La derecha desesperada

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno. / @PSOE
Pedro Sánchez, candidato del PSOE. / @PSOE

Nos mantienen en un estado de acoso continuo. Dios nos coja confesados, porque el odio y la locura que habitan en su mirada será trasladada a toda la sociedad. A mí me da miedo de verdad. Terror.

La derecha desesperada

Mordiscos, patadas, escupitajos... Parecen niños mal educados en el patio de un colegio. El bocadillo lo trajo elPP y los otros dos matones de clase se lo quieren quitar. ¿Pero qué bocadillo? Todos luchan por liderar la oposición a Pedro Sánchez. Y sí, no es un despiste, el bocata es de mortadela. Nada de jamón presidencial. Los del tercio derecho de las gloriosas Españas andan por la campaña electoral como verdaderos perdedores. Nadie quiere ganar, solo quieren perder para ganar sumando derrotas. No se atreven ni a soñar con una victoria por sí mismos. De jugadas miserables de perdedores sindicados sé algo, por desgracia. 

​De los tres Rivera es el único con madera de ganador. Casado sabe toda España que es un perdedor que hace de saco muerto para recibir todas los golpes que Aznar le está dando al PP. Josemari maniobra con su bocazas licenciado en derecho para que las bases sociológicas peperianas más radicales se pasen al partido fascista. Es una buena táctica de radicalización de la sociedad. Acorta los tiempos y simplifica el trasvase. Tiene prisa.

Al tercer elemento ni lo nombro. Ni es nadie ahora ni será nadie mañana. Llegado el momento será sustituido. ¿A que no somos capaces de imaginar quién está esperando para hacerse con el poder? Pues ese elemento será el próximo y quizá último Presidente que conozcamos algunos. Dios nos coja confesados, porque el odio y la locura que habitan en su mirada será trasladada a toda la sociedad. A mí me da miedo de verdad. Terror. 

​El plan está trazado y falta muy poco para que conozcamos el resultado. Un puñado de votos llegan para que el fiel de la balanza se incline hacia un lado o se vaya al carajo. La trascendencia de los resultados supera lo que somos capaces de imaginar. Ganar estas elecciones es para la derecha un mero paso intermedio para ganar las segundas, que ya serán en un ambiente perfectamente controlado como el conseguido por Viktor Orban en Hungría. Allí ya no se mueve nadie sin permiso del  szeretett diktátor.  Las urnas dicen en alto lo que Viktorinsinúa en bajito. Nada tienen de extraño sus mayorías absolutas. Franco también ganaba todas las elecciones. Porque, ¿recordamos que Franco hacía elecciones? 

​Estas cosas que cuento pueden ser solo eso, cuentos que uno escucha aquí y allá. Imaginaciones paranoicas. O puede que las evidencias evidencien lo evidente: En este país algunos grupos mafiosos están jugando muy fuerte para hacerse con el poder. Quizá no para los próximos cuatro años, quizá para más tiempo...

​Por si acaso, aviso a navegantes, mejor nos irá a los demócratas acudir a votar por cualquier opción que sepamos seguro que ni quiere romper España, ni escindirla, ni quedarse con ella para saquearla a gusto. Nunca en la historia de la democracia las urnas pudieronhacer tanto por los españoles. Salvarnos no siempre es cosa de los poderes políticos. En esta ocasión depende de nosotros. @mundiario

La derecha desesperada