Israel cruzó la delgada línea roja y comienza una escalada bélica imprevisible

Tel Aviv busca desbordar la guerra en Siria para reposicionar a Occidente en su apoyo.
Tel Aviv busca desbordar la guerra en Siria para reposicionar a Occidente en su apoyo.

El 19 de enero Tel Aviv lanzó un ataque en Siria, asesinando a un general iraní y a seis miembros de Hezbollah, que hoy respondió: 15 soldados israelíes muertos.

Israel cruzó la delgada línea roja y comienza una escalada bélica imprevisible

El 19 de enero Tel Aviv lanzó un ataque en Siria, asesinando a un general iraní y a seis miembros de Hezbollah, que hoy respondió: 15 soldados israelíes muertos.

Un vehículo del ejército israelí (IDF) fue impactado por un proyectil antitanque en la región fronteriza con el Líbano, dejando un saldo de 15 efectivos muertos, luego de que Israel siguiera atacando posiciones de la artillería de las fuerzas armadas de Siria que pelean contra Jabhat al-Nusra (Al Qaeda) en la región del Golán. 

Mientras las conversaciones sobre el plan nuclear iraní parecen evolucionar y los diálogos entre Washington y Teherán, con avances y retrocesos, parecieran ser cada vez más fluidos, Israel aprovecha cualquier oportunidad para detonar esos puentes, apelando desde los asesinatos de científicos en territorios persas con operaciones del Mossad, con Netanyahu en París equiparando a los lunáticos responsables de los ataques terroristas con Irán, o directamente interviniendo militarmente en Siria y asesinando a un alto mando del ejército iraní.

No hay que olvidar que, si bien el ISIS y al Nusra recibe apoyo financiero, logístico y en armamentos por parte de Arabia, Catar, Kuwait, Turquía, Francia y Estados Unidos, reconocido tanto como por Fracois Hollande como la ex secretaria de Estado, Hillary Clinton, Israel es el único Estado que ataca abiertamente a las fuerzas oficiales de Siria, beneficiando a las organizaciones terroristas en el intento de derrocar a Bashar al-Assad.

En esos ataques, Israel atacó el 7 de diciembre de 2014 un depósito de armamento que Rusia entregó en el aeropuerto de Damasco , lo que desató un pedido de explicaciones por parte de Moscú. Luego prosiguió los ataques contra Hezbollah en Siria a lo que sumó el asesinato del general de la Guardia Revolucionaria iraní, Mohammad Ali Allahdadi

En otros términos, Israel realiza actos de guerra contra tres Estados, a los que no declaró la guerra, en un territorio soberano. Mientras Al-Assad, como jefe de Estado, se vale de Rusia, Irán y parte del Líbano (Hezbollah es una fuerza política con representación institucional); Tel Aviv actúa, objetivamente, en beneficio del ISIS, Al Nusra y los “rebeldes moderados” del Ejérico Libre Sirio, cuyos miembros, luego de ser entrenados en Jordania y Arabia en campamenos estadounidenses, “desertan” hacia los grupos takfiríes

Por su parte Irán se comunicó con el gobierno estadounidense, por los canales diplomáticos, para advertir que Israel debe esperar consecuencias por el asesinato de su general en Siria. Mientras la vocera del Departamento de Estado, Jen Psaki señaló que Estados Unidos condena toda amenaza, su par iraní afirmó que “les dijimos a Israel que deben esperar una retaliación, pero nosotros decidiremos cuándo, dónde, y con qué fuerza”. 

Hasta dónde puede derivar esta escalada, nadie lo puede saber. Pero Israel sabe hacia dónde lo quiere llevar. A casi cuatro años del estallido armado para derrocarlo (julio de 2011), Al-Assad fue estabilizando la situación y realiza lentos, pero avances al fin, y queda a la luz que resulta muy poco probable que puedan derrocarlo por la fuerza, sin la intervención directa de fuerzas extranjeras, algo que Israel cumple.

Tras cuatro meses de terribles combates, las defensas kurdas celebraron la total expulsión de Kobani del ISIS (aka Estado Islámico, Daesh), donde los fundamentalistas contaban con el libre paso por parte de Turquía. 

A los ojos Teherán, Israel traspasó todo tipo de límites. En los últimos años fueron asesinados al menos cuatro científicos en su propio territorio, en operaciones del Mossad. Esto no sólo lo dice el gobierno persa sino los periodistas israelíes Dan Raviv y Yossi Melman en su libro “Espías contra el Armagedón”.

Además, Israel desde hace años que amenaza con lanzar un ataque unilateral contra Irán, y el hecho de que Israel tenga en su poder un arsenal nuclear estimado en 200 ojivas, establece un desequilibrio total. Y ahora también Israel atacó un convoy para asesinar al general iraní Allahdadi.

¿Cómo reaccionaría Israel si Irán derriba un F16 israelí en Siria, o asesinara a un general de la IDF en el Golán?

Sin el mismo respaldo político, tras las constantes masacres en Gaza, con Europa reconociendo al Estado Palestino que recientemente ingresó a la Corte Penal Internacional, como miembro que además denunció a Netanyahu por crímenes de guerra contra la población civil, y Washington abriendo una pequeña puerta de diálogo con Teherán, el interrogante concreto es si lo que está buscando Israel con las constantes provocaciones no es precisamente obtener una respuesta contundente por parte de sus enemigos para volver a posicionar a Occidente detrás de sus intereses.
Pero la cantidad de países involucrados, las consecuencias pueden ir más allá de lo imaginable.

Por lo pronto, tras el ataque al blindado israelí, el ministro de Exteriores Avigdor Lieberman, afirmó que “debemos responder dura y desproporcionadamente”. Un nuevo paso hacia una guerra total.

Israel cruzó la delgada línea roja y comienza una escalada bélica imprevisible
Comentarios