A Laschet le llueven las críticas y Scholt recibe flores

Olaf Scholz. / Infobae
Olaf Scholz. / Infobae
Puede tener sentido que sean los tres partidos que han salido reforzados de la elección –socialdemócratas, verdes y liberales– los que intenten ponerse de acuerdo, sugiere El País.
A Laschet le llueven las críticas y Scholt recibe flores

Tras las elecciones de este 26 de septiembre en Alemania, el líder de la CDU Armin Laschet se aferra al intento de negociar un Gobierno, pero mientras ya arrecian las críticas en su partido. En cambio, el socialdemócrata Olaf Scholz recibe ramos de flores y asegura que espera formar un gobierno de coalición antes de Navidad, se supone que bajo la presión del democristiano Laschet, que defiende que nadie tiene un mandato claro y que buscará el acuerdo con verdes y liberales.

Armin Laschet tal vez acierta más cuando dice que “toda Europa está pendiente de lo que pase en Alemania”. Por ese lado, y después de Angela Merkel, las cosas han cambiado poco: el resto de europeos saben que buena parte del futuro depende de las decisiones que tomen los partidos alemanes en las próximas semanas o meses.

"Otro canciller, la misma Alemania", titula su editorial el diario El País, en cuya opinión, en ausencia de una figura como Angela Merkel, los votantes alemanes han apuntalado el centro político y la vocación pactista. Lo cierto es que el día después de Angela Merkel deja a Alemania sin un sucesor claro y la impresión de que una gran mayoría de los alemanes se articula alrededor del mismo centro político que supo encarnar la canciller, si bien fragmentado en cuatro rostros en vez de uno. Ahora, puede tener sentido que sean los tres partidos que han salido reforzados de la elección –socialdemócratas, verdes y liberales– los que intenten ponerse de acuerdo.

La prensa alemana también especula con las opciones de los dos grandes partidos para alcanzar un acuerdo de gobierno. Está claro que los socialdemócratas del SPD se han convertido en la fuerza más poderosa en las elecciones federales con un 25,7% de los votos, por encima de la CDU, que cae hasta el 24,1%. Pero no está tan claro qué coalición gobernará Alemania en el futuro. Aunque una gran coalición entre el SPD y la CDU es matemáticamente posible, parece políticamente improbable, tal y como se explica en varios medios de comunicación germanos. Tanto Olaf Scholz del SPD como Armin Laschet por la Unión quieren intentar formar un gobierno.

La socialdemocracia alemana comienza un cierto renacer después de tres lustros de decadencia

Del 26-S alemán emerge como modesto vencedor el partido socialista (SPD), con el actual ministro de Finanzas, Olaf Scholz, como candidato a canciller. La socialdemocracia comienza así un cierto renacer después de tres lustros de decadencia, con un 25,7% de los votos.

En cambio, poco o nada tiene que celebrar la democracia cristiana de la CDU, que no ha sabido dar continuidad al liderazgo de Angela Merkel con Armin Laschet como candidato y ha obtenido el peor resultado de su historia (24,1%). Se abren ahora semanas, quizá meses teniendo en cuenta los precedentes, de incertidumbre en las que el canciller lo decidirán dos partidos bisagra: Los Verdes y los liberaldemócratas (FDP). Por su parte, los poscomunistas de Die Linke viven una debacle y quedaron al borde de salir del Parlamento alemán. El partido izquierdista cayó por debajo del 5% pero logró mantenerse en el Bundestag gracias a obtener tres mandatos directos.

La victoria de Olaf Scholz revive a la socialdemocracia europea, resume el diario de Prisa, que augura que el futuro Ejecutivo alemán que nazca de las negociaciones tendrá que enfrentarse a medidas de calado, como la reforma de las reglas fiscales o la posición de la UE frente a China. @mundiario

A Laschet le llueven las críticas y Scholt recibe flores
Comentarios