Buscar

MUNDIARIO

Irán y EE UU se enfrentan por el ataque a la industria petrolera saudí

El Gobierno estadounidense acusa a Teherán de haber facilitado el armamento para el bombardeo con drones del que se responsabilizaron los rebeldes Huthi.

Irán y EE UU se enfrentan por el ataque a la industria petrolera saudí
Petrolera saudí tras el ataque. / RR SS.
Petrolera saudí tras el ataque. / RR SS.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

El Gobierno de Irán ha negado las acusaciones de EE UU sobre su responsabilidad en el ataque contra las instalaciones petroleras saudíes, del que se han responsabilizado los rebeldes Huthi de Yemen. El ataque con drones ha llevado a la Riad a recortar a la mitad temporalmente la producción del crudo del reino, algo que afectará a escala global. El Ministerio de Exteriores iraní ha asegurado que las acusaciones son “mentiras sin sentido”.

“Esas palabras parecen fruto de un compló organizado por servicios secretos para desprestigiar la imagen de un país y preparar el camino para acciones futuras”, dijo el portavoz de Exteriores, Abbas Musavi, tras las declaraciones del secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo.

Pompeo acusó el pasado sábado a Teherán de estar detrás de los bombardeos con drones a instalaciones claves de la petrolera de Arabia Saudí, Aramco. Los incendios han afectado la planta de procesamiento de Abqaiq, la mayor del mundo, y en las infraestructuras de Khurais, el segundo campo de crudo del país, y han provocado que la empresa interrumpa la producción normal del crudo. Por ahora, mantienen una producción de 5,7 millones de barriles diarios, la mitad de su volumen.

Aunque los Huthi se hicieron responsables del ataque, la tercera de este tipo desde el pasado mayo, según expresó Pompeo por medio de Twitter, quien también afirmó que no hay pruebas de que los ataques se hicieran desde Yemen. El Gobierno de EE UU tampoco ha ofrecido ningún respaldo a sus alegaciones más allá de denunciar que el presidente de Irán, Hasan Rohani, su ministro de Exteriores, Mohammad Javad Zarif, “pretenden que hacen diplomacia”.

“Tras el fracaso de la [política de] ‘máxima presión’, el secretario Pompeo da un giro hacia la de ‘máximo engaño”, criticó por su parte Zarif. Y agregó: que “EE UU y sus acólitos están atascados en Yemen” y solo buscan “culpar a Irán no va a poner fin a [ese] desastre”.

Ante este cruce de palabras, un general de la Guardia Revolucionaria ha recordado a EE UU que “sus bases y sus portaviones en un radio de 2.000 kilómetros se encuentran al alcance de los misiles iraníes”.

El pasado junio, ambos países vivieron un momento de fricción luego de que Trump asegurara que había ordenado un ataque, para luego retirarlo, tras el derribo de un dron estadounidense por parte de la Guardia Revolucionaria. Las tensiones entre ambos países han ido subiendo desde que Washington abandonara el acuerdo nuclear el año pasado. @mundiario