El "impeachment" contra Trump pone a prueba a los republicanos en el Senado

Representantes del Partido Republicano en el Senado. Infobae
Representantes del Partido Republicano en el Senado. Infobae
La acusación contra el expresidente, por incitar a sus seguidores a tomar el Capitolio hace veinte días, llega a la Cámara alta. El proceso comenzará en la segunda semana de febrero. 
El "impeachment" contra Trump pone a prueba a los republicanos en el Senado

El segundo juicio político o "impeachment" contra Donald Trump entra a su etapa decisiva. La acusación aprobada en la Cámara de Representantes llegó este lunes finalmente al Senado, donde se decidirá la suerte del expresidente estadounidense que es acusado por el delito de "incitación a la insurrección" por la fallida toma del Capitolio, el pasado 6 de enero, por parte de sus seguidores para bloquear la certificación de la victoria del demócrata Joe Biden. El proceso comenzaría la semana del 8 de febrero. 

Ahora bien, más allá de la oficialización de la denuncia, lo que tiene mayor relevancia es cómo impactará en el Partido Republicano. Y ahí entrará en el dilema que ronda por estos días: defender o condenarlo a Trump. Dentro de la formación hay una seria división. Por un lado, un grupo de senadores -liderados por Ted Cruz y Marco Rubio- han rechazado el juicio contra el magnate neoyorkino. Mientras por el otro, figuras como Mitt Romney o Mitch McConnell, han dado su bendición para desterrar a Trump.

Lo que está en juego es el futuro político de los republicanos. La derrota de Trump no solo significó acabar con la tradición de una reelección por parte del presidente de turno que se inició religiosamente desde 2001 con George W. Bush y continúo con Barack Obama, sino que también perdieron el Senado. Allí tuvieron el liderazgo por seis años. Entonces, sin presencia en la Casa Blanca y el Congreso, la fragilidad institucional que presenta el partido es grande y, más aún, ante la aparición del caudillismo que desea enarbolar Trump.

Por eso, el papel que los republicanos ejerzan será clave. La Cámara alta se convierte en un tribunal y los senadores en miembros del jurado que, además de su culpabilidad o inocencia, deberá votar su inhabilitación futura. Este martes jurarán como tal y emitirán la citación para el expresidente. Después de escuchar sus descargos, el debate será lo siguiente y, finalmente, la votación. El veredicto requiere el apoyo de dos tercios de los senadores, 67 de los 100, y republicanos y demócratas están empatados, 50 frente a 50, de modo que haría falta el apoyo de 17 de su propio partido para declararlo culpable. 


Quizá también te interese leer: 

El repaso a los cuatro años de mandato de Trump


El año pasado, cuando fue sometido al primer juicio político por la trama ucraniana, Trump terminó absuelto de abuso de poder -por 52 votos frente a 48- y de obstrucción al Congreso - por 53 a 47—, con todos los demócratas en contra. Sin embargo, este panorama podría cambiar porque los republicanos quieren desmarcarse de él y construir un nuevo liderazgo dentro de su partido que les permita consolidar su poderío en el Senado y ganar los comicios del 2024.

El senador demócrata más veterano de la Cámara, Patrick J. Leahy, de Vermont, será el encargado de llevar la sesiones del juicio político. Según El País, Lehany, de 80 años, es senador desde 1974 y ocupa el puesto de presidente pro tempore del Senado desde hace unos días, cuando los demócratas recuperaron el control efectivo de esta Cámara, aunque están empatados en escaños con los republicanos. Sin embargo, quien tendrá más peso político es la demócrata Kamala Harris porque, en su calidad de titular de la Cámara alta, tiene el voto de desempate que puede definir el futuro de Trump.

El "impeachment" contra Trump pone a prueba a los republicanos en el Senado
Comentarios