La Justicia belga aplaza la decisión de la extradición de Carles Puigdemont

Los abogados defensores de Puigdemont y sus exconsellers en Bélgica. / Twitter-Antena 3
Los abogados defensores de Puigdemont y sus exconsellers en Bélgica. / Twitter-Antena 3

El juez que lleva el caso ha eliminado la acusación de prevaricación. La última palabra podría ser dicha hasta después de las elecciones del 21 de diciembre.

La Justicia belga aplaza la decisión de la extradición de Carles Puigdemont

Carles Puigdemont y los cuatro exconselleres atrincherados con él en Bélgica se presentaron este viernes en un juzgado de Bruselas para comparecer en el proceso que debate su posible extradición a España. El juez encargado de tomarles declaración, no obstante, ha decidido darse un largo tiempo para analizar el caso y les ha citao a todos para el 4 de diciembre para presentar sus respectivas alegaciones. La Fiscalía de Bruselas ha pedido que los cinco sean enviados de vuelta a España según la petición de la Audiencia Nacional, aunque, de acuerdo a los abogados defensores, ha desestimado el delito de prevaricación, que es uno de los cinco incluidos en la solicitud del tribunal español.

Esto no hace sino entorpecer y ralentizar el proceso iniciado con una euroorden, la cual teóricamente agiliza los trámites de este proceso en los países de la Unión Europea. Desde la próxima presentación el juez debería tardar un máximo de 10 días en dar su veredicto, el cual llegará justo en plena campaña electoral del 21-D en Cataluña. No obstante, los recursos que presentarán sus abogados podrían dilatarlo todo todavía más, por lo que la última palabra de todo esto podría llegar una vez se hayan celebrado los comicios comunitarios.

El expresidente y sus exconselleres estaban citados para este viernes como parte de una audiencia celebrada en la Cámara del Consejo, un tribunal de primera instancia de la capital belga, a puerta cerrada. La audiencia transcurrió en absoluta discreción, pues incluso su entrada al Palacio de Justicia de Bélgica estuvo libre de medios de comunicación. Eso sí, esa suerte de cónclave duró algo más de una hora y todo fue calificado como "sereno", en palabras de los abogados Paul Bekaert y Christophe Marchand.

De momento, los cinco han logrado que se les levante el delito de prevaricación, que era uno de los cinco de los que se les acusa desde España (rebelión, sedición, malversación y prevaricación son los restantes. Los jueces belgas consideran que los hechos comprobados por la audiencia no tienen relación con el delito acusado, explican Bekaet y Marchand.

El argumento de la defensa

Bekart y Marchand han asegurado que Puigdemont y sus exconsellers podrían sufrir la vulneración de sus derechos fundamentales si son llevados de vuelta a España, algo un tanto salido de tono en un país de la UE. "

No obstante, esta euroorden cuenta con un vacío legal que podría servir al juez para denegar la extradición. Y es que el marco europeo que la viste de legalidad estima que uno d elos motivos opciones de rechazo es cuando el delito no está incluido en la lista de los 32 que fuerzan a una entrega prácticamente insalvable. Ese es el caso de sedición y rebelión, que en Bélgica se entienden de otra forma, aunque parece que los fiscales han salvado ese obstáculo y sí han encontrado similitudes suficientes. Si al final el juez detecta que el delito no tiene un equivalente en su país, deberá denegar la orden sí o sí. @mundiario

La Justicia belga aplaza la decisión de la extradición de Carles Puigdemont
Comentarios