Incertidumbre electoral en España

Pedro Sánchez, presidente de Gobierno de España. / Xataka
Pedro Sánchez, presidente de Gobierno de España. / Xataka
La España Vaciada puede abrir la puerta a una rebelión territorial inaugurando un sistema donde los partidos regionalistas sean la norma y no la excepción, según un análisis de Público.
Incertidumbre electoral en España

El politólogo Daniel Vicente Guisado publica un interesante análisis en el diario Público, titulado La rebelión territorial en España: o cómo en 2023 todo puede volver a cambiar, en el que observa que la suerte de un nuevo cantonalismo puede desembocar en 2023 en una nueva mutación del sistema de partidos con la iniciativa, ya consensuada y decidida, de hasta 160 asociaciones de 30 provincias para concurrir unidas en las próximas elecciones generales en España. "Su programa será claro y conciso: luchar contra el vaciamiento y olvido; trabajar por un equilibrio territorial más sano", pronostica Daniel Vicente Guisado.

En la opinión de este analista, si Podemos y Ciudadanos acabaron con el bipartidismo imperfecto instaurando el multipartidismo, la España Vaciada puede abrir la puerta a esta rebelión territorial inaugurando un sistema donde los partidos regionalistas sean la norma y no la excepción.

El PSOE se la juega en el cuarto trimestre de 2021, donde ya se verá si la economía funciona –de verdad– o no

Puede ser. En el fondo está por verse el vector electoral resultante de la crisis de la pandemia. Todo parece indicar que la economía será determinante. Es más, el PSOE se la juega en el cuarto trimestre de 2021, donde ya se verá si la economía funciona –de verdad– o no.

A primeros de 2022 seguramente sabremos cuándo habrá elecciones y qué puede pasar. Si hay recuperación y es sostenida, el PSOE puede afianzarse, de no ser así puede volver la derecha a ganar en minoría, como intuyen algunas encuestas. Es lo que sería más probable en ese escenario adverso para los socialistas. Pedro Sánchez se pensará mucho si espera a 2023 para convocar elecciones, ya que la vuelta de la regla de gasto en el 23 traerá consigo un mix de ajustes y de subida de impuestos. Un escenario complejo, tal vez poco propicio para llamar a la gente a votar; máxime a la gente cabreada.

En paralelo hay sondeos, realizados por entidades locales, que apuntan a que el bloque de los partidos no nacionales, puede pasar de 41 a 45/46, lo cual haría muy difícil la gobernabilidad sin contar con regionalistas, nacionalistas e independentistas. Es algo compatible con la duda sobre si la primera fuerza será el PSOE o el PP, dato clave para saber quién gobernará en minoría. @mundiario

Incertidumbre electoral en España
Comentarios