Buscar

MUNDIARIO

El Reino Unido y la UE no avanzan en las negociaciones para definir el Brexit

En Downing Street avisan de que no hay la suficiente bases para retomar las conversaciones con Bruselas. Todo ocurre a dos meses que acabe el plazo para que definan su nuevo relación comercial. 
El Reino Unido y la UE no avanzan en las negociaciones para definir el Brexit
Boris Johnson, primer ministro británico. RR SS.
Boris Johnson, primer ministro británico. RR SS.

La relación política entre el Reino Unido y la Unión Europea se encuentra, por ahora, en un punto crítico. Y la consecuencia visible es que han paralizado sus negociaciones para definir cuál será su relación comercial tras la aprobación del Brexit. “El Reino Unido sigue creyendo que no hay base para reanudar las conversaciones a menos que haya un cambio fundamental de enfoque por parte de la UE”, señaló hoy un comunicado de Downing Street. “Esto significa un enfoque de la UE consistente con el intento de encontrar un acuerdo entre iguales soberanos y con la aceptación de que el avance debe venir tanto del lado de la UE como del Reino Unido”, apuntó.

Los jefes de las delegaciones negociadores de Londres y Bruselas son David Frost y Michel Barnier, respectivamente. Ambos han llevado este proceso que, sin duda, se ha vuelto muy complejo para las dos partes. El Reino Unido no desea hacer muchas concesiones y recibir prerrogativas en todos los sectores económicos, pues está en busca de flexibilidad fiscal, comercial y financiera con el objetivo de no perder su estatus en el continente. En tanto, la Unión Europea no quiere ceder a puntos como que las empresas británicas seguirán las mismas reglas de competencia que las europeas, una gobernanza robusta para el cumplimiento de los acuerdos y permitir el acceso de la flota comunitaria a las aguas británicas.

En las últimas horas, el primer ministro Boris Johnson ha dado un giro radical que pondría en peligro lo negociado con  la UE. "Se ha avanzado mucho en cuestiones como la seguridad social y la aviación, la cooperación nuclear, etc", dijo. A lo que agregó: "Por la razón que sea, está claro que después de 45 años de membresía del Reino Unido, el bloque comunitario «no está dispuesto, a menos que haya algún cambio fundamental de enfoque, a ofrecerle a este país los mismos términos que a Canadá". Así, Johnson lanzó su advertencia ante el futuro de la implementación del Brexit. "Llegué a la conclusión de que deberíamos prepararnos para el 1 de enero con acuerdos que se parezcan más a los de Australia, basados en principios simples de libre comercio mundial", zanjo.

La respuesta no tardó en llegar desde Bruselas. Michel Barnier tiene la intención de acudir la semana que viene a Londres a pesar de las declaraciones de Johnson. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, aviso ayer que los negociadores europeos viajarán a la capital británica como estaba previsto. "La UE sigue trabajando por un acuerdo, pero no a cualquier precio. Como estaba previsto, nuestro equipo negociador viajará a Londres la semana que viene para intensificar estas negociaciones", dijo. El viaje de Barnier apuntaría a evitar que en Londres patee el tablero y busque otra vía que le permita establecer una nueva relación comercial con Bruselas de aquí en adelante. @mundiario