Buscar

MUNDIARIO

La jueza del 8-M desestima archivar la causa y mantiene su investigación

José Manuel Franco tendrá que declarar como investigado por un delito de prevaricación administrativa al no prohibir manifestaciones multitudinarias días antes de que se decretase el estado de alarma.
La jueza del 8-M desestima archivar la causa y mantiene su investigación
Marcha del 8-M. / Pixabay
Marcha del 8-M. / Pixabay

Maira Perozo

Periodista.

En menos de 24 horas la magistrada Carmen Rodríguez-Medel, que instruye el caso del 8M, ha respondido a la solicitud de archivar la causa contra el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, tal como le habían reclamado la Fiscalía y la Abogacía del Estado.

En ese sentido, la magistrada, en un auto de 17 páginas, ha desestimado sus alegatos. En esta causa Franco es acusado de un presunto delito de prevaricación por no impedir las manifestaciones celebradas en la región durante la fase de expansión del coronavirus, entre ellas, la marcha feminista del 8 de marzo.


También te puede interesar

El Fiscal pide archivar el caso 8-M contra el delegado del Gobierno en Madrid


La jurista ha rechazado la alegación de nulidad de las actuaciones, la paralización de las mismas y la indefensión del delegado del Gobierno en Madrid. En resumen, precisa que el estado de alarma "no ha objetado" la tramitación ordinaria del procedimiento y concluye que "no puede prosperar la alegación de que todo es nulo porque la jurisdicción penal estaba paralizada".

Por su parte, la Fiscalía y la Abogacía del Estado habían alegado que la jueza había iniciado la investigación cuando los plazos judiciales estaban suspendidos por parte del Gobierno. No obstante, la jueza argumenta que eso no implica que haya que paralizar la tramitación de las causas, simplemente impide poner fecha tope en los plazos de presentación de recursos. "En definitiva, no ordena la paralización de la jurisdicción penal", sostiene.

La jueza también rechaza la acusación de que no ha dado trámite a los recursos de Abogacía y Fiscalía y sugiere que las dilaciones se han provocado porque esas partes se han acogido a la posibilidad de alargar los plazos que les brindaba el estado de alarma y su derivada en los tiempos judiciales. Si no se ha pronunciado sobre los recursos, dice Rodríguez-Medel, es porque no había concluido el plazo. Asimismo, en el auto se argumenta que, aunque con limitaciones por los turnos rotatorios de los integrantes de la oficina judicial, el Juzgado de Instrucción nº 51 que ella dirige ha seguido tramitando todas las causas de su competencia. @mundiario