Lealtades y discrepancias, historias repetidas en el PSOE de Galicia

IMG-20170913-WA0001 [640x480]
Gonzalo Caballero entre sus leales. / FR

Hay hechos que se repiten: ya en el pasado, el profesor Seara, fundador de facto y primer secretario del PSOE de Galicia, acabó marchándose enfrentado a la dirección federal como ahora hace Pachi Vázquez

Lealtades y discrepancias, historias repetidas en el PSOE de Galicia

La airada salida del PSdeG-PSOE del que fuera uno de sus secretario generales, Pachi Vázquez, con una doble rociada de críticas, tanto a la dirección federal como  a la de la organización del partido en Galicia, coincide, aunque éste de modo más diplomático, con las críticas que otro ex dirigente de máximo nivel del partido, el ex alcalde de A Coruña Paco Vázquez, ha realizado a Pedro Sánchez y a su gobierno en el mismo sentido, sobre todo, el acuerdo con los independentistas que lo ha llevado a la Moncloa y en su tolerancia con éstos y los acuerdos con Podemos. Pero, aparte de que dos secretarios generales recientes coincidan, no deja de ser curioso recordar que, en su día, el que realmente organizó el PSOE en Galicia, al inicio de la transición, el prestigioso profesor de Derecho Internacional Público Modesto Seara, tampoco acabó bien con la dirección federal, entonces capitaneada por Felipe González.

La organización del PSOE en Galicia aparece agónico el franquismo, por lo que el partido no cuenta, salvo contadas excepciones, con palmarés en esa época en la resistencia contra el dictador ni está presente, ni en Vigo ni en Ferrol, en los acontecimientos de la lucha obrera al inicio de los años setenta. Por ello, el PSdeG ha de colocar la preposición en sus siglas, porque ya existía desde veinte años antes de su fundación el PSG (Partido Socialista de Galicia) que las ostentaba, si bien parte de este último acabará formando parte del PSOE, de modo reducido, pero significativo, por el nivel de las personas que se pasan. Este es otro aspecto interesante de la propia historia del actual socialismo gallego: las relaciones con el socialismo nacionalista y la confluencia final con parte del mismo.

La experiencia de Laura López Atrio

De los actuales miembros de la dirección del PSOE en Galicia –especialmente por su propia edad- destaca por su pasado de lucha contra el franquismo la secretaria de Formación de su máximo órgano, la profesora Laura López Atrio que, todavía vivo Franco, militó en el Movimiento de Maestros (cuya historia vale la pena referir otro día) y que a pecho descubierto y enorme eficacia desmontó una de las corporaciones netamente fascistas de aquel régimen, el SEM (Servicio Español del Magisterio) que encuadraba obligatoriamente a todos los maestros nacionales de aquel tiempo, con los efectos de control y adoctrinamiento de la esencial función que realizaban.

Laura, fervorosa partidaria de Pedro Sánchez, es una de las piezas esenciales con las que cuenta el actual secretario general del PSdeG, Gonzalo Caballero. La personal simpatía y elevada formación del sobrino y opositor del alcalde de Vigo, profesor de la Universidad, lo ha convertido, sin duda, en un referente para muchos, necesario al fortalecimiento del socialismo gallego actual. En este sentido, apunta precisamente su deseo de extender entre la militancia una formación rigurosa en el conocimiento no sólo de la doctrina en que se basa el PSOE, sino en las posiciones que este mantiene ante los problemas sociales más sensibles, labor ésta que ha encomendado a su fidelísima Laura López Atrio, inexorable crítica contra toda crítica a Sánchez o a Caballero, que no la admite ni siquiera cuando se formula desde la visión de quienes ya eran socialistas cuando todavía el PSOE no apareciera por aquí, y pudieran discrepar de la línea oficial.

Jorge y Laura [640x480]

Jorge Parada y Laura López Atrio, dos piezas esenciales de Caballero.

Frente al moderado discurso de Caballero, llama la atención por ello el verbalismo de izquierda de salón de algunos actuales militantes del PSOE en Galicia, para quienes todos los que critiquen a su partido son –somos- unos fachas.

Una ocasión perdida

Xosé Manuel Beiras fundó en 1963 en Partido Socialista Galego (muy relacionado con el Movimiento Socialista de Cataluña, de Joan Reventós), con el que confluye en 1975 el Movimiento Socialista Galego, de Álvarez Gándara y Francisco González Amadiós, “Panchulo”, los de Vigo. Felipe González viene a Galicia por primera vez en 1974 y poco después aparece en escena el prestigioso profesor Modesto Vázquez, quien regresa de América, y que va a ser el primer secretario general de la organización del PSOE en Galicia. En cuanto al PSG histórico se escindirá en tres direcciones: unos acaban en el Bloque, otros en Esquerda Galega, y uno de sus primeros miembros, Xosé Luis Rodríguez Pardo, en el PSOE de Galicia, del que será secretario general más tarde.

