Buscar

MUNDIARIO

Inminente suspensión de las elecciones gallegas y vascas, algo que ya nadie cuestiona

Aunque el real decreto-ley de aplicación del estado de alarma no contempla la suspensión de las elecciones autonómicas del País Vasco ni de Galicia, existe habilitación suficiente para adoptar nueva medidas. También para ampliar las ya adoptadas.
Inminente suspensión de las elecciones gallegas y vascas, algo que ya nadie cuestiona
Voto en urna. / Mundiario
Voto en urna. / Mundiario

Firma

José Luis Méndez Romeu

José Luis Méndez Romeu

El autor, JOSÉ LUIS MÉNDEZ ROMEU, es licenciado en Pedagogía y columnista de MUNDIARIO. Exdiputado y exportavoz parlamentario del PSdeG - PSOE, fue conselleiro del Gobierno de Galicia y secretario de Estado del Gobierno de España. @mundiario

El Gobierno no ha suspendido las elecciones autonómicas del País Vasco ni de Galicia. Según el Presidente del Gobierno quien ha hablado con los respectivos presidentes autonómicos, éstos convocarán a las fuerzas políticas de su territorio este lunes y si hay acuerdo lo solicitarán formalmente del Ejecutivo central. Habrá Consejo de Ministros el martes y podría adoptarse ahí el acuerdo.

El real decreto-ley de aplicación del estado de alarma no contempla tal supuesto. Sin embargo, su disposición final segunda, dice literalmente: “Durante la vigencia del estado de alarma declarado por este real decreto, el Gobierno podrá dictar sucesivos decretos que modifiquen o amplíen las medidas establecidas en este, de los cuales habrá de dar cuenta al Congreso de los Diputados de acuerdo con lo previsto en el artículo octavo.dos de la Ley Orgánica 4/1981, de 1 de junio”. Existe pues habilitación suficiente para adoptar nueva medidas. También para ampliar las ya adoptadas, como de hecho se ha acordado hoy mismo por parte de los ministros delegados.

A estas alturas nadie cuestiona la necesidad de aplazamiento de las elecciones. El confinamiento de los ciudadanos por un largo período no sólo altera la vida cotidiana de las personas, sino que suspende la actividad política hasta extremos incompatibles con un proceso electoral. No hay libre circulación de personas, no existe actividad política en forma de encuentros, foros o actos, ni posibilidad de  movilización, luego no puede haber elecciones. 

Hasta el momento en el ámbito político la normalidad es dominante. PP y Vox se han quejado del retraso en la aprobación de las medidas pero no han cuestionado éstas. Ciudadanos se ha plegado a todo, como los presidentes autonómicos, con la excepción, como siempre, del Presidente catalán. Que éste sea aliado parlamentario del Gobierno estatal, añade algunas incógnitas para el futuro. También que el Vicepresidente Iglesias haya abandonado su cuarentena, dando un mal ejemplo, para cuestionar durante horas la adopción de medidas, ayuda a dibujar al personaje. Al final ha cedido si bien esas discrepancias aflorarán en el futuro.

De la mayor importancia será el próximo Consejo de Ministros por las medidas económicas urgentes. La gravísima situación para la economía y para el empleo no permite más retrasos. Las consecuencias de las medidas que se adopten en el crecimiento y en la evolución inmediata de la economía, son imprevisibles. La crisis empeora en todos los países europeos sin que haya posibilidad de pronosticar su término. Lo único dolorosamente evidente, como ha subrayado Sánchez, es que vienen semanas muy difíciles. @mundiario