Buscar

MUNDIARIO

Hillary Clinton esboza medidas progresistas en el arranque de su campaña

"Debemos ofrecer a las familias inmigrantes que trabajan duro y que cumplen con la ley un camino a la ciudadanía. No un estatus de segunda clase", dice Hillary Clinton.

 
Hillary Clinton esboza medidas progresistas en el arranque de su campaña
Hillary Clinton.
Hillary Clinton.

Natalia Souto

Colaboradora.

"Debemos ofrecer a las familias inmigrantes que trabajan duro y que cumplen con la ley un camino a la ciudadanía. No un estatus de segunda clase", dice Hillary Clinton.

La aspirante a la candidatura por el Partido Demócrata a la Presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton, insistió este sábado en su primer gran mitin electoral que los inmigrantes indocumentados tengan a su disposición una vía para acceder a la ciudadanía con plenos derechos y no a un "estatus de segunda clase". Clinton dijo: "Debemos ofrecer a las familias inmigrantes que trabajan duro y que cumplen con la ley un camino a la ciudadanía. No un estatus de segunda clase". Su discurso se produjo ante varios miles de personas en la isla de Roosevelt, en Nueva York. La exsecretaria de Estado ya había adelantado esa idea la pasada semana durante un encuentro con jóvenes inmigrantes y la confirmó en el que está considerado como el primer gran acto de su campaña a la Casa Blanca.

Estas son las cinco principales propuestas, de claro corte progresista, esbozadas por la candidata Hillary Clinton:

1. Cambios fiscales. Lamentó que hay estadounidenses con múltiples empleos para tratar de llegar a fin de mes, mientras en la parte de “arriba” de la sociedad hay gestores de fondos de inversiones que “ganan más que todos los profesores de guardería combinados y frecuentemente con una tasa fiscal más baja”. Sin dar detalles, prometió “reescribir el código fiscal” para premiar el “trabajo duro y las inversiones aquí en casa, no transacciones rápidas y beneficios ocultos en el extranjero”.

2. Aumento del salario mínimo. Prometió luchar para incrementar el sueldo mínimo ante la creciente desigualdad de ingresos en EE UU, pero no dio cifras. Obama propuso hace un año y medio al Congreso subir el sueldo mínimo de los 7,25 dólares por hora actuales a 10,10; pero la propuesta carece de respaldo legislativo y sigue estancada.

3. Mayor asistencia social. Prometió hacer accesible a todos los niños la educación preescolar, cuyo coste es elevado en EE UU. También abogó por establecer una baja maternal pagada, y hacer más accesible el acceso a la Universidad.

4. Regularización de inmigrantes. Los inmigrantes indocumentados deben tener una vía para acceder a la ciudadanía con plenos derechos, una propuesta que ya había adelantado la semana pasada.

5. Impulso a energías limpias. Consideró el cambio climático como “una de las amenazas definitorias de nuestro tiempo” y criticó que el Partido Republicano minimice su impacto. Prometió convertir EE UU en el “superpoder de la energía limpia del siglo XXI”.

