Irán condiciona sus negociaciones con EE UU al levantamiento de sanciones

Hasan Rohani (centro), presidente de Irán.
Hasan Rohani (centro), presidente de Irán.
Teherán mueve ficha para retomar el pacto nuclear con otras potencias mundiales pero todo depende ahora del Gobierno de Donald Trump.
Irán condiciona sus negociaciones con EE UU al levantamiento de sanciones

Irán ha advertido a Estados Unidos de que no se sentará a negociar nada hasta que no se levanten las sanciones en su contra. Así lo ha dicho Hasan Rohaní, presidente del país asiático, quien dijo que en retorno de este levantamiento de sanciones ofrece volver al punto inicial, con el que Irán volvería a cumplir las condiciones del Plan Integral de Acción Conjunta, el pacto nuclear que firmó con otras potencias mundiales en 2015. Teherán empezó a saltarse las restricciones de este acuerdo cuando Washington D.C. impuso sanciones en su contra.

Rohaní compareció con un discurso emitido por la televisión de su país justo un día después de que Trump reconociera que veía con buenos ojos la propuesta de Emmanuel Macron de celebrar una cumbre extraordinaria precisamente con Rohaní para retomar el acuerdo nuclear y superar de una vez por todas las diferencias entre ambos países.

El jefe de Estado iraní ha dicho que acudiría gustoso a esta entrevista, siempre y cuando éste sirva para llegar a algo. "Pero EE UU debe actuar primero y levantar las sanciones ilegales e injustas impuestas", supeditó. El lunes, el presidente de Estados Unidos avisó de que no tiene planeado compensar al régimen iraní por las restricciones económicas impuestas, las cuales se han cebado con las exportaciones de crudo, aunque manifestó que está dispuesto a financiar su recuperación económica con créditos internacionales avalados por sus reservas de hidrocarburos. Los dos presidentes participarán en las sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas a finales de septiembre.

“La clave para un cambio positivo está en manos de Washington", prosiguió Rohani. "Si no se garantizan los intereses iraníes volveremos a recortar los compromisos del acuerdo de 2015", añadió. Tras haber emitido un tono contemporizador en su discurso de inicios de semana, en el que alzó bandera de diálogo para recuperar la prosperidad económica, Rohani subió un poco el tono como un guiño al ala más conservadora del país.

Yavad Zarif, ministro de Relaciones Exteriores de Irán, cree que esa reunión bilateral entre Trump y Rohani desembocará sí o sí en un regreso al pacto nuclear y cumplirá sus compromisos. Zarif y el gobernante iraní enfrentarán elecciones legislativas en 2020 y presidenciales en 2021, dos eventos que pueden cambiar irremediablemente el rumbo del país.

El lío de los buques petroleros

Francia, Reino Unido, Alemania, Rusia y China han retomado las conversaciones con el país persa desde el 28 de julio recién pasado. Lo dicho por Rohani es un nuevo movimiento para seducir a Estados Unidos para que vuelva a unirse a la pandilla, y de paso baja un poco la tensión desatada entre ambos por los petroleros capturados en Gibraltar y el estrecho de Ormuz.

El avance del pleito en torno a estas naves es un indicador del acercamiento entre ambos países. El petrolero iraní Grace 1 se encuentra en el Mediterráneo oriental tras haber permanecido hasta seis semanas detenido en Gibraltar. Su captura fue el 4 de julio y estuvo a cargo de la Armada del Reino Unido por haber supuestamente violado el embargo a Siria. La Casa Blanca movió todo lo que pudo haber evitar que fuera liberado y ya advirtió a Turquía y Grecia que no le permitan atracar en ninguno de sus puertos. En Teherán esperan que los más de dos millones de barriles de crudo que transporta fueron vendidos a un comprador cuya identidad no ha trascendido.

El pasado 19 de julio, la Marina de guerra de Irán tomó el petrolero Stena Impero, que ondeaba bandera británica pero que es operado por una compañía de Suecia. La tripulación fue acusada de haber roto las normas internacionales de navegación por negarse a ayudar a un pesquero. Desde aquel día, la nave está en Bandar Abbas, Irán. Un trasvase en alta mar del crudo del Adrian Darya, que salió de Gibraltar el mismo día, hasta buques cisternas más pequeños y la posterior liberación del Stena Impero, podría representar el final de esta crisis y allanar el camino para retomar las negociaciones del acuerdo nuclear. @mundiario

Irán condiciona sus negociaciones con EE UU al levantamiento de sanciones
Comentarios