El independentismo se agrieta con el boicot al acto de las víctimas del 17-A

Laura Borràs en el homenaje del 17-A. / @JuntsxCat
Laura Borràs en el homenaje del 17-A. / @JuntsxCat

La expresidenta del Parlament catalán, Laura Borràs, ha avalado las reivindicaciones conspirativas que interrumpieron el minuto de silencio en Las Ramblas de Barcelona.

El independentismo se agrieta con el boicot al acto de las víctimas del 17-A

Las Ramblas de Barcelona han albergado el homenaje a las víctimas del doble atentado de Cataluña del 17-A, cinco años después de la tragedia. El acto, que incluyó un minuto de silencio por las 16 víctimas mortales y los 130 heridos en la Ciudad Condal y en Cambrils, se ha visto tocado por la discordia que sembró un grupo de independentistas que boicoteó el homenaje y que desató una lluvia de críticas en su contra.

Laura Borràs, que recientemente fue destituida como presidenta del Parlament catalán debido a un juicio oral por corrupción, ha sido la inesperada protagonista, no las víctimas. La presidenta de Junts ha aprovechado los llamamientos de los manifestantes, que propugnan teorías de conspiración y culpan al Estado español del atentado yihadista, para saludarles de cerca efusivamente y agradecerles su asistencia.

Los coreos, consignas, gritos y carteles alzados en el aire duraron desde antes de que empezara el acto hasta después de haber culminado. No se callaron ni cuando se dio el minuto de silencio por las víctimas o por la ofrenda floral en su nombre. En cambio, la división política que azota a esta comunidad autónoma ha tomado por sorpresa, con proclamas independentistas anexadas a las exigencias de “conocer la verdad” de lo que ocurrió hace cinco años.

El homenaje estaba convocado por el Ayuntamiento de Barcelona, en el cual los representantes de las instituciones catalanas trataron de evitar cualquier discurso político que empañara el tributo. Pese a ello los manifestantes no se contuvieron, demostrando sus dudas por el resultado de las investigaciones del atentado. Las miradas estuvieron sobre Borràs, que apoyó las reivindicaciones e incluso se sacó fotografías con quienes la llamaban “presidenta”.

Llueven críticas en el independentismo

Borràs ya no es más la presidenta del Parlament, no desde que fuera destituida al negarse a dimitir pese a estar siendo investigada por corrupción por un presunto fraccionamiento de contratos públicos para beneficiar a un amigo. Pero no estaba sola, a sus espaldas contó con el respaldo de otros dirigentes de su partido, como la secretaria de la Mesa del Parlament Aurora Madaula y David Torrents, nuevo secretario de organización de Junts per Catalunya.

Al mediodía los tres asistieron a otra convocatoria, ante la sede del Parlamento Europeo en Barcelona, donde la plataforma “17-A exigimos responsabilidades” continuó denunciando los supuestos nexos entre el Estado español y los atentados yihadistas de 2017, en medio de gritos a favor de la independencia.

La actitud de Borràs y la de sus compañeros ha contrastado con la del propio partido. En sus redes sociales, JuntsxCat ha condenado enérgicamente la interrupción del minuto de silencio en Barcelona. El mensaje fue compartido por el anterior secretario general del partido, Jordi Sánchez, que subrayó que “no debería de haber habido ningún protagonismo más que el de los familiares de las víctimas”.

Las críticas han sido transversales, incluyendo partidos independentistas. La propia alcaldesa barcelonesa, Ada Colau, ha reprochado el “uso partidista” del homenaje y que le ha parecido “el colmo de la vergüenza”. En una línea similar, el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha dicho que “no respetar un minuto de silencio en recuerdo a las víctimas de un atentado es miserable. Y sacar rédito político de ello, despreciable. No en mi nombre”. @mundiario

El independentismo se agrieta con el boicot al acto de las víctimas del 17-A
Comentarios