¿Pactarán PSOE y Sumar en Galicia? ¿Logrará el PP que Vox no se presente?

Valentín González Formoso y Jose Ramón Gómez Besteiro en el Comité Federal del PSOE./ RR SS del PSdeG
Valentín González Formoso y Jose Ramón Gómez Besteiro en el Comité Federal del PSOE./ RR SS del PSdeG

El PSOE ya acudió en 1997 en Galicia formando parte de la coalición Partido Socialista de Galicia/Esquerda de Galicia/Os Verdes (PSdG/EU-EG/OV) y obtuvo un sonoro fracaso electoral. Ahora el PSOE quiere que Sumar no se presente en Lugo y Ourense.

¿Pactarán PSOE y Sumar en Galicia? ¿Logrará el PP que Vox no se presente?

En un contexto político marcado por la formación del Gobierno de la amnistía, las elecciones autonómicas gallegas se perfilan como la primera prueba electoral en España. Con la fecha probablemente fijada para la primera quincena de marzo –otras fuentes apuntan a febrero–, tanto el Partido Popular como el Partido Socialista han puesto en marcha sus maquinarias, mientras el Bloque Nacionalista Galego (BNG) aguarda su momento.

En este tablero de ajedrez político, dos movimientos destacan: el tanteo del PSOE a Sumar para que no se presente en Lugo y Ourense y la petición del PP a Vox para que no se presente. Pero hay acuerdos electorales del pasado que los socialistas pueden tener en cuenta a la hora de acercarse al espacio de Sumar: el PSOE ya acudió en 1997 en Galicia formando parte de la coalición Partido Socialista de Galicia/Esquerda de Galicia/Os Verdes (PSdG/EU-EG/OV) y obtuvo un sonoro fracaso electoral. La experiencia demuestra que ni todos los votantes de extrema izquierda ven con buenos ojos los pactos electorales previos con los socialistas, ni todos los votantes de centro-izquierda son partidarios de entenderse a priori con los comunistas. 

La elección de Galicia como probable escenario para la primera contienda electoral post-Gobierno de la amnistía no es casual. La comunidad se convierte así en el epicentro de estrategias políticas que buscarán consolidar o modificar el actual panorama. En este contexto, el Partido Socialista ha decidido tantear la posibilidad de sumar fuerzas o de acordar con otras formaciones políticas en Galicia. Este movimiento del entorno de Valentín González Formoso y José Ramón Gómez Besteiro, que podría resultar clave, evidencia la importancia de la búsqueda de alianzas para fortalecerse electoralmente, dada su debilidad no solo frente al PP, sino también ante el BNG, muy por delante en las encuestas, con Ana Pontón al frente. La propia Yolanda Díaz, líder de Sumar, se ha visto obligada a declarar que su partido irá en solitario a las elecciones de Galicia, donde sigue sin candidato.

La decisión del PSOE de explorar acuerdos con otras fuerzas políticas se produce en un momento donde la polarización y la fragmentación política son evidentes. La amplitud del espectro político demanda estrategias que vayan más allá de las tradicionales alianzas de bloques ideológicos y el tanteo del PSOE a Sumar sugiere una apertura a la flexibilidad y a la búsqueda de consensos que podrían ser determinantes en el resultado electoral. Otra cosa es que sea para bien, a la vista de la alianza electoral entre socialistas y comunistas en 1997.

Al PP le preocupan Vox y DO

Por su parte, el Partido Popular, que se juega la mayoría absoluta con Alfonso Rueda, ha lanzado un mensaje claro a Vox, solicitándole que no se presente a las elecciones gallegas. Esta petición revela la preocupación estratégica del PP ante la fragmentación del voto de la derecha, un fenómeno que podría restarle fuerza en una contienda electoral que se presenta competida.

La petición a Vox para no presentarse no solo busca evitar la dispersión del voto, sino también consolidar un frente unido que pueda enfrentarse con éxito a otras fuerzas políticas.La estrategia del PP también pone de manifiesto la importancia de la unidad en el espectro político de derechas, destacando la necesidad de evitar fisuras que puedan debilitar su posición frente a otras fuerzas políticas, entre ellas Democracia Ourensana. En un momento en el que la estabilidad política se ve amenazada por la fragmentación y la polarización, la cohesión interna de los partidos se convierte en un factor determinante.

Alfonso Rueda, Ana Pontón y José Ramón Gómez Besteiro. / Mundiario
Alfonso Rueda, Ana Pontón y José Ramón Gómez Besteiro. / Mundiario

Tanteos de populares y socialistas

Las elecciones autonómicas gallegas se presentan, en definitiva, como un escenario clave para evaluar las estrategias políticas de cara a un futuro electoral incierto. El tanteo del PSOE a Sumar y la petición del PP a Vox son movimientos que reflejan la complejidad del tablero político actual, donde la flexibilidad y la unidad se erigen como elementos cruciales para el éxito electoral. La capacidad de los partidos para adaptarse a este nuevo contexto y construir alianzas sólidas podría ser determinante en la configuración del próximo panorama político en Galicia y, por extensión, en el conjunto de España. Todos saben que si el PP no revalida su mayoría absoluta en Galicia podrían gobernar BNG y PSOE, con la nacionalista Ana Pontón favorita en las encuestas para ser presidenta. Sumar ni siquiera tiene candidato y su intento de fichar a Martiño Noriega, exalcalde compostelano, parece que tropieza con dificultades. @mundiario

Comentarios