Buscar

MUNDIARIO

La Justicia brasileña vuelve a complicar la situación legal de Lula da Silva

El expresidente brasileño presentó una apelación por el caso Atibaia. Sin embargo, los magistrados rechazaron dicho recurso y ampliaron su condena a 17 años por corrupción y lavado de dinero. 
La Justicia brasileña vuelve a complicar la situación legal de Lula da Silva
Luiz Inácio Lula da Silva, expresidente de Brasil. / Diario Uno
Luiz Inácio Lula da Silva, expresidente de Brasil. / Diario Uno

Firma

Rodrigo Chillitupa Tantas

Rodrigo Chillitupa Tantas

El autor, RODRIGO CHILLITUPA TANTAS, escribe en MUNDIARIO. Es periodista peruano de la Universidad Jaime Bausate y Meza. Trabajó como redactor en los periódicos Todo Sport, Nuevo Sol y el Grupo La República. Fue corresponsal en Lima de Segundo Enfoque de Argentina. Actualmente colabora con la revista CARETAS. @mundiario

La situación legal de Luiz Inacio Lula da Silva vuelve a complicarse en Brasil. Una corte del país amazónico rechazó una apelación presentada por la defensa legal del expresidente contra el caso Atibaia. Los magistrados elevaron su condena por corrupción y lavado de dinero de 12 años y 11 meses a 17 años de prisión. 

De acuerdo a la prensa brasileña, el fallo judicial confirma la tesis de que Lula da Silva se habría beneficiado de varias reformas en una finca en Atibaia, Sao Paulo, presuntamente pagadas por las cuestionadas empresas constructoras Odebrecht y OAS, quienes habrían tenido a cambio contratos con la petrolera estatal Petrobras. 

El fallo proferido en segunda instancia no afectará la situación inmediata del líder del Partido de los Trabajadores, quien recuperó la libertad el 8 de noviembre. Lula había cumplido un año y siete meses de prisión en Curitiba por otro proceso por corrupción, beneficiado por un fallo de la Corte que determinó que un reo sólo puede ser condenado una vez que se agoten todas las instancias de apelación.

El político de 74 años, líder del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) que gobernó Brasil entre 2003 y 2016, ha negado haber cometido algún tipo de delito, y dice ser víctima de persecución política por parte de la justicia y del gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro, a quien lo ha desafiado públicamente con una nueva estrategia para reagrupar a la izquierda brasileña. 

“Voy a vencer en cada proceso contra mí desenmascarando sus mentiras. Mi inocencia está probada. Ellos no tienen pruebas, tienen una tesis: Lula no puede permanecer libre”, tuiteó el ex presidente mientras el primero de los jueces emitía su voto. @mundiario