¿El ingreso mínimo vital puede suponer el culmen de la catástrofe económica nacional?

Diputados socialistas y podemitas aplaudiéndose en el Congreso. / Imagen TV
Diputados socialistas y podemitas aplaudiéndose en el Congreso. / Imagen TV
Mientras la mayor parte de los partidos políticos en el Congreso aprueban esta medida impulsada por el Gobierno, la misma es tachada de “paguita” por la formación verde que lidera Santiago Abascal.
¿El ingreso mínimo vital puede suponer el culmen de la catástrofe económica nacional?

Uno de los temas recurrentes en el ámbito político nacional es la aprobación del Ingreso Mínimo Vital, que fue apoyado por todos los grupos políticos del Congreso de los Diputados, a excepción del partido Vox, que se abstuvo.

El partido de Santiago Abascal ha sido el único en abstenerse mientras otros partidos que se podría creer que estarían en contra de tal medida como el Partido Popular de Casado o Ciudadanos con Inés Arrimadas, acabaron votando a favor.

Implementar esta medida con carácter temporal puede suponer un alivio para muchas familias desprovistas, algunas incluso que siguen sin cobrar el ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo). Sin embargo, la cuestión es que España no pasa por su mejor momento económicamente hablando.

Una creciente e insostenible deuda pública

Además de que el sistema de pensiones es ya insostenible debido a las grandes disparidades y diferencias poblacionales en términos de edad así como el problema de la escasa natalidad, la deuda pública española no para de crecer.

Entre el creciente gasto público y los desastrosos efectos de la pandemia en la economía española, la deuda pública española puede llegar a ascender hasta el 114% del Producto Interior Bruto en 2021 según el Fondo Monetario Internacional, por lo que ni con el 100% de nuestro PIB podríamos pagar toda la deuda de una vez.

Esta medida, que consiste en otorgar a familias en situación de riesgo cantidades dinerarias de 460 a poco más de 1000 euros según las circunstancias (entre otras cosas atendiendo a la renta y al patrimonio familiar), costará alrededor de más de tres mil millones de euros al año cómo ha calculado el propio Gobierno.

Esta nueva medida que formará parte del ya de por sí abultado gasto público se suma a otros problemas económicos de España como la ya mencionada deuda pública, los abultados sueldos de los políticos y los ERTEs, entre otras cosas.

El Ingreso Mínimo Vital: un arma política

El principal inconveniente que subyace tras este ingreso es que si se implementa de manera permanente lo que puede provocar es que se desincentiva el empleo.

Esto es debido a que gran parte de la población que perciba este dinero preferirá conformarse con cobrar tal dinero y cesar en su búsqueda de trabajo en el sector privado, además de que los que perciben este sueldo sean siempre dependientes de la ayuda estatal, todo esto según señalan economistas y políticos al respecto.

Además, este ingreso también tiene sospechas infundadas sobre su figura pues se cree que su existencia está orientada para que el ejecutivo conformado por PSOE-Podemos reciba una “lluvia masiva de votos” según nos señalan economistas como Manuel Llamas.

Esto es debido a que como la situación económica tiende a ir a peor, más población tendrá que subsistir con este ingreso mínimo y esto asegura a la larga un mayor apoyo electoral para ambos partidos mencionados.

A modo de conclusión la solución al problema económico pasa por utilizar esta medida con carácter temporal (debido a las especiales circunstancias actuales) y fomentar las medidas orientadas a facilitar el empleo.

Estas medidas para poder hacer más accesible el empleo a la población pasan por reducir trámites burocráticos así como eliminar gastos innecesarios y no agravar a los ciudadanos con cada vez más y mayores impuestos. @mundiario

¿El ingreso mínimo vital puede suponer el culmen de la catástrofe económica nacional?
Comentarios