Buscar

MUNDIARIO

Los independentistas catalanes y líderes vascos atacan al Rey por su discurso de Navidad

Unos y otros aseguran que el Rey eligió un "discurso fácil" y que obvió los grandes problemas en que España está hundida. Quim Torra y Roger Torrent volvieron a espetar que el Estado viola los derechos humanos al no permitirles la autodeterminación.
Los independentistas catalanes y líderes vascos atacan al Rey por su discurso de Navidad
Dirigentes caalanes durante el homenaje a Francesc Macià. / Twitter
Dirigentes caalanes durante el homenaje a Francesc Macià. / Twitter

Quim Torra ha apuntado sus cañones al rey Felipe VI durante el aniversario de la muerte del presidente republicano Frances Macià. El presidente actual aseguró que España "es un Estado en Europa que vulnera los derechos humanos", como respuesta al discurso del monarca, que el 24 había asegurado que Cataluña "no es una seria preocupación". Como de memoria, Torra dijo que el Estado español impide a los catalanes ejercer el dichoso derecho a la autodeterminación y que viola las sentencias de los tribunales europeos. "Nosotros tenemos un mandato, que es avanzar en el proceso hacia la independencia tal como Macià nos enseñó, avanzar en la libertad hasta conseguir la plena soberanía del país", explicó.

Su ataque fue secundado por Roger Torrent, presidente del Parlamento catalán. "Cataluña no es un problema. Sí lo es un Estado que no sepa dar una respuesta política y democrática. Es preocupante que vea a Cataluña como una preocupación", dijo. El legislador considera que es el Estado el que no sabe cómo responder al procés sino con "represión, prisión y exilio".

Para Torra, el homenajeado este miércoles representa el espíritu de la libertad y el diálogo que debería aplicarse en la situación actual. "Es diálogo lo que pedimos, es el tercer año con presos y con una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que dice que se han vulnerado los derechos fundamentales de Oriol Junqueras. Por eso exigimos la nulidad del proceso y la libertad de los presos y los exiliados. Es imperativo que se haga justicia", aseguró. En una referencia deliberada a las negociaciones emprendidas por el PSOE y ERC para la investidura de Pedro Sánchez, Torrent remató asegurando que es necesario buscar una solución en el marco de la política y que el país avance a una "solución que pasa por escuchar a las urnas".

Previamente, Esquerra Republicana, mediante su portavoz Gabriel Rufián, había comparado el discurso de Su Majestad con un "mitin de Vox". Rufián escribió en Twitter lo de todos los años: "Si no te gusta el discurso del Rey, pues no le votes más". Posteriormente, arremetió escribiendo que "Felipe hablando de derechos y libertades y tú con miedo a tuitear". Por su parte, su homóloga de Junts per Catalunya, Laura Borràs, sostuvo que si Su Alteza mantiene que España es un estado democrático y de derecho "pues debe acatar sin más dilación el cumplimiento de la sentencia del tribunal europeo" el cual ha reconocido la inmunidad de Oriol Junqueras como eurodiputado y al que el Supremo le ha impedido tomar su acta en Estrasburgo.

Ernes Maragall, presidente del grupo municipal republicano en e Ayuntamiento de Cataluña, explicó que "las reflexiones de Felipe VI no respetan a Cataluña". Maragall también aseguró que el discurso no ha dado "ninguna vía de compromiso con una solución de diálogo y respeto institucional".

Pero Cataluña no es la única que se incomodó con el discurso. En el País Vasco las palabras tampoco hicieron ninguna gracia, como explico Aitor Esteban, portavoz del PNV en la Cámara Baja, quien dijo que el Rey había perdido una oportunidad de dirigirse a unos cuantos millones de catalanes, vascos y españoles que tienen "legítimamente otra visión del Estado". Para Esteban, Felipe VI no hizo más que elegir un "discurso fácil" con el cual "tapa la realidad, va a la loa de la Constitución, y no habla de las necesidades de reforma" a ésta.

Como "descriptivo" terminó tildando Esteban el discurso para luego asegurar que fue un "intento de baño de autoestima, que exhibe claramente un estado inseguro, en crisis, ante numerosos retos, un estado con incapacidad de enfrentar sus realidades". Luego, criticó que haya pasado por alto cualquier alusión a Euskadi.

Luego, abordó el tema de la investidura de Pedro Sánchez, el cual podría haberse hecho tranquilamente el 8 de enero, mas entiende "las prisas" porque la misma sea antes de esa fecha a fin de evitar más "sorpresas" judiciales y políticas, en especial en torno a la situación en Cataluña. Eso sí, advirtió que los votos de sus seis diputados no están decididos aún. "Necesitamos saber cuál es la dirección que va a tomar el Gobierno".

Finalmente, Mertxe Aizpurua, portavoz de EH Bildu en el Congreso, aseguró que el Rey dejó claro nuevamente que el Estado está hundido en una grave crisis estructural de la que ni la monarquía logra salir ilesa y acusó al Rey de haber olvidado "voluntariamente que hay millones de ciudadanos y ciudadanas que desean resolver los problemas políticos ensanchando la democracia". El partido vasco comprende que Su Majestad ignoró ahora el carácter plurinacional del Estado y dejó "en un cajón las reivindicaciones para resolver los problemas políticos mediante el diálogo y las urnas". @mundiario