¿Dónde estabas tú el 23F de 1981?

Adolfo Suárez planta cara a Tejero en el 23-F
Adolfo Suárez planta cara a Tejero en el 23-F.

Han pasado 38 años de lo que pudo haber sido y no fue, de unas consecuencias que desconocemos como desconocemos quiénes estaban realmente en la trama, además de Tejero.

¿Dónde estabas tú el 23F de 1981?

Aparte del Teniente Coronel Antonio Tejero y el General Milán del Bosch, que se significaron con sus acciones, otros negaron cualquier participación en la intentona, especialmente el condenado como cabecilla de la trama, el General Armada. No hubo pruebas ni declaraciones de testigos incriminándoles pero en aquellos momentos la justicia era menos garantista y los indicios eran tan evidentes que acabó en prisión junto con el General Torres que tambien negó su participación.  Esa parte está olvidada y ahora la pregunta de moda es ¿dónde estabas tú el 23F de 1981?

Yo estaba en el teatro Bellas Artes de Madrid, a escasos metros de la parte de atrás del Congreso. La función transcurrió normalmente y al salir entramos en una farmacia donde se rumoreaba que había un golpe de estado y el Congreso estaba secuestrado. Nadie lo había visto porque, en contra de lo que ahora se afirma, no se televisó en directo. Solo había entonces una televisión pero los indicios no eran buenos porque entonces estas cosas se conocían en todas partes por la carta de ajuste en las pantallas y música clásica o militar en las radios. En nuestro caso la radio sí tuvo tiempo de dar la noticia pero la mayoría de la gente tardó en enterarse y aun más en creerlo. Al día siguiente salía yo en un vuelo hacia Alemania desde Barajas que seguía operando normalmente. Cuando el avión despegó el golpe había terminado pero por el medio hubo muchas llamadas y datos que sí fueron elevando mi preocupación porque pudiese triunfar aquella torpe intentona, especialmente el paseo de los tanques del General Milán del Bosh por Valencia. Si el General Torres hubiese sacado la división acorazada en Madrid, la cosa se habría puesto grave. Afortunadamente ni el General Armada ni Torres Rojas actuaron como supuestamente se esperaba de ellos. Nunca dijeron sus razones ni llegaremos a saberlas, ni siquiera si mentían o no. El que sabía a quién esperaba era sin duda el Teniente Coronel Tejero, pero como buen militar jamás dijo nada pese a recaer sobre él las penas más duras y pasar mas tiempo encerrado que cualquier otro.

Trabajaba yo entonces en una multinacional alemana y teniamos de abogado un Guardia Civil que se relacionó con el golpe como defensor. Al parecer en la Guardia Civil sí tenían las cosas más claras. Contaban con que el Rey, entonces Jefe del Estado y de la Fuerzas Armadas, se sumase a un golpe blando con un gobierno de concentración capaz de hacer frente militarmente a la carrera de atentados de ETA, no porque fuese partícipe, sino por la situacion que pensaban crear para que fuese la opción menos mala. El Rey, persona sumamente prudente y precavida en cosas de Estado, se tomó su tiempo hasta tener toda la información en su mano, pero según informaciones que me llegaron fue la Reina Sofía quien no dudó ni un momento ni tuvo nada que pensar. Le dijo a su marido si quería acabar como su familia deambulando por el exilio toda la vida, que todos los golpes acaban mal, como Argentina, Chile o Grecia, y que había que defender la democracia aun a riesgo de perder. El Rey, un marido más en aquel entonces, parece ser que se preparó raudo para salir a detener el golpe, no porque él no hubiese pensado en hacerlo, sino porque las mujeres hay cosas en las que dudan menos.

Lo que sí tenemos claro todos los españoles que viviamos entonces es que si el Rey se suma como jefe de los ejercitos que era, el golpe habría triunfado sin dificultad, y hoy aprovecho para agradecer a D. Juan Carlos, que ya nos había librado de la continuidad de la dictadura, que nos librase de un nuevo gobierno militar. Al fin y al cabo ETA ha sido derrotada pero de otra forma.

¿Dónde estabas tú el 23F de 1981?
Comentarios