Hollande manda al Ejército de Francia a intervenir en Mali para frenar a los yihadistas

Constituida por ocho regiones, Malí tiene fronteras al norte en medio del desierto del Sahara, mientras que la región meridional, la más poblada, está cercana a los ríos de Níger y Senegal.
Hollande manda al Ejército de Francia a intervenir en Mali para frenar a los yihadistas

MaliMali es un país condenado a la pobreza Jordi Font via Compfight

El presidente de la República de Francia, el socialista François Hollande, admitió que fuerzas de su país ya intervienen militarmente en Mali (África) para contener junto al Ejército de esta excolonia africana el avance de los yihadistas de la rama magrebí de Al Qaeda hacia la capital.

Junto a Francia, ejércitos de países africanos como los  de Senegal o Nigeria, también se implican en esta nueva guerra que se recrudece. El Ejército de Mali asegura que ha retomado el control de Konna. También, que ha "limpiado" de islamistas esta población del centro del país, tras la ofensiva que éstos lanzaron el jueves. En realidad, los islamistas iniciaron ya el miércoles una gran ofensiva hacia el sur que los acercó a 500 kilómetros de Bamako, la capital del país, precipitando la implicación de las tropas de Francia. De momento, ya ha muerto al menos un piloto de Francia que participaba en la ofensiva en Mali.

Mali es el séptimo país más extenso de África y limita al norte con Argelia, al este con Níger, al oeste con Mauritania y Senegal y al sur con Costa de MarfilGuinea y Burkina Faso. Su tamaño es de 1.240.000 km² y su población estimada es de alrededor de 12.000.000 de habitantes. Su capital es la mencionada Bamako.

Según Nasama Nasama Ali Ali Ahmed, colaboradora de MUNDIARIO, la mayor parte de la población del norte de Mali, "un país crisol de etnias y culturas, sobre la que la barbarie islamista ha impuesto su tiranía", espera con angustia que los burocratizados organismos internacionales (ONU, Consejo de Seguridad, etcétera) y los países decididos a hacerlo, consideren "con urgencia" el envío de fuerzas militares especializadas en combatir organizaciones terroristas, que aspiran a instaurar "un régimen donde la corrupción, el contrabando de armas, la sharia más brutal y la desestabilización de toda la zona son sus aspiraciones". Los países limítrofes a Mali como Mauritania, Argelia y Níger podrían prestar su apoyo a esta operación, pues si el proyecto de los terroristas triunfa se enfrentarán a "un grave problema con el tiempo". "Ni ellos ni la comunidad internacional deben permitir que suceda, pero la proverbial lentitud de los grandes paquidermos internacionales como la ONU no ayuda demasiado", explica Nasama.

Será necesaria además -opina nuestra experta en la zona- "una gran coordinación sobre el terreno" entre el ejército de Mali y las fuerzas internacionales para devolver a ese país la estabilidad, el control de los territorios del norte, de sus fronteras y del río Níger. Para ello, la derrota de los grupos como Ansar Din y los asociados a Al-Qaeda tiene que ser "demoledora", al tiempo que el Gobierno de Bamako y la presidencia del país tendrán que dialogar con los tuaregs para llegar a un acuerdo de integración satisfactorio para éstos. "Los días pasan y el problema se agrava. ¿Hasta cuándo?", se lamenta Nasama Nasama Ali Ali Ahmed.

Hollande manda al Ejército de Francia a intervenir en Mali para frenar a los yihadistas
Comentarios