Buscar

MUNDIARIO

Aumenta la tensión en Honduras tras tomar posesión Juan Orlando Hernández

El mandatario asumió el cargo este sábado en medio de violentas manifestaciones y protestas por una reelección que la ciudadanía considera ilegítima.

Aumenta la tensión en Honduras tras tomar posesión Juan Orlando Hernández
Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras. / Infobae
Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras. / Infobae

Firma

Ibed Méndez

Ibed Méndez

La autora, IBED MÉNDEZ, es licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual. Escribe en MUNDIARIO, donde también coordina la edición AMÉRICA. @mundiario

La tensión política sigue creciendo en Honduras. Juan Orlando Hernández asumió la presidencia de la nación por segundo periodo consecutivo este sábado, en medio de violentas manifestaciones y protestas por una reelección que la ciudadanía considera ilegítima. El mandatario gobernará el país centroamericano hasta el año 2022.

El conflicto ha estado en el aire desde hace algunos meses. La teoría de fraude electoral ha empañado el supuesto triunfo de Hernández y además un hito en la historia: ser el primer presidente reelecto en la historia de la democracia hondureña, luego de que la Corte Suprema de Justicia declarara inconstitucional el artículo de la Carta Magna que prohibía la reelección.

El mandatario conservador ganó los comicios en noviembre por una diferencia de poco más de 50.000 votos. Sin embargo, el resultado de las votaciones ha generado gran suspicacia en la comunidad internacional y de momento tan solo Estados Unidos ha dado el visto bueno a la victoria de Hernández. En el otro extremo, la Organización de Estados Americanos (OEA) pidió nuevas elecciones al constatar graves irregularidades antes durante y después del día de elecciones.

En este punto resulta preciso recordar que el día de la contienda electoral sucedieron varios hechos sospechosos: la primera tendencia de aquel 26 de noviembre colocaba a la cabeza al opositor Salvador Nasralla y luego hubo silencio por 36 horas. Más tarde se conocería que un apagón informático afectó el cómputo por más de tres horas y cuando las labores de trabajo finalmente se reanudaron, el vencedor ya no era Nasralla sino su contrincante Juan Orlando Hernández.

La respuesta de la oposición fue tajante: hubo fraude electoral. Desde entonces el caos ha reinado en Honduras. El conflicto desató una ola de protestas en todo el país que han dejado al menos una treintena de muertos, según cifras de organizaciones de Derechos Humanos, decenas de heridos y negocios quemados y saqueados, tal como apunta el diario español El País. Las manifestaciones no han cesado pese a la toma de posesión del actual jefe de Estado.

Hernández, consciente de su escaso apoyo popular, aprovechó su ceremonia para hacer un llamado a la unidad en el país centroamericano. “Si una casa está dividida no puede permanecer y soy consciente de las diferencias políticas en el país, pero no hay diferencias que justifiquen la violencia (...). No es justo generar ese temor”, señaló, al tiempo que prometía un futuro mejor para la nación que ha liderado desde 2014. “Soy Juan Orlando Hernandez y estoy listo para darlo todo por Honduras, por mi pueblo, por todos…el trabajo lo vence todo”, insistió. Mientras, en el fondo, policías y manifestantes libraban una batalla campal en las calles de Tegucigalpa. @mundiario