Hillary Clinton.
Quién es Hillary Clinton
La ex secretaria de Estado Hillary Clinton, senadora de Nueva York, primera dama de los Estados Unidos de América, primera dama de Arkansas, abogada practicante, profesora de leyes, activista, y voluntaria es, según sus amigos y familiares, una persona que nunca se olvidó de dónde viene o por quién ha estado luchando toda su vida. Hillary creció en un hogar de clase media en Park Ridge en Chicago, Illinois. Su padre, Hugh, fue un veterano naval en la Segunda Guerra Mundial y dueño de una pequeña empresa de telas en donde diseñaba, imprimía y vendía su producción. Hillary, su madre y sus dos hermanos ayudaron en el negocio familiar siempre que pudieron. Hugh era un republicano que no desperdiciaba recursos y trabajo duro para su familia.
La madre de Hillary, Dorothy, tuvo una niñez difícil. Fue abandonada por sus padres cuando era niña y enviada a vivir con familiares que no la querían. A la edad de 14 años, Dorothy ya sabía que la única manera de sobrevivir por sus propios medios y empezó a trabajar como empleada doméstica y niñera mientras estudiaba la preparatoria. La experiencia de su madre despertó en Hillary un compromiso de por vida de defender las necesidades de los niños y familias de bajos recursos. La niñez de Hillary fue muy diferente. Sus padres lograron construir una vida estable de clase media. Hillary asistió a escuelas públicas, practicó deportes y participó en programas de la comunidad como las Girl Scouts. Hillary asistía a la iglesia con su familia y su madre enseñó en la escuela dominical. Su ministro la llevó a ver el discurso de Martin Luther King, Jr. en Chicago y le ayudó a desarrollar una pasión de por vida por la justicia social.
Hillary se graduó en la Universidad de Wellesley y posteriormente fue a la Escuela de Leyes de la Universidad de Yale en donde fue una de las 27 mujeres de su generación. Hillary conoció a su marido, Bill, en la escuela de leyes. Después, en lugar de ir a una gran firma de abogados de Nueva York o Washington,  Hillary decidió irse a trabajar para el Fundo de la Defensa de los Niños e ir casa por casa en New Bedford, Massachusetts, con el fin de recaudar historias sobre la falta de educación para niños con discapacidades, lo cual contribuyó a la aprobación de una histórica legislación para requerir que dichos niños fueran educados. Es este compromiso de servicio público y constante lucha por lo demás — especialmente por los niños y la familia — lo que la ha caracterizado toda su vida, según destacan los redactores de su página web.
Después de servir como abogada para el Comité del Congreso a cargo de investigar al Presidente Nixon, se mudó a Arkansas donde enseñó leyes y llevó a cabo clínicas legales para representar a la gente de escasos recursos. Fue co-fundadora de la organización de Abogados de Arkansas por los Niños y las Familias, uno de los primeros grupos de defensa para niños en el estado. El 11 de octubre de 1975 se casó con Bill en una pequeña ceremonia en la ciudad de Fayetteville, Arkansas. Como primera dama de Arkansas, fue una líder en la mejora de los estándares educativos y el acceso a los servicios de salud. Con el nacimiento de su hija Chelsea en 1980, Hillary y Bill comenzaron su familia.
Bill fue elegido presidente en 1992 y fue re-electo en 1996. Como primera dama, Hillary lideró la lucha por la reforma del sistema de salud para que todas las familias tuvieran acceso a los servicios médicos a precios accesibles. Cuando las compañías de seguros y algunos otros intereses especiales derrotaron dicho esfuerzo, Hillary no se rindió. Hillary trabajó con los republicanos y los demócratas para ayudar a crear el exitoso Programa de Seguros Médicos para Niños, que proporciona cobertura de salud a más de 8 millones de niños.
En 1995, a pesar de que algunos oficiales le recomendaron no asistir, Hillary lideró la delegación de EE UU a Beijín para asistir a la Cuarta Conferencia Mundial de la ONU sobre Mujeres. Ahi presentó una ponencia innovadora, declarando que "los derechos humanos son derechos de las mujeres y los derechos de las mujeres son derechos humanos de una vez y para siempre”—inspirando así a mujeres del mundo entero y ayudando a galvanizar un movimiento global por los derechos y oportunidades de las mujeres.
En el año 2000, Hillary fue electa al Senado de los EE UU, convirtiéndose en la primera mujer senadora por el estado de Nueva York. Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001, Hillary presionó a la administración Bush para asegurar $20 billones de dólares para reconstruir Nueva York y luchó para proporcionar servicios médicos para los socorristas que fueron contaminados en la Zona Cero. Constantemente, Hillary trabajó en ambos lados del pasillo del Congreso para lograr sus objetivos, incluyendo su trabajo con los republicanos para expandir el programa TRICARE para que los miembros de las Reservas y la Guardia Nacional y sus familias puedan tener acceso a servicios médicos.
Hillary puso en marcha una sociedad innovadora en Nueva York incluyendo a eBay y a las universidades locales para proporcionar a las pequeñas empresas el soporte técnico, micro préstamos y programas de entrenamiento para vender sus productos en línea. Ella ayudó a expandir la banda ancha a las áreas rurales del estado. Y además lanzó el programa llamado “Farm-to-Fork”, para ayudar a los granjeros y productores de Nueva York a vender sus productos a los restaurantes, a las escuelas, los colegios, y las universidades del estado de Nueva York.
En el año 2008 Hillary llevó a cabo su campaña para presidente. Al no lograr su objetivo, en su discurso de concesión dijo a sus partidarios: “aunque esta vez no pudimos romper el más alto y más duro techo de cristal, gracias a ustedes, dicho techo ahora tiene 18 millones de grietas.” Posteriormente, cuando el presidente de EE UU, Barack Obama, le pidió a Hillary que sirviera como su secretaria de Estado, ella respondió al llamado del servicio público nuevamente. Después de ocho años de la política exterior de Bush, Hillary fue instrumental para iniciar la restauración de la posición de los Estados Unidos en el mundo. Incluso, el secretario de Estado anterior, el republicano Henry Kissinger, dijo que ella “manejó al Departamento de Estado de la manera más efectiva que él haya visto jamás.” Hillary construyó una coalición para reforzar las nuevas sanciones contra Irán, lo que los hizo regresar a la mesa de negociaciones, además sirvió de intermediaria para decretar un alto de fuego entre Israel y Hamas que puso fin a la guerra y protegió la seguridad de Israel. Fue líder de los derechos humanos, de la libertad de Internet, y de los derechos y las oportunidades para mujeres y niñas, para la comunidad LGBT, y para la gente joven de todo el mundo. En el año 2014, Hillary asumió un nuevo rol —se convirtió en la abuela de Charlotte Clinton Mezvinsky— y no podría estar más orgullosa y feliz.