Joe Biden en el aniversario del 6-E: “Trump no puede aceptar que perdió”

Asalto al Capitolio de EE UU. / Twitter
Asalto al Capitolio de EE UU. / Twitter

A un año del asalto al Capitolio de EE UU, el presidente Biden acusó a Donald Trump de importarle “más su ego herido que la democracia y la Constitución”.

Joe Biden en el aniversario del 6-E: “Trump no puede aceptar que perdió”

En el primer aniversario de la insurrección de simpatizantes de Trump en el Congreso estadounidense, el presidente Joe Biden acusó a su antecesor de haber sumido al país en la intensa división política en la que se encuentra.

Desde el Capitolio, el edificio que alberga ambas cámaras del poder legislativo estadounidense, Biden se dirigió a la nación. Acusó al expresidente de “tejer una red de mentiras” con sus protestas acerca del supuesto fraude de las elecciones presidenciales del 03 de noviembre de 2020.

El asalto fue un acontecimiento que tuvo lugar en la sede del Congreso, cuando simpatizantes del presidente saliente, Donald Trump, pretendieron violar los protocolos de seguridad y burlar a las autoridades entrando sin permiso, armados y causando daños en el edificio. El principal objetivo fue impedir el conteo de votos del Colegio Electoral, y frenar la proclamación de Biden como presidente.

Cinco personas muertas, varios heridos, al menos 71 sentenciados, más de 700 detenidos y un proceso judicial que avanza lento, son algunas de las consecuencias que dejó uno de los momentos más destacables de la historia norteamericana contemporánea. La vicepresidenta, Kamala Harris, especificó que “la democracia fue atacada y la Constitución enfrentó la más grande amenza”.

Durante el homenaje, los líderes del Ejecutivo coincidieron en que el asalto “marcó un antes y un después en la historia de América”, mientras que los miembros del partido republicano han denunciado que la bancada demócrata utiliza este capítulo como una “arma política” en su contra.

En su discurso, el mandatario declaró que “Trump no puede aceptar que ha perdido, debido a su ego herido”. Y es que, desde la celebración de aquellos comicios electorales, el líder republicano ha denunciado en reiteradas ocasiones, en circunstancias mediáticas y judiciales, “el robo del siglo”, aludiendo así a la pérdida de votos históricamente republicanos como Georgia, y en los que ganó Biden.

Lo cierto es que, tal y como reseña Efe, en sus intentos por demostrar su hipótesis, el expresidente Trump ha perdido 64 casos de la Justicia, y en el único que logró ganar fue derrotado en la corte de apelaciones. Trump tenía agendada una rueda de prensa este jueves, que al final canceló para “evitar provocaciones políticas” con los demócratas durante el homenaje al asalto.

EE UU dividido

A Trump se le realizó un juicio político en el que se jugaba el cargo, del cual resultó absuelto gracias al dominio de los republicanos del Senado. Logró finalizar su periodo sin enfrentar la destitución. Posterior a ceder el cargo, continúa siendo una fuerza influyente no sólo en la política estadounidense en calidad de exmandatario, sino como una voz a escuchar en el partido republicano.

Además, analistas políticos sugieren que, debido al nivel de influencia de Trump ente los republicanos, tendría una vía libre para postularse por esta agrupación a las próximas elecciones presidenciales en 2024, y así, conseguir la reelección.

Mientras tanto, EE UU se enfrenta a una fuerte sacudida social producida por el alza de los precios de los productos, entre tanto la inflación del país llega a su nivel más alto en los últimos 40 años, según explica el director del Instituto Marista de Opinión Pública de la Universidad Marista de Nueva York, Lee Miringoff.

En el último sondeo de percepción de la gestión de Joe Biden como presidente, publicado a finales de diciembre, la aprobación del actual inquilino de la Casa Blanca se desplomó al 41 %, cuando más de la mitad, el 55 % se muestra insatisfecho con la administración Biden.

“Hasta que tengamos un gobierno más eficaz, persistirá la ira, el descontento y las condiciones para que prosigan los llamamientos populistas, y nuestra democracia seguirá siendo vulnerable”, alegó William Howell, director del Centro para el Gobierno Efectivo de la Universidad de Chicago a la BBC.

Por su parte, durante el homenaje, la vicepresidenta Harris alentó a los legisladores aprobar dos proyectos de ley que, en principio, buscarían reconducir el control de las elecciones, transfiriéndolo desde los estados hacia Washington D.C. Ambas leyes están estancadas en el Congreso, debido al rechazo unánime de los republicanos y a dos escaños demócratas (Joe Manchin y Krysten Sinema) cuya obstrucción hace imposible que la reforma salga adelante.

Joe Biden en el aniversario del 6-E: “Trump no puede aceptar que perdió”
Comentarios