Kosovo cierra dos pasos fronterizos en medio de nuevas tensiones con Serbia

Aleksandar Vucic, presidente de Serbia. / @PoliticalRoom
Aleksandar Vucic, presidente de Serbia. / @PoliticalRoom

La prohibición de Pristina a portar documentación serbia en su territorio ha provocado el bloqueo de carreteras por parte de la población serbokosovar al norte del país.

Kosovo cierra dos pasos fronterizos en medio de nuevas tensiones con Serbia

Las nuevas tensiones generadas en la frontera entre Kosovo y Serbia, debido a las nuevas medidas de circulación anunciadas por el Gobierno kosovar y que causaron el descontento de la minoría serbia en el norte del país, han logrado que la entrada en vigor de estas normas fronterizas sea aplazada al menos durante un mes más.

Los serbios étnicos que habitan en la región norte de Kosovo, una mayoría en la zona, bloquearon las carreteras que conducen hasta la frontera con Serbia, después de que el Gobierno de esta nación que proclamó unilateralmente su independencia en 2008 anunciara que a partir del lunes no aceptaría la documentación serbia en ese país y que las personas que la porten deberán reemplazarla con la que expiden las instituciones kosovares.

Las tensiones escalaron rápidamente, ocasionando que la policía kosovar tuviera que cerrar dos pasos fronterizos (Jarinje y Brnjak), que conducen desde la ciudad norteña de Mitrovica hasta Serbia. Pristina había dicho que las personas que ingresaran a su territorio con documentos de identidad serbios tendrán que sustituirlos con un permiso especial de 90 días de estancia en el país.

Lo mismo ocurrió con las matrículas de los coches. Pristina ordenó que todas las placas serbias de los vehículos debían ser cambiadas en un plazo de dos meses por una expedida por Kosovo. Estas normativas son un recuerdo de las medidas de septiembre del año pasado, en la que las autoridades kosovares prohibieron la circulación de vehículos con documentación serbia y generó reacciones parecidas.

Escalan las tensiones entre Pristina y Belgrado

En septiembre del año pasado la comunidad serbokosovar que es mayoría en el norte del país creó barricadas y obstruyó el paso. Como respuesta a las manifestaciones, Pristina desplegó a las fuerzas especiales, con blindados y armas automáticas. Serbia respondió reforzando la presencia militar en la frontera. Una escena similar se ha repetido este domingo, aunque no se han reportado heridos.

El Gobierno serbio asegura que Pristina trata de expulsar a los serbokosovares del norte del país, y que también busca desestabilizar la normalización de las relaciones auspiciadas por la Unión Europea (UE) y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), quien ya había informado estar al tanto de la situación y que monitorearía su desarrollo.

El presidente serbio, Aleksandar Vuvic, ha acusado el domingo al primer ministro de Kosovo, Albin Kurti, de tratar de “imponer a los serbios del norte de Kosovo medidas a las que no tiene derecho”. También aseguró que las nuevas normativas de circulación infringían los acuerdos que han sido logrados hasta ahora por el diálogo, y reclamó la ayuda de Occidente “para que se preserve la paz y la seguridad”.

La escalada de tensiones entre ambas autoridades es una página más en el grueso libro de las complicadas relaciones entre ambas naciones. Kosovo declaró unilateralmente su independencia de Serbia en 2008, un hecho apoyado por EE UU y buena parte de los Veintisiete, en la que no figura España. De hecho, el presidente Pedro Sánchez reclamó el viernes, en medio de su viaje a Belgrado bajo el inicio de su gira por los Balcanes Occidentales, que respaldaría a Serbia en su contencioso con Kosovo. @mundiario

Kosovo cierra dos pasos fronterizos en medio de nuevas tensiones con Serbia
Comentarios