Buscar

MUNDIARIO

Iván Duque es el nuevo presidente de Colombia: ¿qué cambiará?

El nuevo presidente electo representa la llegada del movimiento uribista, el mismo que critica de forma constante los acuerdos que firmó la administración de Juan Manuel Santos con la exguerrilla de la FARC. Algunos cambios están por venir con una oposición liderada por un popular Gustavo Petro.

Iván Duque es el nuevo presidente de Colombia: ¿qué cambiará?
Iván Duque, presidente electo de Colombia. / RR SS.
Iván Duque, presidente electo de Colombia. / RR SS.

Natalia Souto

Colaboradora.

Iván Duque resultó electo como presidente de Colombia en una segunda vuelta muy reñida contra Gustavo Petro, que ahora forma una poderosa oposición el país latinoamericano. Antes de su victoria, Duque daba un discursó donde recordó que si bien respetaría los acuerdos que el gobierno de Juan Manuel Santos firmó con la exguerrilla de la FARC, su administración presentaría una serie de cambios. “Nosotros le hemos dicho a los colombianos que no vamos a hacer trizas los acuerdos, pero vamos a hacer modificaciones para que la paz brille”, detalló.

“Habrá correcciones para que las víctimas sean el centro del proceso para garantizar verdad, justicia y reparación”, señalo el nuevo presidente electo durante su campaña. Con esto, Duque –o el uribismo- concretan la su intención de cambiar los acuerdos originales por otros que estén hechos a su medida.

En su campaña presidencial reseñó que plantearía modificaciones para la Jurisdicción Especial para la Paz, el tribunal que juzga a los integrantes de la FARC que cometieron los crímenes más graves; y también declaró que modificaría las condiciones para que los exintegrantes de la guerrilla no participaran en la política.

 

“Si una persona está en el Congreso y le ratifican una condena por crímenes de lesa humanidad, debe dejar la curul y se debe nombrar quien lo sustituya”, declaró Duque poco antes de la segunda vuelta en un entrevista para el diario El Tiempo.

Recordemos que durante la firma de los acuerdos de la paz, muchas personas consideraron injusto que se les permitiría tantos beneficios a personas que pudieron violentar lo derechos humanos de cientos de colombianos durante años. Por esto, era considerado que los acuerdos no hacen justicias a las víctimas de la FARC.

Sin embargo, cuando fue declarado vencedor, duque no hizo ninguna referencia a estos dos polémicos puntos. Según los analistas, ahora como presidente Duque tiene un gran problema por delante: complacer a los radicales de su partido, sin molestar a gran parte del electorado que está centrando en otras problemáticas.

Durante su discurso, el político expresó que “hoy somos todos amigos de construir la paz y debe ser una paz que, ante todo, preserve ese deseo de permitirle a la base guerrillera su desmovilización efectiva”. Durante su comparecencia, no hizo ningún tipo de referencia hacía la cúpula radical de su partido.

Por su parte, Rodrigo Londoño, líder de las FARC, publicó un comunicado en el que habla de “su disposición a reunirse con el presidente electo, para exponer sus puntos de vista, sobre la implementación del Acuerdo de paz”.

 

Con las primeras palabras de ambos líderes, queda claro ambos están dispuestos a apostar por un diálogo para mantener el proceso pacífico y no establecer mayores polémicas. Sin embargo, ambos tendrán que encontrar un punto de inflexión para poder complacer a sus pares.

A parte del proceso de paz, Duque habló de otros puntos en el que haría ciertos cambios que seguramente habrá cierta polémica:

> Crisis de migrantes venezolanos: el país caribeño está presentado un crisis económica, política y social sin precedentes que les ha obligado a muchos venezolanos migrar a otros países de Latinoamérica, siendo Colombia una de sus principales opciones. El movimiento uribista es un férreo opositor al régimen de Nicolás Maduro y los cientos de miles de venezolanos esperan que sigan así e incluso, refuercen sus medidas contra el gobierno chavista-madurista. Sin embargo, preocupa que el presidente imponga cuotas contra los migrantes venezolanos, muchos de los cuales llegan sin prácticamente sin nada.

> Economía: mientras que Duque proponía potenciar la explotación de recursos, Petro hablaba de las energías renovables. El planteamiento del presidente electo gira en torno a la explotación de los recursos naturales de la economía donde prometió multiplicar la exploración de los hidrocarburos para incrementar las reservas.

> Narcotráfico: como el representante del movimiento uribista, se espera que Duque tenga una mano dura contra el narcotráfico potenciando a las fuerzas armadas y la policía para combatir al crimen armado. @mundiario