Joe Biden rechaza la prohibición casi total del aborto en Texas

Joe Biden, declara en la TV. / Twitter
Joe Biden, declara en la TV. / Twitter
El presidente señala que la ley vulnera la Constitución estadounidense. Ha prometido que luchará por los derechos de las mujeres. 
Joe Biden rechaza la prohibición casi total del aborto en Texas

Un nuevo debate se ha instalado en Estados Unidos entorno al aborto. Este miércoles entró en vigor en Texas la legislación para impedir la interrupción del embarazo a partir de las seis semanas de gestación. Esto ha generado el rechazo de varios grupos que defienden los derechos de las mujeres y del propio presidente Joe Biden.

“La ley de Texas perjudicará significativamente el acceso de las mujeres a la salud, particularmente en las comunidades de color y pobres”, ha comentado el mandatario demócrata a través de un comunicado. La Casa Blanca ha mencionado que hay un espíritu de persecución de la norma, que se teme provoque una ola de denuncias en un Estado muy conservador. 

“De forma atroz, delega a los ciudadanos la responsabilidad de denunciar a quienes crean que han auxiliado a otra persona a abortar, lo que puede incluir familiares, trabajadores de salud, secretarias o empleados en las clínicas o extraños sin relación al individuo”, afirma el texto enviado desde Washington. 

A última hora del mismo miércoles, la Corte Suprema de Estados Unidos votó 5-4 a favor de no bloquear la ley, en un fallo en el que el magistrado que preside el Alto Tribunal, John Roberts, se posicionó del lado de los magistrados progresistas, pero fue insuficiente para revertir la decisión mayoritaria.


Quizá también te interese:

Joe Biden advierte de que no han acabado los ataques contra el ISIS-K

La Cámara de Representantes de EE UU aprueba el plan económico de Biden


¿EN QUÉ CONSISTE?

El gobernador de Texas, Greg Abbott, promulgó en mayo la denominada "Ley de los latidos del corazón", que le da a cualquier individuo el derecho de demandar a los médicos que practiquen un aborto después de las seis semanas, un periodo en el que muchas mujeres no saben que están embarazadas.

Según el Instituto Guttmacher,  a partir de ahora, las mujeres de Texas que deseen abortar después de las seis semanas de gestación deberán viajar a través de las fronteras estatales, un promedio de 400 km. La iniciativa autoriza "un derecho de acción civil privado", que permite a las personas demandar para hacer cumplir la ley incluso si ellos mismos no han sido perjudicados.

Ahora, cualquier estadounidense, de Texas o de cualquier otro lugar que viaje a ese estado, ahora puede reclamar hasta US$10.000 en daños en un tribunal civil contra los proveedores de abortos y los médicos, y posiblemente cualquier persona involucrada en el proceso.

POSICIONES

Texas Right to Life, la organización ultraconservadora más grande del Estado del sur, ha celebrado la aprobación de la norma y ha lanzado una página web que permite a cualquiera señalar de forma anónima a quien se cree ha estado vinculado con un aborto.

Planned Parenthood, la organización de derechos reproductivos más grande de Estados Unidos, ha dicho que aún no concluye la batalla legal por esta norma, que calificó de “ridícula”. Alexis McGill, la directora nacional de la organización, afirmó que sus clínicas en el Estado continuaban abiertas para “ayudar a los tejanos a navegar esta peligrosa ley”. 

Lo cierto es que la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), Planned Parenthood y el Centro de Derechos Reproductivos han emprendido una lucha legal para derribar la norma. De hecho, en Estados Unidos, las encuestas del Pew Research Center indican que casi 6 de cada 10  creen que el aborto debería ser legal en todos o en la mayoría de los casos. @mundiario

 

Joe Biden rechaza la prohibición casi total del aborto en Texas
Comentarios