Hasta que aparece Seara, no existe organización alguna de este partido, pero sí muy respetables personas conocidas que se vinculan con el mismo, y que apenas llegan a la docena. El propio profesor Seara, injustamente olvidado en el propio partido que de facto crea en Galicia, solía decir: “Eramos cuatro gatos que cabíamos en un coche”. La nómina de aquellos históricos es harto reducida: Constantino Cacheiro, Salvador Fernández Moreda, Francisco Osorno, Ramón Couto, Manuel Martín, José Manuel Posse Mesura, Luis Miguel Fernández, Piri, Gustavo Gómez y García Sinde. En Vigo conocíamos a Francisco López Peña, Manuel Espárrago Patiño e Indalecio Tizón covelo, y a los ugetistas Lepoldo García Ortega y Jovito.

Seara no era felipista, su línea coincidía con la del socialismo histórico de Llopis, derrotada en Suresnes y Touluse, pero a pesar de ello acepta organizar el partido que ahora llamamos PSdeG-PSOE. Pero este socialista histórico acabará enfrentándose al felipismo y fundando un partido nuevo, el Pasoc (Partido de Acción Socialista), junto a Alonso Puerta, Julián Lara y Ángel Albarracín.

En las primeras elecciones democráticas, el cabeza de lista por Pontevedra del PSOE, profesor Francisco Bustelo, intenta, con una gran generosidad, que el PSG se integre en su partido, y ofrece incluso dejar que el primer puesto al abogado Alfonso Álvarez Gándara. Un sector del PSG de Vigo ve con buenos ojos esa integración, pero el grupo de Santiago los “acusa de españoleiros” en una agitada asamblea celebrada en Lugo. Paradojas de la historia, alguno de los más caracterizados opositores del grupo de Santiago acabará siendo destacado miembro del PSOE y diputado de este partido, tras haberse opuesto anteriormente a esa integración. En cuanto a los de Vigo, Francisco González Amadiós, antiguo miembro del MSG, será uno de los futuros diputados del PSOE. Lo cierto es que se perdió entonces la oportunidad de construir un gran partido parecido al PSC de Cataluña.

La llegada del PSP

En la historia del PSOE de Galicia tuvo un efecto altamente positivo, por la calidad de los hombres que incorporó, la integración del PSP de Tierno, acontecida en mayo de 1978. Entre esas aportaciones destacan la de Jorge Parada, hoy una de las cabezas visibles de izquierda socialista en Galicia, y responsable del área de ética del socialismo gallego. Decididamente republicano, no creo que Parada esté de acuerdo con muchas de las políticas de la actual dirección federal del partido. Su compañero Jesús Bahillo será uno de los mejores diputados con que cuente el PSOE en mucho tiempo.

Desde que Modesto Seara lo funda, todos los secretarios generales del PSdeG han sido hombres y su personalidad y entorno de lo más variado:  José Luis Rodríguez Pardo, Antonio Rodríguez, Antolín Sánchez Presedo, Francisco Vázquez, Emilio Pérez Touriño, Pachi Vázquez, José Ramón Besteiro y Gonzalo Caballero. Llama la atención que, pese a la fuerte presencia feminista y mujeres preparadas en la dirección del partido, ni ha transcendido críticas a esta situación ni se sabe nunca se haya postulado una mujer para la secretaría general.

S07D8044 [640x480]

Buenas relaciones de ayer entre Caballero y Vázquez

La airada salida

El bronco abandono del PSOE de Galicia por parte de quien fuera su secretario general, Pachi Vázquez, no deja de ser sorprendente, no tanto por las razones esgrimidas, sino por el propio tono crecientemente agrio y crítico en forma y fondo de sus sucesivas manifestaciones, como por las acusaciones contra la dirección federal y la regional. En sus mensajes utilizó expresiones como “veto, traición o engaño”, además de subrayar lo alejado que se siente de Pedro Sánchez, al tiempo que ha pedido que los de su línea dejen de ser perseguidos, en tanto que sus más cercanos compañeros han acusado a “déspotas sin talento de querer secuestrar el partido” a quienes ahora lo dirigen en Galicia. Pero, pese a este lenguaje no se ha explicitado la causa final de esta estrepitosa salida.

Lo cierto es que el secretario general de los socialistas gallegos ha dado una respuesta moderada a las graves acusaciones que contra él mismo ha vertido su antiguo compañero, remitiéndose a los propios procesos democráticos que lo llevaron tanto a él como a Sánchez a los puestos que ocupan. Cuesta trabajo creer que Caballero ejerciera esa persecución obsesiva de la que se le acusa. Si bien, a mi entender, cuenta con mejores mimbres para defender su gestión, más difícil lo tiene para aplicar el mismo trato al presidente del Gobierno de quien es fidelísimo postulante, y contra el que había disparado previamente Paco Vázquez y cuyas acciones, especialmente en el caso catalán, tanto inquieta por sus efectos (ya consumados en Andalucía) a otros dirigentes regionales del PSOE.

Pachi Vázquez expresa el mismo temor que otros de sus destacados ahora ex compañeros de que en Galicia pudiera producirse el mismo efecto que la gestión de Sánchez ha reflejado en Andalucía, como consecuencia de la entente de Sánchez con Podemos y la tolerancia con el nacionalismo catalán. Es un punto de vista que no todos comparten. Pero para cualquier observador imparcial, no se puede negar que Gonzalo Caballero goza de simpatías dentro y fuera de su partido, y no sólo de sus más leales y que este asunto ha mostrado templanza y moderanción. Está en sintonía con Sánchez y si esto tiene costo ya se verá. @mundiario

Lealtades y discrepancias, historias repetidas en el PSOE de Galicia
Comentarios