Jacinda Ardern anuncia su dimisión como primera ministra de Nueva Zelanda

Jacinda Ardern, primera ministra de Nueva Zelanda. / RR.SS.
Jacinda Ardern, primera ministra de Nueva Zelanda. / RR.SS.

La política de 42 años ha confesado estar muy agotada para presentarse a las nuevas elecciones generales tras seis años de Gobierno marcado por imprevistos como la pandemia.

Jacinda Ardern anuncia su dimisión como primera ministra de Nueva Zelanda

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, ha sorprendido este jueves tras anunciar que dimitirá como jefa de Gobierno, que dejará su cargo a principios de febrero y que habrá elecciones internas dentro del Partido Laborista para escoger al próximo líder del Ejecutivo, que tendrá que gobernar en funciones hasta la celebración de nuevas elecciones generales, en octubre de este año.

La política de 42 años ha explicado que sus casi seis “desafiantes” años en el cargo le han pasado factura, y que no encuentra energías para presentarse como cabeza de lista de su partido en unas próximas elecciones generales. Por ello ha detallado que su último día al frente del Ejecutivo neozelandés será el 7 de febrero, mientras que esta misma semana habrá una votación interna en el partido de centroizquierda para definir a su sucesor inmediato.

“Ya no tengo suficiente (gasolina) en el tanque”, dijo Ardern con voz trémula en la rueda de prensa convocada a primera hora. La primera ministra más joven que ha tenido Nueva Zelanda ha dicho que se había tomado un tiempo para considerar su futuro durante las vacaciones del verano austral. “Tenía la esperanza de encontrar lo que necesitaba para continuar durante ese período, pero desafortunadamente no lo he logrado. Estaría perjudicando a Nueva Zelanda si continuara”, ha dicho la primera ministra.

“Tener un papel tan privilegiado conlleva una responsabilidad, incluida la responsabilidad de saber cuándo eres la persona adecuada para liderar y también cuándo no”, ha justificado. “He dado todo de mí para ser primera ministra, pero también me ha costado mucho. No puedo ni debo hacer el trabajo a menos que tenga el depósito lleno más un poco de reserva para esos desafíos no planificados e inesperados que inevitablemente se presentan”, dijo Ardern en referencia a los últimos reveses como la pandemia por coronavirus.

Ardern confiesa sentirse agotada

Adern se convirtió en la jefa de Gobierno más joven del mundo cuando ganó las elecciones generales de 2017, a los 37 años. Desde entonces, ha liderado Nueva Zelanda a través de tiempos complicados marcados por la pandemia por covid-19, el terrorismo doméstico representado en un tiroteo por un supremacista blanco en la mezquita de Christchurch o la erupción de un volcán en White Island.

“Estos eventos... han sido agotadores debido al peso, su gran peso y su naturaleza. Nunca hubo un momento en el que se sintiera como si solo estuviéramos gobernando”, ha explicado Adern, para dejar en claro que no hay “escándalos secretos” detrás de su decisión personal de apartarse del cargo. “Soy humana. Damos todo lo que podemos durante el tiempo que podemos y luego es el momento. Y para mí, es el momento”.

Las elecciones generales de Nueva Zelanda están programadas para el 14 de octubre, pues se celebran cada tres años. La carismática política accedió al poder por primera vez en 2017, tras alcanzar un Gobierno de coalición con el Partido Verde y los nacionalistas de Nueva Zelanda Primero, pese a que la lista laborista no fue la más votada. Sin embargo, en las elecciones de 2020 Jacinda Ardern reeditó su Gobierno tras obtener una apabullante mayoría absoluta, aupada por su increíble popularidad derivada de su gestión de la pandemia.

La llegada de Ardern al poder puso fin a una serie de gobiernos conservadores, pero recientemente su popularidad ha alcanzado mínimos históricos, mientras que las encuestas comienzan a reflejar cierta ventaja al conservador Partido Nacional, principal partido de centroderecha de la oposición. Sin embargo, la primera ministra ha dejado claro en su comparecencia de prensa que considera que los laboristas conseguirán ganar las elecciones sin ella. “Son necesarios un nuevo par de hombros para los próximos desafíos”, aseguró. @mundiario

Comentarios