Buscar

MUNDIARIO

Isabel Díaz Ayuso cumple con Vox y da su palabra de cumplir sus condiciones

La jefa del Partido Popular de Madrid se compromete ante la Asamblea de Madrid ante la falta de un contrato político con la extrema derecha.
Isabel Díaz Ayuso cumple con Vox y da su palabra de cumplir sus condiciones
Isabel Díaz Ayuso durante su intervención en la Asamblea de Madrid. / Twitter
Isabel Díaz Ayuso durante su intervención en la Asamblea de Madrid. / Twitter

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

El autor, HÉCTOR ANTONIO MORALES, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. @mundiario

La líder del Partido Popular de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, dio su palabra de cumplir al 100% los acuerdos programáticos que firmó con Cs y Vox para gobernar la capital. Díaz Ayuso cumplirá de esta forma con la condición innegociable que le propuso Rocío Monasterio, portavoz del partido ultraderechista, es decir, una declaración pública en la Asamblea de Madrid para que el pacto tripartito quedara registrada en el libro de sesiones ante la ausencia de documentos físicos oficiales entre las agrupaciones. Así las cosas, Vox será el alguacil del primer Gobierno de coalición en la historia de la comunidad.

"A Ciudadanos y Vox les digo que tanto un proyecto como el otro se van a cumplir", explicó Díaz Ayuso desde el atril de la Asamblea capitalina. "El documento de Vox lo asumo en su totalidad, y lo voy a cumplir, lo mismo que el acuerdo de 155 puntos con Cs", prosiguió tras haberse ensarzado en un pique con los representantes de los partidos de izquierda. "Es un reto apasionante tener el privilegio y el honor de presidir el primer Gobierno de coalición, asumiendo carteras y propuestas de manera cruzada, puesto que los consejeros de un partido tendrán que llevar a cabo medidas del otro, y viceversa".

El líder de Ciudadanos, Ignacio Aguado, aceptó que costó llegar a un acuerdo. "Vox presentó un documento con algunas de sus propuestas que no son incompatibles con nuestro pacto con el PP y que, por tanto, son perfectamente asumibles", señaló. "Eso es lo que nos ha traído aquí", cerró.

El 1 de agosto recién pasado, Monasterio enfiló un documento que tanto Díaz Ayuso como Aguado recibieron y dieron su visto bueno. Su propuesta rebajaba las exigencias con las que su partido se había presentado inicialmente, con lo que desbloqueó el pacto de tres agrupaciones que se había estancado ante la negatica de Cs de negociar con Vox, no se diga incluirlos en el Ejecutivo. Por eso es que las palabras de Díaz Ayuso son altamente relevantes, pues ante la falta de algún contrato político, el compromiso público era la única forma de terminar de garantizarse el favor de Vox.

"Somos conscientes de nuestra fuerza política en esta Asamblea. Somos determinantes. Por eso habíamos alcanzado un acuerdo. Entiendo que estas medidas indignan al consenso progre, pero deben entender que no estamos aquí para guiños", explicó Monasterio antes de la intervención de la jefa conservadora. "Solo con las alianzas con los partidos que defienden el mismo concepto de libertad que nosotros se podrá evitar la entrada de la izquierda en las instituciones", agregó.

Vox renunció a que se recortara la cantidad de consejerías (había pasado de nueve a 13 para darle cancha a representantes de Cs); a que se deroguen artículos de las leyes LGTBI; a que se trabaje para enviar de vuelta a casa a menores migrantes que hayan llegado solos a Madrid; a hacer que sean los países de origen los que paguen los gastos médicos de indocumentados en la capital española, e incluso a que los tres partidos tuvieran que firmar un pacto único, explica El País.

En retorno por esa ayuda, la jefa del PP explicó el martes que obligará a los centros educativos públicos a informar a los padres sobre las temáticas de talleres y charlas antes de iniciar el ciclo escolar; cambiar el sistema de identificación de los menores extranjeros no acompañados; defender que se combata el machismo sin hacer de menos a los menores, e incluso promover la natalidad mediante la creación de una consejería específica de Familia. De paso, Vox también pide que las fuerzas de seguridad puedan usar los datos del Gobierno regional sobre los migrantes indocumentados; también que una tajada de las ayudas al desarrollo se usen para iniciativas regionales se aprovechen en la lucha contra la despoblación, o que cualquier tipo de acoso, discriminación o violencia se trate de forma equitativa. @mundiario