Buscar

El independentismo escenifica en el Parlament su divorcio

La oposición clamó contra el "espectáculo" protagonizado por los socios del Ejecutivo y reprobó a todos sus miembros.

El independentismo escenifica en el Parlament su divorcio
Presidente del Parlament de Cataluña, Roger Torrent. / @parlamentcat (Twitter)
Presidente del Parlament de Cataluña, Roger Torrent. / @parlamentcat (Twitter)

Firma

Tatiana Ferrín

Tatiana Ferrín

La autora, TATIANA FERRÍN, es hispano-venezolana y tiene más de 10 años de experiencia en medios digitales. Trabajó en diarios de Caracas (Venezuela) y Miami (Florida, EE UU) y ahora escribe en MUNDIARIO, donde también coordina la edición GALICIA y el área de Política. @mundiario

Esquerra Republicana rechazó este martes la pretensión de Junts per Catalunya de que se contabilizaran en las votaciones del pleno los votos de Carles Puigdemont y de tres diputados encarcelados: Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sànchez. Así, el independentismo dinamitó su mayoría parlamentaria.

Según recoge El País, varias iniciativas presentadas por el bloque independentista no han podido salir adelante tras un empate a 65 en las votaciones. Los 65 votos independentistas corresponden a Junts per Catalunya (30), Esquerra Republicana (31) y la CUP (4). Una de esas resoluciones era la de Junts per Catalunya que pedía reprobar "la actuación del rey Felipe VI y abolir la monarquía", que no ha salido adelante tras empatar a 65 votos. La Cámara catalana también ha rechazado reivindicar la autodeterminación de Cataluña, tras tumbarse una propuesta pactada por el partido de Puigdemont, ERC y la CUP.

Junts per Catalunya y Esquerra Republicana sumaron 66 diputados tras las elecciones del pasado 21 de diciembre, de un total de 135 escaños. Con el acuerdo de la Mesa de este martes quedan en 62, de los que hay que descontar también a Toni Comín (ERC), huido en Bruselas, que tiene planteado un recurso. En total, 61 escaños. Si se sumasen los cuatro de la CUP serían 65, pero seguirían estando lejos de los 68 necesarios para la mayoría absoluta.

La escenificación del desencuentro se ha producido en la reunión de la Mesa del Parlament. Allí, Junts per Catalunya ha planteado que siga siendo válida la delegación de voto para esos cuatro diputados que registró la semana pasada, pero su pretensión ha sido rechazada por Esquerra Republicana y el PSC con la abstención de Ciudadanos. El rechazo de Esquerra se ha producido al amparo del informe de los letrados de la Cámara, en el que advirtieron de que si esos diputados no designaban un sustituto, no podrían votar en el pleno y, si lo hicieran, los acuerdos que se adoptasen serían nulos.

Tras el auto firme de procesamiento dictado el pasado 9 de julio por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, los seis diputados quedaron suspendidos de sus funciones y dejaron de cobrar su sueldo. Sin embargo, el juez abrió la puerta a que, para no alterar las mayorías parlamentarias, los diputados pudieran designar a un sustituto. Eso es lo que hicieron la semana pasada Oriol Junqueras y Raül Romeva, pero los cuatro diputados de Junts per Catalunya se han negado reiteradamente. Eso provocó la suspensión de un pleno el 18 de julio y el aplazamiento del previsto para el pasado día 4, que finalmente debía celebrarse este martes.

La oposición clamó de forma unánime contra el "espectáculo" protagonizado por los socios del Ejecutivo y reprobó a todos sus miembros, con especial dedicación a Quim Torra, recogió El Periódico. Los socialistas sentenciaron que su gobierno "hace agua" y los naranjas les exigieron que "asumieran su derrota", tras anunciar que acudirán al Tribunal Constitucional al ver sus derechos "vulnerados". @mundiario