Irán despide con olor a multitud y deseo de venganza al general Suleimani

El ataúd del poderoso general Soleimani es despedido en Irán. / Twitter.
El ataúd del poderoso general Soleimani es despedido en Irán. / Twitter.
Miles de iraníes claman por devolver el golpe a Washington por la muerte del poderoso líder militar. En Teherán han ratificado que lo pagaran con su expulsión del Medio Oriente. 
Irán despide con olor a multitud y deseo de venganza al general Suleimani

Irán le dio el último adiós, con olor a multitud y deseo de pronta venganza, al poderoso general Qasem Suleimani. En Teherán se vivió un día histórico debido a que miles de iraníes se trasladaron por las calles para despedirse del líder militar asesinado por EE UU en la madrugada del viernes cerca al aeropuerto de Bagdad, en Irak. La última vez que las calles del país se abarrotaron fue en 1989 cuando se realizó el funeral del fundador de la república islámica: Imán Jomeini. 

La jornada inició con un rezo dirigido por el Líder Supremo, Alí Jamenei, quien insistió en que preparan una "dura venganza" contra los autores del ataque y advirtió que, pese a la pérdida de Suleimani, "se mantendrá con vigor el camino de la resistencia". Mientras se escuchaba ese discurso, el presidente, Hasán Rohani; el presidente del Parlamento, Alí Lariyani; el jefe del aparato judicial, Ebrahim Raisi, y el general Ismail Ghaani, sustituto de Suleimani al frente de las Fuerzas Quds, brazo de operaciones en el exterior de la Guardia Revolucionaria, se hicieron presentes en el acto.

Este martes acabarán las actividades funerarias con el entierro del cuerpo del general en Kerman, su ciudad natal. Mientras se concreta dicho adiós, en Medio Oriente se mantiene la expectativa ante la probable respuesta de Irán contra EE UU. Sin embargo, en Washington ya han señalado que están preparados para atacar: tienen en la mira 52 objetivos iraníes.

Como sea, la muerte del poderoso general Suleimani ya ha provocado la primera consecuencia: el Parlamento de Irak aprobó una moción el domingo para retirar a todas las tropas norteamericanas del país y obliga al Gobierno iraquí a comprometerse a hacer público cualquier acuerdo que alcance en el futuro para la presencia de asesores y formadores militares extranjeros.

La desaparición de Suleimani ha provocado, además, la unión de todos los partidos chiíes, que son mayoría en la cámara y que permanecían enfrentados hasta ahora, y fortalecer la figura del dimisionario primer ministro, Adil Abdul Mahdi, acorralado por las protestas anticorrupción. 

A pesar de que el portavoz del jefe de Gobierno, Abdulkarim Jalaf, confirmó a los medios locales "el inicio de los preparativos del mecanismo para la retirada de las fuerzas extranjeras de territorio iraquí", los Estados Unidos uenta con 5.200 militares en el país cuya misión, según el acuerdo de 2014 entre los gobiernos de Bagdad y Washington, era entrenar a la fuerzas locales y combatir al grupo yihadista Daesh. @mundiario

Irán despide con olor a multitud y deseo de venganza al general Suleimani