El juez dispone que cinco presos del procés regresen a la prisión

Un mazo de la justicia. / Pixabay
Un mazo de la justicia. / Pixabay

A partir de la entrada en vigencia de esta medida judicial, los políticos independentistas vuelven a dormir a la cárcel y no podrán permanecer en su casa los fines de semana.

El juez dispone que cinco presos del procés regresen a la prisión

La juez María Jesús Arnau, titular del Juzgado de Vigilancia número 5 de Cataluña ordenó la suspensión de la semilibertad al exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, los exconsellers Raül Romeva y Joaquim Forn, así como el exlíder de la ANC Jordi Sànchez y el de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart.

A partir de la entrada en vigencia de esta medida judicial, los políticos independentistas vuelven a dormir a la cárcel y no podrán permanecer en su casa los fines de semana.


Quizá te pueda interesar

WhatsApp certifica el espionaje al móvil de Roger Torrent


De momento, el juzgado otorga tres días a los presos para recurrir el escrito del ministerio público, que aún no se ha opuesto formalmente al tercer grado de Bassa, Rull y Turull. Mientras tanto, el tribunal de Vigilancia Penitenciaria que le corresponde a Carme Forcadell no se ha pronunciado aún sobre el caso de la expresidenta del Parlament, cuyo tercer grado sí ha sido recurrido por la Fiscalía.

Igualmente, en todos los casos, el ministerio público afirma que la concesión del tercer grado a los presos busca “no tanto la rehabilitación”, sino “única y exclusivamente alterar la decisión condenatoria de la sentencia y su efectivo cumplimiento”.

El ministerio público entiende que todos los líderes del procés son personas integradas en la sociedad, que ya lo estaban antes. Pero argumenta que la finalidad de la pena impuesta debe tener también un “carácter retributivo” que “descansa, por un lado, en la culpabilidad, y por otro, en la experimentación como algo merecido por el penado y por la sociedad, así como la prevención especial y general”.

En octubre del año pasado el Supremo decidió penas de entre 9 y 13 años de cárcel a los nueve dirigentes independentistas catalanes condenados por sedición.

En ese momento, el alto tribunal descartó el delito de rebelión, el más grave de cuantos pedía la Fiscalía. El Supremo consideró probado que durante el otoño de 2017 se registraron en Cataluña “indiscutibles episodios de violencia” pero creyó que estos no bastaban para condenar a los líderes independentistas por rebelión.

Las juntas de tratamiento de las cárceles donde se encuentran los presos acordaron el pasado 14 de julio aplicarles la modalidad de régimen abierto. De esta manera, a día de hoy, los políticos condenados duermen cuatro días en prisión y pasan la noche tres días por semana en casa. Según la normativa, en el tiempo fuera de la cárcel, los internos en tercer grado pueden trabajar y tener una participación plena y responsable en la vida familiar. @mundiario

El juez dispone que cinco presos del procés regresen a la prisión
Comentarios