante del derecho a la educación. Otra medida controvertida de la ley es el apoyo de esta ley al modelo de inmersión lingüística en Cataluña, con la eliminación de la mención del castellano como lengua vehicular.

A las tres modalidades actuales de bachillerato, que son los de Humanidades y Ciencias Sociales, Ciencias –ahora se llamará Ciencias y Tecnología– y Artes, se sumará una cuarta, denominada General.

Los centros de enseñanza desarrollarán parte del currículo y podrán decidir “un porcentaje de los horarios escolares”, que deberán orientarse al trabajo de las competencias básicas.

La Ley Orgánica de Modificación de Ley Orgánica de Educación prevé que solo se pueda repetir una vez en primaria y dos como mucho en toda la enseñanza obligatoria, pero el título de bachillerato podrá obtenerse “excepcionalmente” con un suspenso si los profesores consideran que un alumno ha alcanzado los objetivos.

El Ministerio de Educación impulsará la compatibilidad de las aulas virtuales autonómicas. @mundiario