Buscar

MUNDIARIO

Una prueba nuclear que genera grandes incertidumbres a la Casa Blanca

Corea del Norte empuja lentamente al presidente Donald Trump más cerca de una opción militar al lanzar el misil más potente del régimen hasta el momento. 

Una prueba nuclear que genera grandes incertidumbres a la Casa Blanca
Kim Jong Un y Donald Trump. / lobelog.com
Kim Jong Un y Donald Trump. / lobelog.com

Está claro que el lanzamiento más reciente de un misil intercontinental que despegó de Sain Ni en Corea del Norte y que según el secretario de Defensa James Mattis, fue más potente "que cualquier disparo anterior", representa una grave escalada de la crisis.Para empezar, la prueba demostró la capacidad teórica de Pyongyang de alcanzar objetivos tan lejanos como la misma Washington.

Con eso en mente, la persistencia del régimen de Kim Jong Un está llevando al presidente Donald Trump a enfrentarse con un dilema colosal: si la diplomacia sigue fracasando, podría requerir una de las decisiones más trascendentales de acción militar tomadas por un presidente desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Lo último implicaría contemplar una acción militar para desmantelar una ofensiva norcoreana que aún está en su fase de prueba. 

Estratégicamente, la prueba de misiles del pasado martes deja a la administración Trump enfrentada con incertidumbres difíciles de manejar. Por ejemplo, el hecho de saber si el envío nocturno de un misil a corto plazo podría haber sido calculado para mostrarle a los Estados Unidos que las fuerzas de Corea del Norte podrían burlar cualquier intento estadounidense de derribar un misil nuclear en la plataforma de lanzamiento.

Como todo apunta a que así fue, el lanzamiento frustra varias interpretaciones esperanzadoras de la reciente pausa en las pruebas de misiles de Pyongyang, incluida la sugerencia del propio Kim Jong de que estaba listo para negociar con los Estados Unidos. El último lanzamiento también contradice los argumentos que aseguraban que las duras palabras de Trump habrían persuadido a Corea del Norte.

Y lo más importante de todo es cuan claro queda que varias de las más sonadas iniciativas estadounidenses e internacionales están teniendo poco impacto, incluida la nueva inclusión de Corea del Norte a una lista de estados patrocinadores de terrorismo, así como las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU en septiembre pasado. 

El último desafío de Corea del Norte también compromete las esperanzas de que la gira de Trump por Asia, que fue aclamada como un asombroso éxito por la Casa Blanca, haya hecho algo verdaderamente efectivo para distender un enfrentamiento que al paso que vamos, solo puede acabar mal. @mundiario